Ayer se celebró el partido amistoso entre México y Estados Unidos, pero de amistoso tuvo poco. Durante el primer tiempo no hubo gran acción en el campo, a pesar de que la selección mexicana de futbol se veía con mucho más movimiento y jugadas, terminó sin goles. Para el segundo tiempo, las cosas cambiaron repentinamente cuando Matt Miazga se enganchó con Diego Lainez tras una disputa por el balón.

El árbitro le perdonó la tarjeta amarilla al estadounidense a pesar de que ya lo habían sancionado con una en el primer tiempo. Minutos después, Miazga se burló de la estatura de Lainez, lo que hizo enojar a los mexicanos. Inmediatamente se vio cómo sus compañeros comenzaron a defenderlo, en especial Edson Álvarez.

Los comentarios de la gente en redes sociales no se hicieron esperar. Hubo personas que se molestaron tachando el asunto de político o racista, otros se rieron de la situación, unos más mostraron indignación, finalmente hubo muchas más personas que defendieron a Diego.



Hablemos de Lainez

Ahora debemos hablar sobre el protagonista del partido: Diego Lainez. Tiene tan solo 18 años y jugó su primer partido con el Tri el pasado 7 de septiembre frente a Uruguay, actualmente es mediocampista del club América. Cuando debutó en primera división el año pasado, el diario The Sun publicó un listado de la empresa de consulta NxGn donde se le incluía dentro de las 50 mayores promesas a nivel mundial junto a jugadores de la talla de Kylian Mbappé. El 4 de octubre de 2017, el diario británico The Guardian, fue el que lo incluyó en su lista de los 60 mayores prospectos del balompié nacidos en el año 2000.

¿Sorprendido? No deberías, sin duda alguna, este jugador tiene todo para convertirse en la gran figura del América en los próximos años, si es que no se concreta su transferencia a algún buen equipo europeo.

En la cancha, Diego Lainez ha destacado por ser dinámico, rápido y encontrar salidas donde no las hay. Lo que han dicho los especialistas es que aún debe mejorar su habilidad para servir o filtrar balones que pongan en ventaja a sus compañeros, pero sin duda tiene el vigor y la energía de un muchacho de su edad.

“No pasa nada, son cosas que suceden en el futbol, no le veo nada de malo. No me calenté en ningún momento”, dijo a su salida del Nissan Stadium para Fox Sports.

“No todos vamos a ser de la misma estatura. Unos somos más pequeños, otros son altísimos, otros son medianos. Pero, bueno, no pasa nada. Es algo totalmente del futbol. A mí no me ofende de ninguna manera, él capaz está con su gente, no sé. Yo tranquilo. No se me hace una ofensa como tal”, dijo Diego en entrevista a final del partido.

Esta situación nos recuerda que en la historia han habido leyendas del futbol de estatura baja y esto jamás ha sido un impedimento. Tal es el ejemplo de Maradona, quien mide 1.65 y es considerado uno de los mejores jugadores de todos los tiempos. Fue muy grande en su época y la estatura definitivamente no tuvo nada que ver con su éxito. Por otro lado, Messi mide 1.70 metros y ha ganado cinco veces el Balón de Oro. En México tenemos a Jorge Campos, que a pesar de su estatura (1.68) se desempeñó como portero y se considera el mejor guardametas de la historia de nuestro país (aunque ahora podríamos darle ese título a Memo Ochoa).

A pesar de la derrota de un gol por cero, la prensa mexicana y la mayoría de los aficionados elogió la actuación de Lainez. Al salir del partido, el central estadunidense explicó el altercado que tuvo con el jugador mexicano: “Es normal, fue una pequeña broma, es parte del juego”.