Estamos rodeados de referencias visuales, vivimos absortos en nuestros dispositivos móviles navegando en perfiles dentro de Instagram repletos de imágenes sobre toda clase de temas: somos editores de nuestros propios filtros y elegimos a los personajes que nos llevan a definirnos.

El ritmo de las tendencias se acelera al beat del plano digital y las casas de moda, con todo y sus producciones millonarias parecían vivir en una esfera alejada de la realidad. Ahí es donde Gucci marcó la pauta poniendo al frente de su área creativa al diseñador Alessandro Michele, un espíritu joven con apariencia de hippie.

Pocas veces un desfile de modas se viraliza tanto como lo hizo el creado por él: un quirófano color turquesa con modelos que desfilaron con réplicas de sus cabezas en las manos, dragones miniatura y prendas barrocas y multicolores que se volvieron un verdadero objeto de deseo.

Una estrategia integral digital

Alessandro llegó a Gucci como cabeza creativa en 2015. Desde ese instante, la marca ha ganado terreno en el aspecto digital: apareció en el tercer puesto en la categoría de retail de los Momentum Awards 2017, de Similar Web, por debajo de Uniqlo y Stitch Fix, convirtiéndose en la única marca de lujo de las posiciones más importantes.

Instagram es la red social por excelencia al hablar de contenidos visuales y Gucci ha sabido crecer y expandir su mercado en ella: cuenta con casi 25 millones de seguidores y es la tercera marca de ropa de lujo más popular (solo por debajo de Chanel y Louis Vuitton, a quien casi le "pisa los tacones").

Es en ese espacio donde se exponen fotos perfectamente elaboradas cual cuadros de galería; donde se muestran los rostros de millennials famosos —como es el caso de Harry Styles para su línea de trajes— y las celebridades que asisten a sus desfiles y eventos especiales.

Alessandro Michele, quien tiene más de 381 mil seguidores en la misma red, ha convertido su perfil en una especie de tablero en donde comparte su inspiración y nos cuenta quiénes son sus amigos más cercanos. Al buscar en su perfil, no es raro comprender porqué Jared Leto y Lana del Rey visten sus creaciones (muy ad hoc para la Met Gala de este año).

*My two beautiful angels *

A post shared by Alessandro Michele (@lallo25) on

Saber identificar a las celebridades en mayor tendencia no solo en Europa o Estados Unidos, sino en el mundo y sumar esa imagen al barco Gucci es otro de sus dones. De ahí que lo veamos vestir sus diseños para identificar a otros famosos que comparten su estética y la adaptan a su contexto, un claro ejemplo es el reggaetonero J Balvin.

❤❤️

A post shared by Alessandro Michele (@lallo25) on

Mexico vibrando !!!!!🦖🦖🦖#vibras

A post shared by J Balvin (@jbalvin) on

La marca ha llegado incluso a vestir a figuras tan actuales e icónicas de nuestro país como Natalia Lafourcade, quien usualmente viste la marca mexicana Yakampot, pero no ha dicho no al genio de Gucci.

Gucci vs Louis Vuitton

Luego de superar a Hermès en ventas, el siguiente objetivo de la casa de modas italiana es su rival Louis Vuitton, quienes tienen claro su contraataque por el momento con la contratación de Virgil Abloh, quien está al frente de la división masculina desde marzo de 2018, con sus 2.2 millones de seguidores en Instagram.

LVVA-03 @louisvuitton

A post shared by @ virgilabloh on

En 2017, Gucci incrementó sus ventas en un 45% y para este año tienen proyectado elevar sus ingresos 10 mil millones de dólares según el informe que el grupo Kering SA (propiedad de François-Henri Pinault, a quien pertenece la marca) presentó a sus inversionistas el pasado 7 de junio.

El plan para lograr que la estética es Alessandro Michele llegue a más guardarropas es incrementar el número de puntos de venta de la marca y triplicar los 270 millones de euros que logró vender en línea en 2017, esto incluyendo el Gucci Museo y la Gucci Osteria de Massimo Bottura que se instaló en Florencia el año pasado.

El concepto Gucci Garden, que combina un restaurante estilo Wes Anderson con un museo y una tienda de ropa en una línea exclusiva es un claro ejemplo de que la moda es más que prendas, es un estilo de vida, una experiencia que Alessandro Michele ha sabido vendernos por medio del deseo.