El árbol de Navidad es una pieza de decoración indispensable en la época decembrina. Ya sea que en tu casa u oficina pongan un árbol natural o uno sintético, puedes sorprender a tus compañeros y familia con estos datos sobre la historia y origen de esta tradición.

Sincretismo religioso

Como con muchas tradiciones cristianas, el origen del árbol navideño viene de una religión previa que fue desplazada por la evangelización católica. En este caso, cuando los primeros cristianos llegaron al norte de Europa, se toparon con la celebración nórdica del nacimiento de Frey, el dios del Sol y la fertilidad.

Esto se festejaba cerca de la fecha de la Navidad cristiana (alrededor del Solsticio de Invierno) y para ello se adornaba un árbol perenne (como el pino o el abeto) que representaba al Universo. Conocido como Yggdrasil en la mitología nórdica, su copa era el mundo de los dioses (Asgard) y el palacio de Odín (Valhalla) y sus raíces simbolizaban el reino de los muertos (Helheim).

La iglesia católica retomó el árbol y sus decoraciones para festejar el nacimiento de Jesucristo. Su popularización en la vida cotidiana es más reciente, a mediados del siglo XIX.

Significado católico

El tipo de árbol que se utiliza para esta tradición es perenne, es decir, que siempre se mantienen verdes sin importar la época del año. Esto, para los católicos, representa el amor de Dios.

San Bonifacio, un mártir inglés que evangelizó Alemania en el siglo I, fue de los primeros en adornar un árbol de este tipo. Él colocó manzanas y velas que representaban el pecado original y la luz de Cristo, respectivamente.

Esta tradición de decoración se esparció más tarde por otros países europeos y los elementos que lo integran fueron cambiando. No obstante, el árbol también se considera un recordatorio del pecado original y por eso celebra el nacimiento de Cristo, quien llegó a pagar por los pecados.

¿Qué cosas lleva un árbol de Navidad?

  • Luces: Se supone que representan, como antes las velas, la luz de Cristo que borrará el pecado.
  • Esferas: Antes representaban la tentación, pero ahora más bien representan los dones de Dios para la humanidad.
  • Estrella: Se coloca en la punta del árbol y simboliza la Estrella de Belén que guió a los pastores y a los Reyes Magos al pesebre donde nació Cristo.
  • Lazos o listones: Simbolizan la unión familiar y los lazos de amor entre las personas.

Ahora que lo sabes, no volverás a ver igual a tu Yggdrasil, digo, arbolito de Navidad.