Google le dedica su Doodle del 14 de marzo a la mexicana Matilde Montoya, primera mujer en este país en titularse como médica, en 1887. Montoya nació el 14 de marzo de 1859 y fue a sus 28 años que obtuvo el doctorado de la Escuela Nacional de Medicina para después ser declarada cirujana y obstetra.

La vida de Matilde Montoya estuvo dedicada a derribar barreras en la medicina y la educación. Desde pequeña demostró tener talento académico y terminó sus estudios escolares a los 12 años. A partir de entonces se matriculó en diversas escuelas en la Ciudad de México y Puebla (a donde fue a vivir ya entrada en la adolescencia). Se tituló como partera a los 16 años y poco después empezó a asistir a médicos en sus cirugías.

Desde luego, Matilde se encontró con muchos obstáculos. Hubo grupos de médicos que la atacaron por ser una mujer y atreverse a ejercer la medicina. La llamaron “protestante” y “masona” y su ingreso a la Escuela Nacional de Medicina fue tan criticado y tuvo tantos opositores que Montoya le pidió ayuda al presidente Porfirio Díaz para conseguir entrar. Díaz tuvo que emitir un decreto para que se aceptara su solicitud de admisión pues el reglamento académico hablaba de “alumnos” y no de “alumnas”, pues hasta entonces no se habían matriculado mujeres en esta escuela.

(Google)
(Google)

Las aportaciones de Matilde Montoya a la medicina tuvieron un impacto social destacado gracias a su trabajo filantrópico y su activismo. Por ejemplo, ella y las doctoras Aurora Uribe y Antonia Leonila Ursúa López fundaron el 5 de mayo de 1926 la Asociación de Médicas Mexicanas, con la finalidad de “hacer un frente común y apoyarse para no ser maltratadas por querer titularse como médicas".

Además, Montoya creó la Sociedad Filantrópica, fundó una escuela para hijas de obreras y formó parte de la Liga Médica Humanitaria, que estableció consultorios médicos nocturnos para personas de escasos recursos donde tuvieran acceso a atención especializada y parteras a precios muy bajos.

El legado de Matilde Petra Montoya Lafragua fue un parteaguas en el feminismo en México. Gracias a su determinación es que las mujeres pudieron empezar a matricularse para estudiar medicina. Ella fue la primera y afortunadamente, no fue la última.