Elizabeth Martínez creó la organización Familias Unidas por una Causa después de haber sufrido la desaparición de un familiar, a quien logró encontrar a salvo después de seguir una serie de pasos después de recibir consejos de personas cercanas.

A partir de esa experiencia —ocurrida en 2013—, Elizabeth quiso compartir ese método con otras personas que buscaban a sus seres queridos, quienes le consultaban por Facebook y Twitter qué había hecho para que su búsqueda diera resultados.

Por eso considera fundamental seguir los siguientes pasos desde el momento en que un ser querido no aparece:

  • Hacer un sondeo familiar para saber si de verdad esa persona que estamos buscando se encuentra desaparecida
  • Cuando perdemos total contacto, lo primero que hay que hacer es denunciar, acercarse a las autoridades
  • Realizar la búsqueda desde Locatel, desde el 088 o desde el Centro de Apoyo a Personas Extraviadas y Ausentes (CAPEA) en el caso de Ciudad de México.
  • Si es en algún estado de la República, acudir a la Policía Municipal o a la Fiscalía Estatal
  • No dejar pasar tiempo, sobre todo si se trata de un menor; la Alerta Ámber (hasta los 18 años) se puede solicitar de inmediato
  • Si se trata de mayores de edad, realizar de inmediato la denuncia ante el Ministerio Público 
  • Solicitar lo antes posible videos de cámaras de seguridad particulares o públicas, ya que en el caso de las segundas las imágenes son borradas cada 7 días

Esperanza

Elizabeth Martínez, quien desde su cuenta de Twitter difunde casos de personas desaparecidas, asegura que incluso en casos que llevan varios meses o años es posible actuar para reforzar la búsqueda.

"Tenemos un caso en la organización que es muy sonado, el de María José Monroy Enciso, una pequeña que fue robada en Tecámac en el 2010. A su mamá, la señora Maribel Enciso, en su caso se pudo activar lo que fue la Alerta Ámber a la niña. La Alerta Ámber llegó a México el 2 de mayo de 2012.

“La niña se la robaron en el 2010. Se pudo obtener la Alerta Ámber para esta pequeña y esos sí son pocos los casos en los que la autoridad han querido activarla para que se tenga mayor difusión a nivel, ya no nada más de la Ciudad de México, sino nacional, e incluso internacional”, explica a mexico.com.

El caso que relata es un ejemplo de cómo se logró impulsar que e ampliara a nivel nacional la búsqueda de la menor sin importar el tiempo que haya pasado desde su desaparición.

Su mensaje para las familias de personas desaparecidas es que no se rindan.

“Que no se queden calladas, que alcen la voz, que se unifiquen, que luchen, que no se rindan, y que no están solas”.