Yalitza Aparicio se encontró en la calle con su profesor de metodología de la normal, a unas calles del centro de Putla. Él iba a su trabajo como amenizador de un bar y ella a su empleo nocturno.

—¿Profe a dónde va con esa guitarra?—le preguntó Yalitza con confianza.

—Voy a tocar en el bar que está aquí—dijo Eliseo Bravo Acevedo con agrado.

—¿Y le pagan?

—¡Pues claro! Ni modo que vaya a tocar de a gratis.

—¿Y como cuánto le pagan?

—A veces me dan mil pesos.

—Híiiijole con mil pesos yo vivo 15 días —soltó ella con asombro y risas— Gana re bien.

—Cuando seas profesora vas a ganar otro poquito, en 3 años vas a estar ganando tu dinerito.

—Ay ojalá porque no me alcanza.

Pero a Yalitza Aparicio Martínez nunca le llegó el momento de disfrutar de ese sueldo como profesora porque en el año 2016, cuando concluyó su carrera como licenciada en Educación Preescolar, la reforma educativa de México aprobada en 2013 e implementad en 2014 la había dejado sin plaza automática.

Yalitza Aparicio y sus compañeros de generación en la graduación de la normal
Yalitza Aparicio y sus compañeros de generación en la graduación de la normal

Las generaciones de maestros egresados en 2015 y 2016 quedaron en el limbo: la Secretaría de Educación Pública (SEP) les obligaba a realizar un examen de colocación para obtener su plaza de docente y la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) les presionaba para no presentarlo; les prometían entregarles la plaza como antaño, pero debían resistir.

Los nuevos maestros no sabían qué hacer, muchos temían no acreditar el examen, así que mientras se arreglaba el conflicto varios optaron por trabajar en restaurantes, en Coppel, de taxistas. Algunos migraron a Estados Unidos y otros cubrieron interinatos. Yalitza trabajó como maestra particular en el jardín de niños “México”, en Tlaxiaco; y en ese contexto se acercó a hacer el casting para una película, incluso con miedo a caer en una trampa de trata de personas.

Ingreso a la Normal Experimental Lázaro Cárdenas, en huelga de alumnos desde el pasado 11 de febrero
Ingreso a la Normal Experimental Lázaro Cárdenas, en huelga de alumnos desde el pasado 11 de febrero

Originaria de la Heroica Ciudad de Tlaxiaco, a dos horas y media de Putla, Yalitza rentaba un cuarto con otra compañera de clases y trabajaba en las tardes-noches para mantenerse. Aquella vez que vio a su profesor se dirigía al Hotel Beyafrey, donde era recepcionista-vigilante y administradora nocturna. Entraba a las 6:00 pm y salía a las 7:00 am del día siguiente, ganaba 900 pesos a la semana y a veces trabajaba semanas sin descanso para acumular días libres y poder ausentarse en sus días de prácticas.

Así es la fachada del Hotel Beyafrey, ubicado en la calle Guerrero, ahí trabajó Yalitza Aparicio
Así es la fachada del Hotel Beyafrey, ubicado en la calle Guerrero, ahí trabajó Yalitza Aparicio

“Yalitza todo el tiempo corría. Debía recibir al cliente, indicarle su habitación, checar los servicios, atender el timbre, abrir el garaje. Cuando al fin cerraba se ponía a hacer sus tareas”, relata Yesenía Pimentel, administradora de este hotel de 40 habitaciones en tres pisos. También debía entregar cuentas de los mostradores con snaks y refrescos. Cuando podía dormir lo hacía en un diminuto catre que hasta hoy sigue en la pequeña recepción. “Traía su uniforme y aquí se cambiaba para irse a la escuela”, a unos 10 minutos de distancia.

“Siempre con su pelito suelto largo, nunca maquillada. Ahora está muy cuidada, pero entonces hasta tenía problemas en el cutis, una piel con alergia o dañada por el sol”, agrega.

