Descendiente de un largo linaje de maestros mezcaleros oaxaqueños, Semeí García aprendió el oficio y ahora lo documenta desde su Samsung Galaxy.

Su abuelo, don Valente García, ha vivido muy de cerca el crecimiento de la industria del mezcal. Desde joven, aprendió los procesos con su tío, luego los enseñó a sus hijos y nietos, y aún hoy, a sus 77 años, todavía trabaja como maestro mezcalero en una comunidad del centro-sur de Oaxaca. Él cuenta que en sus inicios vendía su producción a granel, en la costa del estado, por uno o dos pesos el litro. Pero más de medio siglo después, el destilado que produce la familia es parte de la marca Alipús, que se distribuye en México y otros 13 países.

A su nieto Semeí García, de 22 años, solo le ha tocado ver la etapa de prosperidad del negocio. A los 13 comenzó a aprender de su abuelo los procesos de elaboración del mezcal: desde la siembra y la jima de los magueyes hasta la fermentación y la destilación. Hoy, además, se dedica a registrar la labor familiar en la cuenta de Instagram semei.mezcales.

“Me apasiona mucho tomar fotos y darlas a conocer a personas que a veces no saben cómo se produce el mezcal”, cuenta el joven en entrevista telefónica con mexico.com.

#Agave#Maguey#Mezcal#Artesanal# Orgullo_Y_Respeto_El_abuelo.

A post shared by Semeí García (@semei.mezcales) on

García habla desde Miahuatlán de Porfirio Díaz, la ciudad más cercana a su rancho, en Santa María La Pila. La señal de teléfono es muy débil en su comunidad, dice, pero él logra conectarse a internet gracias a una antena satelital colocada en casa de su tío. Casi ninguno de sus amigos del pueblo tiene Instagram. García abrió su cuenta hace un par de años por recomendaciones de amigos que emigraron a ciudades mexicanas o a Estados Unidos

Él no ha pensado en probar suerte fuera de casa: "Me gusta mucho mi trabajo. A veces no hay horarios fijos, trabajamos de noche y de madrugada, pero no he tenido ganas de cambiar el mezcal por otra cosa". García asegura que este amor por el destilado de maguey le viene de su niñez. "Cuando me daban una pieza de pan, me iba a donde caía el mezcal para remojarlo", recuerda.

#Mezcal#Maguey#Fermentacion# San_Jose_Las_Salinas.!

A post shared by Semeí García (@semei.mezcales) on

#Agave#maguey#mezcal#arroqueño#.

A post shared by Semeí García (@semei.mezcales) on

Los que sí dejaron el país hace más de 20 años fueron el padre y el tío de Semeí, que se fueron a Atlanta, Estados Unidos, para trabajar en la industria de la construcción. Todavía en esos tiempos, el consumo de mezcal no era muy bien visto en México y apenas se bebía fuera de los pueblos oaxaqueños y de otros estados productores.

El auge del destilado no podría entenderse sin la organización del gremio, que logró obtener la Denominación de Origen para cinco estados en 1994 (ahora son ocho), la creación de una norma legal para definir los procesos de producción en 1997, y la puesta en marcha de un Consejo Regulador del Mezcal en 2003. Los productores que han sabido adaptarse al nuevo marco y certificar su mezcal, como la familia García, han visto crecer sus negocios.

En 2009 y 2011, respectivamente, el padre y el tío de Semeí cruzaron la frontera de regreso para trabajar en su tierra. "Yo los veo muy alegres, y mi abuelo también está muy contento de que seguimos su camino y continuamos la tradición familiar", cuenta el mezcalero instagramero.

Fuerza y encanto del mexicano.! Pura esencia mezcalera.!

A post shared by Semeí García (@semei.mezcales) on

#ijuelo#Maguey#Mezcal#Espadin#Cultivo#Siembra#Maguey# Tierra_Roja

A post shared by Semeí García (@semei.mezcales) on

En el palenque o la fábrica artesanal de la familia García se elaboran aproximadamente 35 mil litros de mezcal al año. La mayor parte de esta producción es destilado de espadín, el tipo de maguey más usado en la industria por su tiempo relativamente corto de maduración (cinco a siete años). Pero en su región, dice Semeí, son muy comunes otras variedades de agave, como el bicuishe, madrecuishe, tepestate, tobalá o arroqueño, con las que a veces su familia produce ediciones especiales.

A Semeí García le emociona que hoy el producto de su trabajo sea valorado en muchos lugares de México y el mundo: "Antes decías mezcal y la gente no sabía que era una bebida que te pone mágico, que a las personas calladas o serias las pone alegres y sonrientes". Este aprendiz de maestro mezcalero no tiene dudas de que para todo mal, mezcal, y para todo bien, también. "Es una bebida 100% artesanal, libre de químicos y no da cruda".

#AGAVE#MAGUEY#MEZCAL#ESPADIN#TRABAJANDOANDO.

A post shared by Semeí García (@semei.mezcales) on

Lo que se hace con gusto, Se disfruta.!

A post shared by Semeí García (@semei.mezcales) on