La tenista japonesa Naomi Osaka venció 6-2 y 6-4 a la estadounidense Serena Williams en la final femenil del US Open. Después de una hora y 20 minutos de partido, Osaka se convirtió en la primera tenista de su país en coronarse en uno de los cuatro torneos principales de este deporte.

El partido, celebrado en el Estadio Arthur Ashe en Queens, Nueva York, implantó un nuevo récord en cuanto a la diferencia de edad entre ambas finalistas con 16 años, entre Osaka de 20 y Williams de 36.

Se vivieron momentos tensos durante la competencia por un conflicto creciente entre Serena Williams y el juez de silla Carlos Ramos. La atleta lo llamó ladrón y rompió su propia raqueta contra el piso cuando el árbitro portugués la sancionó por una supuesta trampa en que la tenista habría recibido indicaciones de su entrenador desde su asiento. De ganar, la estadounidense hubiera logrado su 25° título de Grand Slam individual.

Naomi Osaka se alzó con el triunfo y logró su segundo título (en marzo de este año ganó en el Indian Wells). Esta tenista de madre japonesa y padre haitiano está rankeada como la 19 de la WTA.

Osaka nació en Japón pero vive desde los tres años de edad en Estados Unidos, donde desarrolló su habilidad como tenista. Ha jugado profesionalmente desde septiembre del 2013 y está registrada ante la Asociación de Tenis de Japón. Su hermana mayor, Mari, también es jugadora profesional y han competido juntas en torneos de pareja.

La tenista japonesa se enfrentó a Williams en el Miami Open a principios de 2018. En esa ocasión venció a la estadounidense, sobre quien ha dicho en ocasiones que es su ídolo. El estilo de Osaka es agresivo y tiene un saque consistente y fuerte que alcanza velocidades de hasta 200 km/h.