Yesenia Pimentel, administradora del Hotel Beyafrey recuerda que le costó trabajo identificar a Yalitza en las fotos que vio primero en redes sociales
Yesenia Pimentel, administradora del Hotel Beyafrey recuerda que le costó trabajo identificar a Yalitza en las fotos que vio primero en redes sociales

Yalitza presentó su examen de colocación en la SEP y lo pasó. Era una alumna de excelencia: 9.2 de promedio, aprobada por unanimidad por sus profesores con la tesis El Conocimiento del Mundo Natural para Favorecer el Aprendizaje Significativo en los Niños de Educación Preescolar. La SEP le asignó su plaza de maestra de preescolar, pero al mismo tiempo fue aceptada en la película. Pidió permiso para ausentarse pero no se lo concedieron por no tener un año activa. Otra vez las circunstancias le pusieron la vida difícil: tuvo que decidir entre su anhelada carrera o aventurarse como actriz en una película de la que desconocía su trascendencia. Decidió por lo desconocido.

‘El paradigma estético’

Una semana antes de la ceremonia de los premios Oscar 2019, la Normal Experimental Lázaro Cárdenas no tiene un ánimo festivo ni repara en Yalitza, por el contrario, está en huelga. Los estudiantes pararon actividades en todo el estado para que les liberen sus becas, materiales pedagógicos y por la falta de plazas docentes. No hay fecha para regresar, los pocos alumnos que están en la escuela son los asignados a comisiones. Bromean cuando les pregunta por Yalitza: “Es la Cenicienta”; “te vas a volver famoso como ella”.

Estudiantes de la licenciatura en Educación Física le desean a Yalitza mucha suerte para que logre ganar el Oscar
Estudiantes de la licenciatura en Educación Física le desean a Yalitza mucha suerte para que logre ganar el Oscar

Les gusta el éxito de su paisana, pero tampoco le conceden gran crédito: “Fue sólo buena suerte”, opinan algunos. Varias jóvenes son físicamente como Yalitza: morenas de piel brillosa, su labio superior corto deja ver parte de sus encías y su blanca dentadura con dientes chiquitos y separados, cabello abundante oscuro y lacio, delgadas y con estatura que ronda el metro y medio.

Gozan de grandes espacios al aire libre, los jardines con flores y frondosos árboles de ficus y laureles son un paraíso ante los 30 grados centígrados que tiene Putla al final del invierno. Sus salones fueron bien construidos, pero datan de hace más de 40 años y urge remodelar sus techos por donde se escurre la lluvia que cae seis meses al año. Y por las ventanas “se escurren” los rateros que hace dos años saquearon todo el equipo del salón de cómputo.

En la nave de Educación Preescolar no hay mural, pareciera estar en espera a 'una alumna relevante'
En la nave de Educación Preescolar no hay mural, pareciera estar en espera a 'una alumna relevante'

La reforma educativa también puso en riesgo la viabilidad de esta escuela que corría el riesgo de cerrar ante la caída de inscripciones. Lograron apenas los 30 lugares mínimos para cada una de sus licenciaturas: en Educación primaria, Educación Preescolar y Educación Física, revela su director Édgar Quijano Ramírez. Esta no es una normal revolucionaria como Ayotzinapa o Tamazulapa, está apegada a los planes de estudios actuales y vigentes de la SEP, explica.

El término experimental es más un concepto administrativo: En Oaxaca hay 11 normales, solo una es rural, depende del gobierno federal y es un internado; cuatro son experimentales y surgieron en la década de los 70 para dotar de docentes a Oaxaca, ya que sus maestros provenían de otros estados, “ese fue el experimento y se creyó que podrían tener un término para 2015, lo cual no sucedió”.

Ve en Yalitza la oportunidad para que volteen a verlos, aunque a la fecha ninguna autoridad educativa les ha llamado; él dirigió una comunicación al IEEPO, auto congratulándose por las 10 nominaciones al Oscar de la película Roma, entre ellas la de Mejor Actriz para su alumna. “Aunque no tan directamente, estamos en su éxito, de alguna manera algo se hizo (aquí), por lo menos en su educación”.

Los maestro Eliseo Bravo Acevedo, María Esperanza González e Israel Ávila Santiago
Los maestro Eliseo Bravo Acevedo, María Esperanza González e Israel Ávila Santiago

El profesor Eliseo Bravo está a cargo de los cursos de Investigación Educativa de la normal. A su oficina llega la maestra María Esperanza González, asesora del grupo de Yalitza, e Israel Ávila Santiago, maestro de Educación Física del grupo de Nancy García, ambos cercanos además por hablar el mixteco. Eliseo explica que esta escuela es social y humanista. “Sí se lee a Marx y a los críticos de la Escuela de Frankfurt, entre otros, pero no busca el cambio radical sino combatir las injusticas que ha provocado el neoliberalismo, como la explotación del trabajador. Busca cambios posibles”, dice.

