La actriz Edith González murió este jueves 13 de junio a los 54 años de edad, fue a causa del cáncer de ovarios que padeció. Dejó una amplio trabajo en cine, teatro, televisión y más de 35 telenovelas.

En sus últimos años la vimos más como activista que como actriz, pues esta enfermedad se volvió parte esencial de su vida y ella se convirtió el promotora del autocuidado.

En 2017 González anunció que ganó su primera batalla contra el cáncer, en sus redes sociales solía mostrar su enfermedad y cómo lidiaba con ella de forma positiva.

El último proyecto televisivo que participó fue Este es mi Estilo, un reality de Tv Azteca.

¿Quién era Edith González?

Edith González Fuentes nació en Monterrey, Nuevo León, el 10 de diciembre de 1964, el inicio de su carrera en la televisión ocurrió en Siempre en Domingo, uno de los programas más famosos de los años 70, 80 y 90 en México. Era apenas una niña cuando fue elegida entre el público para interpretar un papel junto al actor Rafael Baledón.

Su carisma y su belleza llamaron mucho la atención, de ahí que comenzara a formarse en la actuación y se convirtió en actriz infantil de teatro y en películas. Desde los años 70 participó en rodajes como El Rey de los Gorilas (1976), Cyclone (1977), Fabricantes de pánico (1980), Adiós Lagunilla, adiós (1984), Pero sigo siendo el rey (1988), Central camionera (1988), Trampa infernal (1989), Sentencia de muerte (1990), Atrapados (1990), El jugador (1991), El descuartizador (1991), Los cómplices del infierno (1994) y Salón México (1996).

No obstante su formación en teatro y cine, sus personajes de televisión fueron los más entrañables. Se convirtió en una de las “estrellas” de telenovela más queridas por la audiencia. Destacaron sus papeles en dramas como Los ricos también lloran (1979), Salomé (2001) Rosa salvaje (1987), En carne propia (1990) y Corazón salvaje (1993), esta última le dio éxito internacional al interpretar el papel de Mónica y compartir escenas con el actor Eduardo Palomo (1962-2003).

Para ella, la actuación fue su vida, estudió en escuelas de Nueva York, Londres y París, donde también se preparó en danza en el Centro de danza Du Marais; en su trayectoria cursó mímica, interpretación y ballet.

En teatro, su papel más emblemático fue el de Aventurera, una famosa producción que encabezó Carmen Salinas durante 1998, donde interpretó a una mujer seductora, posesiva que trabajaba como bailarina en un Cabaret.

View this post on Instagram

Guenaaaaassssss!!!!!!! #smile 😃😜

A post shared by Edith Gonzalez Lazo (@edithgonzalezmx1) on

En 2004, Edith González fue elegida por el productor Emilio Larrosa para ser protagonista de la telenovela Mujer de madera, la cual abandonó a los tres meses a causa de su embarazo. El 17 de agosto de ese mismo año nació su hija Constanza, cuyo padre es el político Santiago Creel, que entonces era secretario de Gobernación.

En el año 2010, Edith González se casó con el economista Lorenzo Lazo, quien es director del despacho jurídico Alemán Velasco y Asociados, una firma de abogados que pertenece a Miguel Alemán Velasco, hijo del expresidente Miguel Alemán Valdés.

Edith González y el cáncer

En 2016 a la actriz le fue detectado cáncer de ovario; comenzó su tratamiento y, aparentemente, había logrado superarlo meses después.

Aunque al inicio el padecimiento de esta enfermedad se conoció por trascendidos, ella misma decidió hacerla pública, para mostrar cómo podía transitar de forma positiva esta enfermedad que aqueja a muchas mujeres en el mundo. Lució su cabeza a rape en portadas de revistas e hizo fama de sus pelucas, que protegían su cabeza sin pelo a causa de las quimioterapias.

En una alfombra roja en abril de 2017, tomó la decisión de presentarse sin peluca y comentó a la revista Quién, que le preguntó cómo había decidido ir así, pelona: “Nomás así, con alegría. Estoy contenta y me siento radiante y feliz", respecto al cáncer, comentó “Los tratamientos son largos pero pronto terminarán”.

Edith González parecía estar libre del cáncer, no obstante, así como es este padecimiento, volvió a su cuerpo y el 12 de junio de 2019 fue hospitalizada en el Estado de México en una situación grave. Finalmente, murió en la madrugada del 13 de junio de 2019, como consecuencia del cáncer de ovario.

Tan solo en México, las mujeres de 30 a 59 años, el cáncer de órganos genitales (cérvico uterino y ovario) se ubica como la segunda causa de muerte por neoplasias malignas; al considerar su proporción únicamente entre las mujeres, se constituye como su principal causa de muerte por tumores malignos de tal forma que en 2016 tres de cada 10 fallecimientos femeninos por cáncer se debieron a este padecimiento.