El caso de los presuntos feminicidas de Ecatepec no solo es uno de los más escalofriantes en la historia reciente de México. También ha dejado en evidencia la revictimización y la violencia institucional que sufren las víctimas indirectas de los crímenes ante las deficiencias en la procuración de justicia.

La filtración de las declaraciones de Juan Carlos "N", el hombre que confesó haber asesinado a al menos 20 mujeres, es un claro ejemplo de violencia institucional ya que viola el debido proceso, de acuerdo con la abogada Karla Micheel Salas, especializada en casos de feminicidio.

Una persona que ha vivido una experiencia traumática, como el asesinato de un ser querido, es revictimizada cuando recibe tratos injustos de las autoridades o de las instituciones del Estado, señalan los psicólogos investigadores José Manuel Bezanilla y María Amparo Miranda. Esto provoca un doble daño a la víctima, pues “aquel que debe cuidar, proteger y restablecer es quien deja nuevamente al sujeto en situación de fragilidad, vulnerabilidad y exclusión”.

Si bien este es un problema generalizado en el sistema de justicia mexicano, también es verdad que adquiere características especiales cuando hablamos de feminicidios o de violencia contra las mujeres, asegura Karla Micheel. “Como parte de esta violencia institucional, tenemos siempre presentes los prejuicios o estereotipos de género por parte de las autoridades”, dice la abogada.

La académica e investigadora del tema, Lucía Melgar, ejemplifica lo anterior. “Todavía existen Ministerios Públicos que no hacen caso a las mujeres que denuncian al marido por golpearla. De la desaparecida dicen que se fue con el novio, y de la violada, que por qué estaba en la calle. Esa es violencia estructural del sistema de justicia: dar por hecho que a las mujeres se les puede maltratar. Que si a ellas les pegan es porque algo hicieron. Responsabilizan a la víctima y desde ahí hay un sesgo en el sistema”

Violencia de Estado

Para la abogada Karla Micheel, es importante distinguir entre revictimización y violencia institucional. La primera implica que las víctimas indirectas tengan que revivir el episodio traumático una y otra vez, al narrarlo ante las distintas autoridades que requieren información del caso, tales como funcionarios del ministerio público, peritos o jueces.

“Esto genera graves afectaciones psicológicas porque no les permite cerrar el proceso: es como si tuvieran una herida abierta a la que constantemente le están echando sal”, señala la abogada. Lo anterior se podría evitar, añade, si existieran procedimientos estandarizados para que varias autoridades obtuvieran la información que necesitan en la misma entrevista.

De acuerdo con Micheel, la violencia institucional es más grave, pues sucede cuando los responsables de la impartición de justicia no atienden a las víctimas que acuden a denunciar, o cuando no hacen investigaciones ni esfuerzos por cumplir con sus responsabilidades.

“Es una violencia específicamente dirigida: cuestionan a las víctimas por su forma de vestir en los casos de violencia sexual, las responsabilizan de los hechos por su conducta o filtran información sensible a los medios de comunicación”. Para la abogada, este tipo de conductas es violencia institucional no revictimización, pues “aunque deriva del hecho victimizante original, es una nueva violencia con características propias, donde las autoridades son completamente responsables”.

Karla Micheel señala que esta violencia del Estado ocurre por varias razones. En primer lugar, porque no existen leyes armonizadas ni instituciones especializadas en atención a víctimas. En las entidades donde sí las hay, como en Ciudad de México, “lamentablemente las y los servidores públicos no están cumpliendo con sus obligaciones”.

Otra razón por la que persiste el problema, en su opinión, es que no existen consecuencias de ningún tipo ante las omisiones de las autoridades y el maltrato a las víctimas. Esto ha creado un clima de permisibilidad, en el que únicamente se simula que se trabaja pero en realidad no se están alcanzando los objetivos para los que fueron creadas las instituciones y las leyes".