La televisión mexicana ha dado algunos pasos hacia la inclusión de la comunidad LGBT+ en pantalla. Personajes como Aristóteles y Temo (Aristemo) en la novela de Televisa Mi marido tiene más familia han despertado en la audiencia el interés por ver más historias como las suyas y abrir la conversación hacia otros temas que por décadas han sido tabú en televisión abierta.

Para saciar esa necesidad en lo que las productoras mexicanas de televisión abierta se ponen al corriente, recomendamos estas series cuyos personajes LGBTTTIQ se alejan de estereotipos y tienen espacio para desarrollar sus propias historias entrañables.

Diversos somos

Ya en su segunda temporada, Diversos somos es una serie documental de Canal Once que aborda historias reales de diversidad sexual y de género. En su primera temporada, este programa se enfocó en casos reales de personas dentro del espectro LGBT+: gays, lesbianas, bisexuales, transexuales, travestis y pansexuales. Cada episodio se enfocaba en personajes que se identificaran con alguna de estas categorías y mostraba su día a día así como los retos a los que se enfrentan en una sociedad todavía conservadora. Esta temporada también dará espacio a temas con menos visibilidad social y cultural como la intersexualidad, la asexualidad, e incluso el poliamor.

Acompáñanos al estreno de #DiversosSomos T2, una serie documental que nos lleva a conocer las variantes de la diversidad sexual y de género. Inicia: sábado 29 de septiembre, 20:00 hrs.

Posted by Canal Once on Friday, September 28, 2018

Queer Eye

En 2017, Netflix resucitó uno de los shows icónicos que abrieron brecha para la visibilidad de la comunidad LGBTTTIQ en televisión en Estados Unidos. La nueva versión de Queer Eye se aleja de ser solo un programa de transformación de imagen personal para convertirse en un espacio en el que los Fabulosos 5 abren conversaciones con personas de todo tipo de identidad de género, convicciones políticas e incluso inclinaciones religiosas. Queer Eye muestra que todos somos bellos por dentro y que ningún estereotipo de género debe limitar a las personas para ser la mejor versión de sí mismas.

Transparent

Una familia de clase media en Estados Unidos debe enfrentarse al cambio de sexo de Mort (Jeffrey Tambor), el padre. Esta tragicomedia con un personaje trans como protagonista ha ganado Globos de Oro y Emmys por la actuación de Tambor como un hombre que inicia su transición ya entrado en sus años de jubilación. Es una serie que muestra la transición de una persona desde distintas ópticas además de la propia: las de sus seres queridos y colegas. Esta serie es problemática en retrospectiva pues su protagonista fue despedido a principios de 2018 debido a acusaciones de acoso sexual en su contra. No obstante, la historia dentro de la pantalla es emotiva, realista y alejada de estigmas sociales.

RuPaul’s Drag Race

Este reality competitivo muestra las habilidades artísticas de sus participantes, reinas del drag que deben cantar, bailar y ser fabulosas para ganar la carrera. Si bien es una serie de concursos que trivializa la cultura drag, también ha permitido a través de ello visibilizar la lucha por los derechos de la comunidad LGBT+. Aunque la mayoría de sus competidores han sido hombres gay, también ha habido participantes trans o que inician su transición después de competir en el show. Puntos extra porque su conductora es RuPaul, una reina drag ultra sofisticada y genial.

Unbreakable Kimmy Schmidt

Aunque este show se enfoca en Kimmy, una chica ingenua rescatada de un culto subterráneo, quien se roba los mejores momentos de la serie es su mejor amigo Titus Andromedon (Titus Burgess), un actor y bailarín gay que acoge a Kimmy como su compañera de departamento en Nueva York. Los escritores de la serie pudieron construir a Titus como un estereotípico actor gay de Broadway, sin embargo le dieron una historia más compleja. En cuatro temporadas, hemos visto a Titus enfrentar sus miedos profesionales, ayudar a salir del clóset a su futuro novio, superar su miedo al compromiso y ser fabuloso mientras lo hace.

Orange is the New Black

La exitosa serie de streaming sobre las internas de una prisión para mujeres ha sido aclamada porque no solo ha construido personajes femeninos tridimensionales, sino por la diversidad de su elenco en varios campos, como edad, raza, identidad de género, preferencias sexuales y tipos de cuerpo. Las mujeres de Orange is the New Black son bisexuales, heterosexuales, transexuales, altas, chaparras, latinas, afroamericanas, caucásicas… todas tienen historias complejas y realistas con las que cualquier mujer (cisgénero o no) puede empatizar.

Please Like Me

Esta serie australiana sigue a Josh, un joven veinteañero en busca de identidad. Josh es gay pero por ser un descubrimiento más o menos reciente, no se encuentra del todo cómodo fuera del clóset. Entre los personajes con los que convive de cerca están algunos intereses románticos, amigos gay y heterosexuales, amigas lesbianas y bisexuales, y su familia, que también deberá aprender a lidiar con la salida del clóset de Josh.

Sense8

Producida y dirigida por las hermanas Wachowski, esta serie fue una vitrina fantástica para contar historias diversas con un elenco internacional increíble. Sense8 sigue a ocho personajes de distintas razas, nacionalidades e identidades de género que estaban vinculados a nivel mental y emocional sin importar barreras geográficas. La trama general involucra conspiraciones internacionales y organizaciones malignas, pero el corazón de la serie son sus ocho protagonistas, entre ellos varios integrantes de la comunidad LGBT+ alejados de los estereotipos y con personalidades fuertes, definidas e historias de vida ricas e interesantes.

Las escalofriantes aventuras de Sabrina

La nueva versión de Sabrina en Netflix es muy directa en cuanto a su conciencia social, es abiertamente feminista y enfatiza la importancia de la representación de raza y género en el arte y el entretenimiento. Si bien la protagonista es una mujer cisgénero y heterosexual, dos personajes cercanos a ella exploran su identidad de género y su sexualidad en distintos grados de libertad. Ambrose, primo de Sabrina, es un hechicero pansexual que busca lo que quiere sin complejos y no tiene miedo a expresar sus deseos. Por otro lado está Susie, una amiga de Sabrina que al inicio parece no identificarse como mujer y conforme avanza la primera temporada es cada vez más evidente que busca un camino hacia la transición de género, pues se identifica como hombre.