Decenas de escuelas se han ido a paro después de que dos estudiantes fueran apuñalados frente a la Rectoría de la UNAM el pasado 3 de septiembre, pero ¿cómo se llegó a ese punto?

El actual conflicto comenzó en el Colegio de Ciencias y Humanidades plantel Azcapotzalco, que el lunes 27 de agosto comenzó un paro activo, pues a 20 de días de iniciadas las clases muchos de sus 12 mil alumnos no tenían profesores ni horarios asignados.

TE PUEDE INTERESAR: La seguridad, el gran pendiente de la UNAM

Los estudiantes del CCH Azcapotzalco también exigían la renuncia de la entonces directora María Guadalupe Patricia Márquez Cárdenas; pedían respeto a sus manifestaciones culturales y artísticas, pues la dirección había borrado varios murales hechos por estudiantes.

El martes 28 de agosto, los estudiantes en paro fueron agredidos por grupos porriles. El 29 de agosto, el paro se convirtió en indefinido y ese día convocaron a la marcha del 3 de septiembre.

Renuncia la directora del CCH Azcapotzalco

El 30 de agosto la directora renunció con la intención de contribuir a la normalización de las actividades académicas en el plantel, según informó en un comunicado.

Atención a Toda la Comunidad:

Posted by Pagina Oficial CCH Azcapotzalco-UNAM on Thursday, August 30, 2018


El pleno estudiantil presentó un nuevo pliego petitorio y exigía que se resolviera a más tardar el 31 de agosto. En el pliego se exigía:

  • La asignación de docentes a cada materia, acorde a los grupos existentes, considerando la capacidad de cada aula. 
  • Conocer el historial de los profesores y profesoras que se postularan a la dirección del CCH.
  • Exigían que Andrés Francisco Palacios Meza no participara en la terna. Finalmente, él fue nombrado director del plantel.
  • Que las autoridades escolares no intervinieran ni cohibieran las manifestaciones culturales de la comunidad estudiantil.
  • Justificar y transparentar las labores administrativas y el presupuesto asignado al plantel.
  • Resolver diversas problemáticas como el acoso en el plantel, del cual señalaron que había denuncias presentadas; y brindar seguridad dentro y fuera del CCH.
  • Desarticular a los grupos porriles.
  • Que no hubiera represalias contra los alumnos.


El ataque en Rectoría

El 3 de septiembre, estudiantes del CCH Azcapotzalco se reunieron en la estación del Metrobus La Bombilla, desde donde iniciaron una marcha acompañados de estudiantes del CCH Oriente.

Los ceceacheros de Oriente exigían justicia para Miranda Mendoza Flores, estudiante de ese plantel que fue secuestrada el 20 de agosto y cuyo cuerpo fue encontrado calcinado en el municipio de Cocotitlán —cerca de Chalco—, en el Estado de México.

Al arribar a Rectoría, alrededor de las 2:30 de la tarde, los manifestantes fueron atacados por un grupo de porros, quienes usaron piedras, palos y navajas.

Como resultado de la agresión, un grupo de estudiantes resultó con traumatismos menores y en dos casos con lesiones severas, informó el propio Rector Enrique Graue.

Los estudiantes con lesiones severas son Emilio Aguilar Sánchez, alumno de la Escuela Nacional Preparatoria número 6, y Joel Meza García, de la Facultad de Filosofía y Letras.

El Rector detalló que ambos recibieron lesiones que ponen en riesgo su vida, y aunque ya han sido intervenidos y están estables, su estado es grave y se encuentran bajo observación médica.

Tras el ataque, las facultades de Filosofía y Letras, Ciencias Políticas y Sociales y Psicología ubicadas dentro de Ciudad Universitaria, decidieron en asamblea suspender sus labores durante 48 horas. El martes 4 de septiembre, diversas escuelas, colegios y facultades de la UNAM se sumaron a los paros, sumando hasta 41 planteles en paro, de acuerdo con fuentes consultadas por mexico.com.

Para este 5 de septiembre miles de estudiantes e integrantes de la comunidad universitaria iniciaron una marcha de la Facultad de Filosofía con rumbo a la Torre de Rectoría en exigencia a la expulsión de porros y un alto a la inseguridad.