Rituales para prepararse para el Mundial hay muchos y uno de ellos es coleccionar el álbum oficial del torneo. Si ya te gastaste una fortuna para tenerlo completo antes de la final de Rusia 2018, te tenemos noticias: hay una versión alternativa.

El álbum Tschutti Heftli toma el concepto del clásico de Panini, con la diferencia de que las estampas no muestran fotografías de los futbolistas de las distintas selecciones, estas fueron reemplazadas con ilustraciones elaboradas por diferentes artistas.


Así nació Tschutti Heftli

Este proyecto comenzó en Suiza en 2008, cuando este país y Austria fueron sedes de la Eurocopa. En aquel entonces el Ministerio de Cultura suizo planeaba patrocinar proyectos que combinaran futbol y cultura. Aunque esto se canceló antes del inicio de aquel torneo, los involucrados en Tschutti Heftli siguieron adelante y hasta la fecha han editado seis álbumes.

"El álbum no solo muestra un panorama de los equipos y de los jugadores de la Copa Mundial, sino de la ilustración contemporánea y de los diferentes estilos de retrato", dijo Silvan Glanzmann, presidente del proyecto, a Dezeen.


Las estrellas del Mundial de Rusia 2018

La edición dedicada al Mundial de Rusia 2018 cuenta con la participación de 32 artistas —uno por cada selección que participó en el torneo— y cuenta con 522 ilustraciones. El aspecto del álbum corrió a cargo de la diseñadora rusa Natasha Agapova.



Las imágenes de la selección mexicana fueron creadas por Ariadna Sysoeva.


Uno de los elementos que tomó para esta serie de imágenes evidentemente es la imagen de La Catrina, de José Guadalupe Posada.


Así es como algunos de los jugadores de las selecciones de Senegal, Colombia, Brasil y Nigeria, entre otros países, fueron retratados.


Un proyecto con causa

A pesar de que la distribución de Tschutti Heftli es bastante limitada, los miembros del proyecto siempre han apostado a donar parte de sus ganancias a una causa benéfica, en este caso apoyan a Terre des hommes Switzerland.

“Tschutti Heftli no es un proyecto comercial. Eso quiere decir que somos un grupo artístico, no una compañía", asegura Glanzmann. Además de las donaciones, con las ventas del álbum se paga un pequeño impuesto a los ilustradores involucrados y se reúnen fondos para futuros proyectos.

En su sitio web puedes checar si aún tienen copias físicas en existencia, porque si ya te animaste a tener uno en tus manos, hacen envíos internacionales.