Una de las fiestas más importantes del país se está llevando a cabo en Oaxaca, nos referimos a La Guelaguetza. Si planeas ir a Oaxaca, te recomendamos que reserves un par de días para alejarte un poco de la civilización y relajarte en una playa, pero no en cualquiera.

Agarra el traje de baño, tu toalla, el bloqueador y empaca ese libro que no has podido terminar de leer porque en estas playas —no tan concurridas por el turismo— te vas a poder relajar absolutamente mientras te preparas para el atardecer.

Playa Cangrejo

Tal vez ya nadaste lo suficiente y lo que quieres es probar algo más tranquilo, si ese es tu caso, el lugar a visitar debe ser Playa Cangrejo. Los habitantes de esta pequeña playa tienen una sazón envidiable por lo que no te puedes perder los platillos que encontrarás en los restaurantes locales. Otro atractivo de este lugar son sus paseos a caballo.

Punta Cometa

Para llegar a Punta Cometa es necesario que lleves tenis o zapatos cómodos porque tendrás que andar por caminos de terracería, pero valdrá totalmente la pena cuando veas el mar y descubras la tranquilidad de este lugar al que muy pocos turistas llegan. Esta reserva natural se encuentra cerca del centro de Mazunte y tienes dos opciones: llegar temprano para disfrutar de la playa o pasar un poco más tarde y maravillarte con la vista del atardecer desde la punta.

Una publicación compartida de Daniel (@sakpix)el

Playa Cerro Hermoso

Si tu plan es pasar unos días en Chacahua, te recomendamos que cambies un poco la dirección y te vayas a la playa vecina de Cerro Hermoso; ahí descubrirás cómo es que las aguas de este pequeño rincón de tranquilidad se convierten en una laguna llena de flora y fauna. Los manglares de esta región son área natural protegida y al recorrerlos en lancha podrás apreciar a su belleza a detalle.

Ventanillas

Te darás cuenta de que Oaxaca tiene muchos rinconcitos para disfrutar sin que nadie te moleste y uno de ellos es Ventanillas. Además de que estas playas no son tan visitadas como las de Huatulco o Puerto Escondido, aquí podrás liberar tortugas o, si te sientes más intrépido, pagar por un recorrido por la reserva para observar cocodrilos.

San Agustinillo

El punto de partida es Mazunte, pero una vez que decidas explorar las playas cercanas te toparás con San Agustinillo, el lugar perfecto para practicar surf. Esta área del Océano Pacífico es mundialmente conocida por su oleaje. ¿Eres experto en la tabla? No necesitarás de mucha guía, pero si apenas empiezas a agarrar el equilibrio, te recomendamos que busques un instructor para que te oriente.