Viajar a Guadalajara y no comer en Karne Garibaldi es como ir a la Ciudad de México y no comerte un taco al pastor. Así de tradicional es el sazón de esta cadena de restaurantes que inició su historia en el barrio de Santa Tere, en 1970. Hoy en día, Karne Garibaldi tiene cuatro sucursales además de la original ubicada en la calle Garibaldi 1306, lo cual explica el origen de su nombre. En todas se sirve con el mismo entusiasmo y el mismo juego de sabores.

Su carta es bastante elemental, con pocas entradas y un plato fuerte. Para empezar, puedes elegir entre sus famosos frijoles refritos (tan populares que los comercializan enlatados), distintos tipos de quesadillas (recomendamos particularmente las combinadas con tocino) y quesos fundidos. Acompáñalos con agua de jamaica u horchata naturales, frescas y en taza de barro.

Quesadillas combinadas en Karne Garibaldi (Foto: Cortesía)
Quesadillas combinadas en Karne Garibaldi (Foto: Cortesía)

OJO: 👀 ¿Por qué los hombres cocinan tacos y las mujeres, quesadillas?

La estrella del menú es la Karne en su jugo, una combinación de bistec de res, tocino crujiente, frijoles y jugo de carne sazonado, todo se sirve en un plato de barro largo y ligeramente hondo. Hay tres presentaciones: chica de 85g, mediana de 110g y grande de 140g. Suena más inofensiva de lo que es en realidad, pues un plato grande es una comida completa.

Para cerrar, si es que todavía tienes un huequito y energía para seguir comiendo, Karne Garibaldi tiene una variedad de postres tradicionales que te llevarán con nostalgia a la cocina de tu abuelita.

Si lo tuyo es lo dulce, su arroz con leche, su mousse de guayaba y el flan de elote serán la mejor opción. Ya si de plano lo que te preocupa es la necesidad de tomar una siesta, pide un café de olla que de solo oler su aroma te mantendrá con los ojos abiertos.

La famosa Karne en su jugo de Karne Garibaldi (Foto: Cortesía)
La famosa Karne en su jugo de Karne Garibaldi (Foto: Cortesía)

Comida en tiempo récord

Almorzar en Karne Garibaldi requiere de un apetito voraz por dos razones. La primera es que sus porciones satisfacen hasta al estómago más amplio. La segunda es que después de sentarte, la comida estará en tu plato en minutos. Da igual si tu antojo es de carne en su jugo, quesadillas combinadas con tocino o cualquier otro antojito de su carta, el platillo llegará a ti en tiempo récord.

Desde 1996, este establecimiento y sus sucursales están catalogados en el Récord Guinness por tener el servicio de comida más rápido del mundo con tan solo 13.5 segundos entre el pedido y el plato. No siempre les toma tan poco tiempo entregarte la comida, pero mejor lava tus manos antes de pedirle algo al mesero, porque corres el riesgo de que tu Karne en su jugo se enfríe mientras te secas frente al espejo.

¿Dónde está Karne Garibaldi?

Tiene cuatro sucursales:

Garibaldi 1306, Santa Teresita; Plaza del Sol Mariano Otero 3019; Gran Plaza. Ignacio L. Vallarta 3959, Rafael Sanzio 150, y Marcelino García Barragán 1627.