Seriedad y compromiso. Croacia era un equipo derruido y físicamente desecho hasta que Inglaterra decidió dejar de buscar la portería rival. En cuanto los de Southgate regalaron los espacios, Croacia tuvo una vida extra: arriba tienen el talento para decidir en el área rival. El fallo inglés fue cambiar su estilo y acercarse a su área permitiendo que los fallos de Stones y Walker fueran demasiado evidentes.

Croacia se enfrentará a una Francia que ha disputado 90 minutos menos que los croatas, quienes ya han superado tres prórrogas y dos tandas de penaltis.

Los guerreros del torneo

Croacia ha ganado a pulso su condición de finalista del Mundial: venció en un partido que se puso casi imposible. Todo eso después de remontar en octavos (vs Dinamarca), cuartos (vs Rusia) y semis. La capacidad para juntar el talento con el sacrificio, convencer a que Modric, Rakitic y Brozovic se empleen tanto sin el balón; sacrificar a la línea ofensiva para combinar la presión intensa con la efectividad ofensiva y con un Subasic como meta que acabó lesionado en cuartos pero ha brillado por su seguridad. Los guerreros del Mundial han conseguido un premio más que merecido.

Los nervios ingleses

El partido estaba para Inglaterra, con una ventaja temprana, con un equipo pensado para tener la posesión sin correr riesgos y con la superioridad física. El problema quizás fue verse ganador antes de tiempo, Croacia no amenazó en el primer tiempo, pero los británicos dejaron de tener el interés en controlar la situación, permitieron que los croatas tuvieran tiempo y esférico: Modric tomó el mando y Perisic el área.

Con ese regalo permitieron que una Croacia en el límite físico tuviera lo que necesitaba: la calidad arriba la tienen pero no sabían cómo generar peligro. Inglaterra se aferró a defender cerca del área como si Walker y Stones fueran fiables en ese estilo. Y ahí regalaron vida a su rival. Tanto que necesitaron de un milagro de Pickford en la prórroga pero no pudo evitar la catástrofe. Mandzukic está más listo aprovechando la relajación de Stones y Maguire en el 108. Croacia es justo finalista por los fallos no forzados que cometió Inglaterra.