México se encuentra en una zona sísmica, por ello los temblores —que se han registrado desde la época prehispánica— pueden ocurrir en cualquier momento y saber cómo actuar sigue siendo fundamental para evitar riesgos a causa de estos fenómenos, que han dejado derrumbes y víctimas en el país, sobre todo en 1985 y 2017.

Fabricio Castrejón, coordinador de Proyectos de la Secretaría de Protección Civil de la Ciudad de México, explica a mexico.com cuáles son las acciones más importantes a considerar antes, durante y después de un sismo, tomando en cuenta que, aunque los establecimientos deben contar con un protocolo de seguridad, no en todos los casos los ponen en práctica y por eso es clave analizar de manera constante cuáles son los riesgos al interior y al exterior de cada lugar donde realizamos nuestras actividades.

Antes

-Tener un plan familiar de protección civil. En el sitio web de la Secretaría de Protección Civil de CDMX se puede descargar una guía

-Detectar riesgos al interior y al exterior de las viviendas, desde objetos que se pueden caer, hasta postes y cables de luz en la calle

-Considerar otro tipo de incidentes posibles, como fugas, explosiones e incendios

-En cuanto suena la alerta sísmica, no correr a las escaleras en edificios. Suelen ser áreas de alto riesgo donde se acumula la carga por el peso de las personas

-A partir del tercer piso de un inmueble, no intentar evacuar hacia el exterior. “No hay manera de que hagamos menos de un minuto, tomando en cuenta que están evacuando el segundo, el primer piso y la planta baja. Quizá una persona sola sí puede bajar en ese tiempo, pero no con gente adelante”, señala Fabricio Castrejón

-Al exterior, no ubicarse cerca de postes. Mucha gente suele colocarse en esos sitios para observar el momento en que se muevan los cables, pero existe el peligro de chispazos, caídas y explosiones

-Al interior, colocarse en zonas de seguridad como trabes, muros de carga y columnas. Si vives en un departamento, las paredes que se encuentran simétricamente normalmente son muros de carga. "Si ubicas una columna en el piso de arriba y en el piso de abajo, lo más seguro es que esa columna vaya desde el cimiento hasta arriba. Ahí tendríamos una zona de menor riesgo bien identificada”, precisa el especialista

-El cubo de los elevadores, es decir, la zona o pasillo de un edificio donde se encuentran estos suele ser segura, es un “elemento estructural muy resistente”

Durante

-De nuevo: evitar dirigirse a las escaleras del inmueble desde el tercer piso y en pisos superiores

-Colocarse en zonas de seguridad como trabes, muros de carga y columnas. *En las medidas a considerar antes de un sismo se explica cómo detectarlas

Después

-Si evacuaste, hay que regresar a revisar el inmueble, hacer una revisión rápida, pero "ante la duda, no hay duda: no regreses”

-Después de un sismo de magnitud 7 o superior, se debe emitir un dictamen sobre cada inmueble (dictamen o evaluación rápida posterior, según cada caso)

-Tener una maleta de vida, que debe contener agua, documentos importantes en una bolsa hermética sellada —aunque también puedes tenerlos escaneados—, un juego de llaves y una muda de ropa (por ejemplo, una sudadera y un pantalón)

-No saturar la telefonía y las redes sociales. Verificar información. Usar de manera moderada el teléfono celular para guardar batería. Avisa en grupos de Whatsapp si te encuentras bien para evitar varias llamadas

¿Subir de piso es buena idea?

Es común escuchar a personas que proponen subir a los pisos superiores de un inmueble como una opción para ponerse a salvo, pero ¿es buena idea?

Fabricio Castrejón afirma que, aunque “suena interesante”, puede resultar contraproducente debido a la presencia de cables de energía eléctrica y objetos de metal en azoteas que pueden generar accidentes.

“En las azoteas de condominios, unidades habitacionales o de las casas tienen las jaulas para tender ropa y esas son de metal, entonces, obviamente va a generar una mayor atracción al poste de luz y vas a hacer una descarga eléctrica tremenda que en lugar de ayudarte te perjudicó”.

Pero también advierte del riesgo de caer, si las personas corren al sentir pánico porque escuchan el crujido del inmueble. "Hay edificios que crujen muy feo, pero no por eso se van a caer”.

El experto recomienda tomar en cuenta otro tipo de incidentes en viviendas y no solo los temblores.

“Normalmente todo mundo está preocupado por los temblores, pero en la Ciudad de México todos los días tenemos incendios y fugas de gas y eso rompe con la armonía de una familia y además son en casa habitación, no son en empresas, y eso es alarmante porque en casa es donde dejamos la veladora encendida, donde no tenemos precaución con el gas, con los pilotos y esto aumenta el riesgo".