El día de ayer, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció que aplicaría un arancel del 5% a todos los bienes provenientes de México. De acuerdo al mandatario, la medida, que entraría en vigencia el 10 de junio (ya mero) se debe a que el gobierno mexicano no ha logrado detener la migración ilegal en la frontera con los Estados Unidos.

¿Qué son los aranceles?

Los aranceles son “las cuotas de las tarifas de los impuestos generales de exportación e importación” (según La Ley de Comercio Exterior (artículo 12)). Es decir, el impuesto que se cobra por los bienes que entren o salgan de nuestro país. Es exactamente lo mismo para el gobierno de Estados Unidos. El detalle está en los tipos de aranceles y las tasas que aplique el poder ejecutivo (por medio del Customs and Border Protection (CBP)).

Existen tres tipos de aranceles

*Ad-valorem: Que aplican una tasa determinada al valor de aduana de la mercancía.

*Específicos: Cuando se cobra un monto por unidad de medida. Digamos, por ejemplo, mil pesos por computadora.

*Mixtos: Se trata de una combinación de los anteriores. Supongamos mil pesos por computadora y además una tasa del 10% sobre su valor de aduana.

OjO AQUÍ: 🔍 Carta íntegra de AMLO a Trump

¿Cómo pueden afectarnos los aranceles de Trump?

En primer lugar, los productores mexicanos que exportan hacia Estados Unidos verán afectadas sus ventas. Los aranceles de Trump implican un incremento en los costos de producción. Éstos podrían absorberse incrementando el precio de sus productos, lo que los haría perder competitividad.

También los consumidores mexicanos se verían afectados. Algunos productos de origen estadounidense que consumimos contienen componentes o insumos mexicanos. Así, como algunos productores de Estados Unidos tendrían que pagar más por sus insumos, los precios finales en México podrían aumentar.

El 1 de junio de 2018, el gobierno estadounidense impuso una tarifa del 25% al acero mexicano y del 10% al aluminio. Los gravámenes fueron levantados el 19 de mayo, lo que despertó el optimismo sobre una pronta ratificación del nuevo tratado del libre comercio entre México, Canadá y Estados Unidos. Estos nuevos aranceles, que no se aplicarán a unos cuantos bienes, sino a todos, podría indicar que las negociaciones serán más largas.

Texto publicado originalmente en El Contribuyente