Roma es esa misteriosa película que desde hace dos años se está fraguando y de la que muy poco se habló durante el rodaje y postproducción, hasta ahora, que poco a poco se ha proyectado en algunos cines y por fin este 21 de noviembre llega a unas cuantas salas del país. En Netflix estará disponible el 14 de diciembre, pero desde aquí te invitamos a que hagas lo posible por verla en pantalla grande. Valdrá cada peso que pagues.

Sea cual sea tu posibilidad de acceder a ella, te decimos por qué Roma es una película que no puedes perderte.

1. La peculiar forma en que se hizo

Entre las curiosidades que contó Alfonso Cuarón sobre esta cinta está que se hizo sin dar a conocer el guion a las actrices y actores, de forma que iban filmando día a día lo que se presentaba. Fue como armar un rompecabezas un poco a ciegas para el elenco. No obstante, esa manera de hacer cine dio mayor naturalidad a una historia que es aparentemente sencilla, pero tiene tantas complejidades como la vida misma.

Esta cinta se la dedicó a Libo, su nana que también era empleada doméstica; la mujer que lo llevaba al cine, jugaba con él y la que fue su primera actriz en sus pininos detrás una cámara.

2. La fotografía en blanco y negro

Hay quien tiene aversión a las cintas en blanco y negro y esta, ocurrida en los años 1970, tal vez no tendría por qué estar en este espectro, pero es un recurso que decidió usar Cuarón. La fotografía la iba a hacer Emmanuel Lubezki, pero al final (por compromisos pactados) no pudo y la ejecutó el propio director.

“Es una película que está hecha en blanco y negro que no es nostálgico; tiene una resolución y un rango dinámico increíble. Es una película que tiene los pies bien planteados en el presente para ver hacia el pasado”, explicó el propio Cuarón.

3. Las actuaciones

Si algo sorprende de esta cinta es no ver tantos actores consagrados. Marina de Tavira ya es conocida, pero el papel de la señora Sofía la transforma. Ver a Yalitza Aparicio y Nancy García, dos chicas que estudiaron educación y jamás pensaron terminar en un set de grabación, son pura dulzura y verdad. Ambas (más Nancy en el papel de Adela) hablan en mixteco y es hermoso escucharlas.

Punto aparte son los niños, cuatro chicos que actúan con una naturalidad que es posible verse reflejados en ellos durante nuestra infancia. Tres niños y una niña interpretan a Alfonso Cuarón y a sus hermanos (podemos apostar que saliendo de ver la cinta, te pondrás a investigar cuál de los tres niños es Alfonso).

4. El audio

Va a sonar muy #esdemamador, pero es verdad. El audio de esta película está hecho a la medida de una sala de cine. A menos de que tengas un home theatre en casa, es muy probable que las bocinas internas de una compu o de una tv no logren las vibraciones puestas en escenas clave (no diremos cuáles para no arruinar la sorpresa).

De acuerdo con Cuarón, esta es la mezcla más larga que ha hecho en su vida y es la película más grande que ha hecho Dolby Atmos technology y en blanco y negro. Entonces, se puede esperar que la calidad sea increíble.

5. Los detalles de producción

En entrevista, Eugenio Caballero nos contó un poco de los retos que tuvo para regresar la Ciudad de México 50 años en el tiempo. En Roma podrás ver cines reconstruidos en los palacios que eran (como el ya extinto Teresa), los coches pesados y toscos que tenían nuestros abuelos, la moda setentera, las casas con teléfonos de disco, las autopistas de juguete con cochecitos, las típicas azoteas de la ciudad... es posible que se destape una serie de recuerdos y que simplemente después de verla ya no puedas cerrarla.

Cuarón lo dijo muy sencillo: El reto en el diseño de producción de Roma es ver lugares y detalles que ya no existen.

6. Los mensajes “ocultos”

La pérdida de un amor, una ruptura familiar, desastres naturales, conflictos políticos, machismo, clasismo, discriminación, Roma tiene muchos puntos que logran romper al espectador. Dependiendo de la vida que cada quien haya llevado es como le pegará esta trama. La historia hace pasar de la risa al llanto, pasando por un dolor de estómago y hasta una opresión fuerte en el pecho. Lleva pañuelos, los vas a necesitar.

7. Los guiños al cine de Cuarón

Si has seguido las películas de Alfonso Cuarón, podrás ver que en Roma hay detalles curiosos que recuerdan a Gravity, a Y tu mamá también o a Children of men. El director siempre ha dicho que es su película más íntima, más personal, y sus obras obviamente son parte de ello.

Foto: Twitter / @alfonsocuaron
Foto: Twitter / @alfonsocuaron

8. Porque sale Latin Lover

Este dato curioso es valioso, aunque no se crea. Víctor Manuel Reséndez, mejor conocido como Latin Lover (sí, el del trasero prominente) da vida al famoso escapista, el Profesor Zovek. Su papel es pequeño pero cumple esa función de dar contexto a la película.

Solo escuchar el nombre de Zovek destapa una cloaca mental para muchos, pues fue un mítico personaje que murió en 1972 tras realizar un acto de escapismo arriba de un helicóptero, pero es recordado como un auténtico superhéroe mexicano. Latin Lover logró entrar en el electo después de un arduo casting y así podrás verlo.

9. Es la vuelta de Cuarón al cine mexicano

Desde Y tu mamá también, no habíamos visto a una cinta totalmente hecha por Alfonso Cuarón que pudiera llamarse cine mexicano, con una historia muy mexicana (para bien o para mal) y escenarios mexicanos. La experiencia fuera del país le dio muchísimas armas para presentar esta película que si bien se centra en la capital, también nos lleva al Estado de México y a una playa, pero siempre está en la mente que se trata de nuestro querido país. Ya lo han dicho él y su elenco: “Roma es una carta de amor a las mujeres de Cuarón, pero también a la Ciudad de México”.

10. Suena fuerte para el Oscar

Aunque aún es muy temprano para decir si ganará o no premios Oscar, Roma es la película que mandó México para competir por una posible candidatura al premio a Mejor Película en Lengua Extranjera (no inglesa). A esta categoría, el propio John Bailey, director de la Academia de Cine en Estados Unidos, dijo que para él este Oscar es el más importante, pues representa a lo mejor del cine internacional.

Gane un Oscar o no, es una cinta que debe verse (y en cine de preferencia), para que nadie te la cuente.