Se busca la equidad de género, la equidad social. Los alumnos participan en el Comité Estudiantil como un derecho, pero no como un principio filosófico; de hecho aquí tuvimos al maestro Rubén Núñez (exsecretario general de la Sección 22)apunta María Esperanza.

Los tres mentores no esconden el orgullo por sus afamadas estudiantes. Yalitza es aplicada, humilde, inquieta, perseverante, educada, trabajadora, amable, responsable, empática, participativa, comprometida con el medio ambiente; pero nunca tímida, mucho menos sumisa. Una alumna de 9 y 10 que, sin embargo, le tocaba ir atrás en la escolta por ser bajita. Durante cuatro años sus materias fueron Psicología, Pedagogía, didáctica, Metodología, Innovación Educativa y Conocimiento de los Problemas del País…. Su acercamiento al arte fueron dos semestres de Expresión y Apreciación Artística en cuatro disciplinas: música, danza, teatro y artes plásticas. Sólo durante la “semana de iniciación” se proyectaban películas en la escuela como la matanza de estudiantes en Tlatelolco, las matanzas en Chiapas, y recientemente Ayotzinapa.

¿Les sorprende el éxito de Yalitza?

Claro que sí estamos sorprendidos, en el sentido de que no pensamos que fuera a tomar el rumbo de la actuación, estar visitando tantos países y aparecer en tantas revistas. Sabía que sería una buena maestra, pero lo otro, sí es de sorprender —dice Eliseo, quien además es paisano de Yalitza.

¿Qué sienten ustedes como profesores que la formaron?

Es muy grato recordarla, un orgullo como mujer, como alumna y más allá, como sociedad y nación; pero es mucho más profundo reconocer su esencia, su ímpetu. Que algo totalmente inimaginable se está realizando en ella afirma sonriente Esperanza.

¿Ven su preparación de maestra en dónde está?

En algunas entrevistas que le hacen los reporteros a veces le tienden trampas para ver si cae, como cuando le preguntan qué piensa de las actrices que dicen que no tiene las cualidades estéticas de una artista, ella responde que respeta el pensamiento de los demás y sale muy bien librada resume Eliseo.

Y eso es uno de los razonamientos con los alumnos, el desarrollo de habilidades, que donde estén puedan ponerlas en práctica… ahorita en esa burbuja que está, Yalitza pudiera llenarse de muchas cuestiones de modo o de moda, pero no, ella recupera su esencia. Responde mucho a su preparación normalista, saberse un ser social, un agente de cambio. Esa es la filosofía de esta escuela dice la maestra.

Yalitza hace docencia en la actuación?

Sí porque es enseñar a través del arte y al mover corazones y trasmitir, está enseñando, no en el concepto tradicional: yo te enseño y tú aprendes, pero es una forma de mover la energía agrega.

—¿La quieren de regreso como maestra?

Ella tiene que decidir, pero si se presentan más oportunidades en la actuación tiene que aprovechar. Y sí se le van a presentar porque ha roto paradigmas, el más importante: el estético. Nos han vendido la belleza europea, que la mujer bella es blanca, rubia, ojo azul, alta. Y ya nos dimos cuenta de que también hay belleza dentro de nuestras paisanas. Ese es un paradigma muy grande que ha roto Yalitza apunta Eliseo.

—¿Esperan reconocimientos para la normal?

—Más que mejorías, esperamos el reconocimiento a la docencia, re dignificar el trabajo docente, que “el sector” que nos ha sojuzgado diga: Ah, ciertamente ser docente es ser humano —resume Esperanza.

—De hecho las normales perciben a los estudiantes que menos tienen, al que no les queda otro lugar a donde ir. Son instituciones en donde estás consciente de que vas a trabajar a donde te manden, a 20 horas de tu lugar de origen, y allá vas, aguantas de todo—remata el profesor Israel Ávila.

*Lee mañana la segunda parte de este reportaje