Conocido a nivel mundial por su rol como Kylo Ren en la más reciente trilogía de Star Wars, el actor estadounidense Adam Driver es mucho más que un solo personaje.

Driver asistió a la VII edición del Festival Internacional de Cine de Los Cabos como uno de sus invitados de honor. El actor, originario de San Diego, California, participa en dos cintas cuya premiere mexicana tuvo lugar en esta fiesta del cine: El hombre que mató a Don Quijote (dir. Terry Gilliam) y BlacKkKlansman (dir. Spike Lee).

Como parte de las actividades del festival, el crítico de cine Arturo Aguilar guió un encuentro entre Adam Driver y la prensa nacional e internacional en el que el actor habló sobre su proceso, su carrera en el cine y sus perspectivas sobre la fama.

Estas son 9 cosas que aprendimos sobre Adam Driver en Los Cabos International Film Festival.

  • Su paso por los marines le dejó aprendizajes para la actuación. De acuerdo con Driver, el haber entrenado como soldado le enseñó a trabajar en equipo y a colaborar en armonía hacia el cumplimiento de una misión. En el caso de su carrera actoral, la misión es hacer la mejor película posible.
  • Su amor por el cine surgió de los VHS de su abuelo. Driver cuenta que las películas que él y su hermana vieron en su infancia tenían censuradas las groserías, porque su abuelo las grababa de la televisión en VHS para que pudieran verlas cuando quisieran. “Después acampábamos en Blockbuster y las tiendas de videos de Hollywood”.
  • No sabe lidiar con su fama posterior a Star Wars. Para Adam Driver, formar parte del fenómeno mundial de Star Wars es surrealista. Dice que le parece simpático cuando se topa con niños disfrazados de Kylo Ren, su personaje en esa saga, pero que puede parecerle extraño si el paseador de su perro llega a recogerlo vestido con una playera de Kylo Ren.
  • Se prepara de más para las audiciones. A Driver le gusta subvertir la dinámica de poder en una audición, de modo que prepara su papel exhaustivamente. “Lo veo no como una necesidad de gustarle a la gente, sino una oportunidad para mí de actuar. Si no me caen bien desde el principio, cuando me rechacen puedo pensar que igual no me agradaban”.
  • Cree que lo que pase en el set es trabajo en equipo y nunca se impone. Si bien es casi retador en las audiciones, una vez que llega al set cambia su forma de trabajar. Lo importante es ayudar al director a alcanzar su visión, así que nunca impone sus ideas ni su forma de hacer las cosas y prefiere adaptarse a lo que el equipo y la producción necesiten de él.
  • Considera a Scorsese la cima de todo. Adam Driver trabajó con Martin Scorsese en la película Silencio (2016), al lado de Andrew Garfield. “Scorsese es la punta de la flecha”, dijo en la conferencia, refiriéndose a que trabajar con el director de Taxi Driver (1976) es hasta ahora el punto más alto de su carrera.
  • La primera vez que escuchó sobre El hombre que mató a Don Quijote fue en la preparatoria. Adam Driver había sido fan del cine de Terry Gilliam desde la adolescencia: “Después de ver sus películas quise saber cuál sería su siguiente proyecto y ya estaba hablando sobre Don Quijote. Es increíble que 15 años después yo estaba filmando esa película con él”.
El actor estadounidense conversa con Arturo Aguilar
El actor estadounidense conversa con Arturo Aguilar
  • Intentó ingresar a la prestigiosa escuela Juilliard dos veces: una antes de enlistarse en el ejército y otra después. De acuerdo con el actor, en su primera audición para Juilliard su enfoque era agradarle a los entrevistadores. Cuando volvió a aplicar, ya había pasado tiempo y vivido más cosas que podía canalizar a través de la actuación. “En realidad habría que preguntarle a los de la escuela qué cambió entre una y otra para que me admitieran la segunda vez que apliqué”.
  • Es muy cuidadoso de su vida privada. Ante una pregunta personal de parte de uno de los periodistas presentes, Adam Driver aclaró que todo lo referente a su familia y su vida privada prefería mantenerlo separado de lo profesional.

Sigue nuestra cobertura desde la VII edición del Festival Internacional de Cine de Los Cabos.