Aunque se tienen registros de la presencia de la lucha libre en México desde 1863, hace 85 años llegó oficialmente, al menos a Ciudad de México. Y, además de la emoción que desprende este deporte-espectáculo, si algo distingue a la lucha libre nacional es la máscara.

El desarrollo de este deporte se ha constituido como uno de los signos más reconocibles de la identidad mexicana. Nombres emblemáticos, combates históricos, han abultado los anales de este deporte-espectáculo desde que se fundó la Empresa Mexicana de Lucha Libre en 1933 y que evolucionó al Consejo Mexicano de Lucha Libre en 1992, pero nada como las máscaras mexicanas.

La máscara de la lucha libre es el bien más preciado de aquellos que han decidido resguardar su identidad en los combates. Perderla en cuadrilátero es una deshonra, pues no es solo símbolo de la derrota, sino la fuga de ese misticismo que envuelve. Además, es una creación 100% mexicana. De acuerdo con Claudia García, reportera especializada en Lucha Libre, en ningún otro lado del mundo se utiliza esta colorida indumentaria.

Ciclón McKey, atleta irlandés, fue el primer luchador que utilizó lo más parecido a una máscara actual. Todo empezó en el remoto Guanajuato de 1933, de donde es originario don Antonio H Martínez, quien se dedicaba a la peletería para crear zapatos y, con el tiempo, se especializó en el calzado deportivo para luchadores. Mackey, quien comenzó sus carrera como luchador en Estados Unidos, acudió con el señor Martínez para que le hiciera un antifaz con capa que resguardara su identidad. Poco a poco, esta idea se fue popularizando entre los deportistas del ring.

Tú creas una identidad a partir de la confección de tu máscara y esta participa en la lucha. 

Claudia García

Primeras máscaras

Los primeros diseños de las máscaras hechos de piel eran más rudimentarios y resultaban muy incómodos para los luchadores. Durante los años de 1940 se comenzó a probar con nuevos materiales, y en los 1960 se descubrió que el raso satinado era una opción más agradable para los gladiadores de las arenas.

Murciélago Velázquez y Ciclón McKey
Murciélago Velázquez y Ciclón McKey

Y el ánimo nacional se lleva también hasta en los héroes del cuadrilátero que se han creado. El espíritu mexicano ha hecho que luchadores y luchadoras se inspiran en animales o personajes míticos de las culturas prehispánicas (aztecas, mayas y olmecas) para crear sus personajes... y decorar sus máscaras y ropas que usan en los combates entre llaves y movimientos voladores.

Máscara contra máscara

A la tapa se le quiere, se le cuida y hasta se le hereda. Así lo hicieron dinastías como la de los hermanos Dinamita, Blue Demon, el Santo (también recordad como el Enmascarado de Plata), Rey Misterio y DR. Wagner.

Esta es la justa más importante que los luchadores y luchadoras puedan disputar. Quien pierda deberá entregar su máscara, su identidad y con ella su dignidad o una parte de ella.

De acuerdo con el propio CMLL, más de 100 máscaras han caído en la Arena México, siendo la primera la de El Gladiador a manos de El Santo, que también despojó al Espanto de su tapa en el mismo escenario.

En este tipo de duelos no hay vuelta atrás, una vez que se pierde la máscara solo se puede volver a usar una después de tres años de la derrota, sin importar si se trata de un luchador rudo o técnico. Incluso, hay luchadores que se han retirado tras de haber perdido su máscara.

Hay un caso curioso en cuanto a los derechos de autor de una máscara de luchador. Aunque alguien sea fan de Rey Misterio, no tiene permitido utilizar una máscara como la de él. La Comisión de Box y Lucha Libre del Estado es la dependencia encargada de otorgar licencias federativas que validen el registro de los personajes.

Las máscaras más emblemáticas

Aunque cientos de luchadores se han hecho famosos por sus peleas, por sus llaves y patadas voladoras, estas son algunas de las tapas más icónicas de la lucha libre mexicana.

El Santo o El enmascarado de plata
El Santo o El enmascarado de plata
El místico
El místico
Rey Mysterio
Rey Mysterio
Octagón
Octagón
La Parca
La Parca
Blue Demon
Blue Demon