Fundada en 2012, la Orquesta Juvenil Universitaria Eduardo Mata de la UNAM (OJUEM) publicó en febrero su primer álbum: El árbol de la vida. Music from Mexico. Este disco está integrado por cinco piezas de música clásica mexicana interpretadas por la OJUEM con el guitarrista invitado Pablo Garibay.

Las piezas que están en este álbum son una probadita de lo mejor de la música clásica mexicana ya sea académica o contemporánea para que quienes no están familiarizados con ella puedan empezar a explorarla. El árbol de la vida. Music from Mexico contiene los temas Huapango de José Pablo Moncayo, El árbol de la vida de Hebert Vázquez, Minuetto para cuerdas de Ricardo Castro, La noche de los mayas de Silvestre Revueltas y El último café juntos de Simone Iannarelli, un compositor italiano radicado en este país.

El tema de Hebert Vázquez le da nombre al álbum y es el causante de su existencia: “La orquesta ha tenido varias colaboraciones con el gran guitarrista mexicano Pablo Garibay, a quien el compositor Hebert Vázquez dedicó esta oda para guitarra y orquesta”, explica en entrevista Fernando Saint Martin, director general de música de la UNAM.

Tanto Garibay como Vázquez habían trabajado antes con el sello Naxos, uno de los más reconocidos en este ramo, que se interesó en grabar El árbol de la vida con Garibay acompañado por la OJUEM. Después de llevar la propuesta al maestro Gustavo Rivero Weber, director artístico de la orquesta, se puso en marcha la colaboración. “Acordamos que además de la obra de Vázquez estarían obras conocidas y representativas del repertorio orquestal mexicano”, agrega Saint Martin.

'El árbol de la vida. Music from Mexico' fue grabado por la OJUEM de la UNAM
'El árbol de la vida. Music from Mexico' fue grabado por la OJUEM de la UNAM

Para acercarse a la música mexicana clásica

Dos de las obras incluidas en El árbol de la vida están entre las mejor conocidas del repertorio clásico mexicano: el Huapango de José Pablo Moncayo y La noche de los mayas de Silvestre Revueltas. Ambas son puertas de entrada amigables para quienes no están familiarizados con la música de orquesta.

A estas personas, Fernando Saint Martin las invita a escuchar música orquestal compuesta en México o por mexicanos interpretada por las orquestas de la UNAM. “Les diría que se den una oportunidad de acercarse a las salas de conciertos, que se acerquen a la Sala Nezahualcóyotl para disfrutar estas experiencias en varios niveles”.

Tenemos pláticas antes de los conciertos orquestales, entonces eso da una perspectiva mucho más amplia de las obras y del quehacer y panorama musical de cada ensamble y creo que es una muy buena oportunidad

– Fernando Saint Martin

El árbol de la vida está disponible en plataformas digitales para que sea de más fácil acceso al público. “Hay un mundo enorme que descubrir en cuanto a la música de concierto y a la música mexicana de concierto. Creo que es importante que cualquier persona lo use para ampliar el bagaje cultural general y de tu propio país”, concluye Saint Martin.

Proyección internacional

El nombre del álbum combina inglés y español debido al carácter internacional del alcance de Naxos, una librería musical global. De esta forma, tanto el trabajo particular de la OJUEM como estas piezas de música mexicana orquestal tendrán una proyección internacional importante. La colaboración con Naxos también deja abierta la puerta a grabar otros proyectos de Música UNAM.

“Uno de los principales objetivos de esta orquesta es la formación de los futuros o ya presentes músicos orquestales en el país y hacia fuera”, cuenta Saint Martin, quien asegura que ya hay alrededor de 40 egresados de esta orquesta universitaria en ensambles profesionales en México y el extranjero. “Este disco es la culminación de un trabajo constante, permanente y es proyección para que se conozca más de lo que hacemos en la OJUEM, pero también en cuanto a la música mexicana”, concluye.