Tres estudiantes mexicanos de entre 17 y 18 años de edad obtuvieron dos medallas de bronce y una mención honorífica en la 29 Olimpiada Internacional de Biología (IBO), que se celebró en Teherán, la capital de Irán —país ubicado en el Medio Oriente.

El equipo mexicano que participó en la competencia —que se realizó del 15 al 22 de julio— estuvo integrado por cuatro jóvenes originarios del Estado de México, Durango, Michoacán y Sonora, a pesar de que en esas entidades las y los estudiantes regularmente “no cuentan con laboratorios en sus escuelas”, de acuerdo con Cristina Revilla Monsalve, directora de la Olimpiada Nacional de Biología.

La investigadora explicó que, una vez que se selecciona a los estudiantes con posibilidad de competir en la etapa internacional de la olimpiada, el tiempo para prepararlos “es muy reducido”, por lo que buscan una estrategia para reforzar las habilidades de los jóvenes en los laboratorios, reportó la Academia Mexicana de Ciencias en un comunicado.

Los estudiantes

Los jóvenes mexicanos compartieron cómo vivieron la experiencia de participar en la Olimpiada Internacional de Biología.

José Santiago Jara, de Sonora y quien fue uno de los ganadores de medalla de bronce, dijo que fue “una experiencia grandiosa” porque pudo conocer a personas de todas partes del mundo y darse cuenta del nivel de preparación que se necesita para alcanzar los primeros lugares.

Edwin Alejandro Chávez, del Estado de México y quien también ganó una medalla de bronce, indicó que antes de acudir al certamen pensaba que Irán era una “nación bélica”, sin embargo, descubrió que ese país tiene un “buen desarrollo científico y social”.

Gerardo Cendejas, originario de Michoacán y quien obtuvo una mención honorífica, señaló que se preparará “con mayor compromiso” para volver a participar en el concurso y obtener “mejores resultados”.

Rodrigo Arieh Díaz, de Durango y también miembro de la delegación mexicana, dijo que la olimpiada representó un gran aprendizaje “muy difícil de conseguir de otra forma”.