Estas fechas son una gran oportunidad para decirle adiós al estrés y al ritmo vertiginoso de la capital del país. La primera razón es porque como muchos salen de la ciudad, esta anda más tranquila, otra es porque ¡hay vacaciones! y eso significa tiempo para salir de la rutina.

Tal vez dirás, “uy sí, vacaciones, pero todo está caríiisimo”, pues si no puedes gastar mucho dinero o quieres estar cerca de nuestra amada ciudad, podrías visitar alguno de estos cinco destinos cerca de la CDMX.

1. Real del Monte

Este pueblo es famoso por su pasado minero. Está situado en Hidalgo, a escasos kilómetros de la Ciudad de México. Harás un par de horas hasta ahí.

El mítico encanto de Real del Monte es difícil de describir y ha encantado a toda persona que ha estado en él. Ahí se han grabado diversas películas y hasta telenovelas.

En este pueblo mágico puedes visitar el famosos panteón inglés y disfrutar de un delicioso paste. No olvides probar las enchiladas mineras.

2. Huasca de Ocampo

Esta localidad también está en Hidalgo. Huasca fue el primer pueblo mágico del estado y es maravilloso porque combina naturaleza con hermosa arquitectura.

La principal atracción son los prismas basálticos porque son formaciones rocosas no muy comunes en el mundo.

En Huasca también puedes realizar ecoturismo en la Barranca de Aguacatitla, donde hay actividades como senderismo, rappel y tirolesa.

3. Tolantongo

También es una localidad hidalguense. Es un cañón y un conjunto de cuevas, cuyo principal atractivo son las aguas termales.

Aquí podrás relajarte al estar en contacto con la naturaleza. En Tolantongo hay cascadas, pozas termales, un río, y las célebres grutas.

View this post on Instagram

#mexico #tolantongo #mitteninderpampa #highlight

A post shared by Christian Hahn (@_christian.hahn_) on

4. Tepoztlán

Este místico poblado está situado entre Cuernavaca y la CDMX. Su principal atractivo es la pirámide mexica del Tepozteco, un vestigio arqueológico construido por la cultura mesoamericana en lo alto de un cerro. Muchas personas van solo por el hecho de ver esos cerros imponentes y repletos de maleza.

Da para quedarse a dormir o incluso ir y volver en un mismo día.

Después de hacer el recorrido, puedes ir al mercado de artesanías o visitar el ex Convento de la Natividad. ¡No olvides probar las originales Tezposnieves!

5. Huamantla

Este colorido pueblo está ubicado entre la Ciudad de México y Tlaxcala. Es súper famoso por sus tradiciones culinarias y sus edificios históricos.

Huamantla también aloja al museo Nacional del Títere y el Parque Nacional La Malinche. Si no vas ahora, guarda tu escapada para mediados de agosto, pues en la llamada “Noche que nadie duerme” hacen tapetes de aserrín pintado sobre las calles. Simplemente espectaculares.

6. Tequesquitengo

Si lo que quieres es descansar, pero también vivir la aventura, Tequesquitengo es la opción.

Es un poblado en Jojutla, Morelos, cuyas atracciones principales giran en torno a un lago.

Puedes dar un paseo en lancha, en kayak o moto acuática; o bien dar un paseo en globo aerostático o parapente.