Podríamos atribuir el éxito de Chernobyl a dos cosas: una, la extraordinaria combinación entre un buen guion, grandes actuaciones, una excelente dirección y un diseño de producción digno de galardonar.

La segunda a que esta serie ha dado luz sobre una catástrofe ambiental y humana de magnitudes exorbitantes que el gobierno soviético quiso ocultar.

Esta serie, sin duda, nos ha mostrado la verdad no oficial, una que la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas y Soviéticas) nunca quiso reconocer, aunque también debemos admitir que tomó licencias narrativas para darle tensión al relato.

Así que aquí te contaremos qué es verdad y qué es ficción en Chernobyl, la serie de HBO que nos tiene en vilo.

¿Qué personajes son reales?

Valeri Legasov (Jared Harris) es un personaje que existió en la vida real, fue un científico especializado en química, integrante de la Academia de las Ciencias de la Unión Soviética. Fue una pieza clave en el intento de minimizar los efectos del accidente de Chernobyl. Legasov fue quien convenció a las autoridades de la URSS de evacuar cuanto antes la ciudad de Pripyat y otras comunidades aledañas a la planta nuclear.

Boris Scherbina (Stellan Skarsgård) también es un personaje real. Era integrante del Comité Central del Partido Comunista de la URSS y vicepresidente del Consejo de Ministros.

Mijail Gorbachov, líder de la Unión Soviética, le encomendó a Scherbina gestionar el accidente nuclear de Chernobyl.

Scherbina se encontraba en un viaje en Siberia cuando ocurrió el accidente en la planta nuclear, la madrugada del 26 de abril de 1986. Y llegó a Chernobyl 18 horas después de la explosión. Sin embargo, ordenó la evacuación de Pripyat hasta 36 horas después de la explosión, lo que dejó a miles de ciudadanos expuestos a la contaminación radioactiva.

Boris Scherbina murió en Moscú en 1990, cuatro años después del accidente de Chernobyl.

Anatoly Diatlov (Paul Ritter) también es un personaje real, fue el ingeniero en jefe adjunto de la Central Nuclear de Chernobyl, y el supervisor del experimento que condujo al accidente.

El día del accidente, todas las decisiones fueron tomadas y/o aprobadas por él. Fue condenado a realizar trabajos forzados durante 10 años por haber provocado la catástrofe.

Contrario a lo que se podría pensar, Diatlov murió por causas ajenas a la radiación en 1995.

Ulana Khomyuk, el personaje de Emily Watson, no existió en la vida real.

Sin embargo, para el creador de la serie, Craig Mazin, poner a un personaje femenino como pieza central de la investigación tenía todo el sentido.

“Un área donde los soviéticos eran más progresistas que nosotros (los estadounidenses) era en el área de ciencia y medicina. La Unión Soviética tenía un gran porcentaje de mujeres médicas", dijo Mazin en una entrevista con Variety.

¿Legasov se suicidó en la vida real?

Sí, pero no fue inmediatamente después del accidente, ni unas semanas o meses después. Valeri Legasov murió ahorcado en su casa, dos años después del accidente, en 1988.

Antes de morir, Legasov grabó algunas cintas en las que denunciaba los errores en el diseño de la planta nuclear y el daño que hizo el gobierno soviético al intentar ocultar el accidente.

En 1996, ocho años después de su muerte y 10 después de la catástrofe nuclear, Legasov recibió el título de Héroe de la Federación Rusa por parte del presidente Boris Yeltsin.

Sí, humanos se sacrificaron para limpiar, aunque antes el gobierno intentó con robots

Liquidadores fue el nombre que recibieron las cerca de 600 mil personas que comprometieron su vida para tratar de minimizar las consecuencias del accidente nuclear de Chernobyl.

Había bomberos, médicos, enfermeras, científicas, civiles y militares entre ellos. Algunos, quizá miles, murieron por los efectos de la radiación en su cuerpo.

En una conferencia a inicios de los noventa, Yuri Semiolenko, funcionario encargado de supervisar las labores de limpieza, dijo que la URSS había intentado limpiar el área con robots manejados a control remoto. Sin embargo, al poco tiempo, las máquinas dejaron de funcionar debido a la contaminación radioactiva, por lo que fue necesaria la intervención de los humanos.

¿Es real el accidente del helicóptero?

En el segundo capítulo de la serie, podemos ver que, en un intento por minimizar los daños del accidente nuclear, un helicóptero sobrevuela la planta para arrojar sobre el núcleo del reactor arena y plomo, pero minutos después cae.

Este incidente sí ocurrió, pero no exactamente cuando lo vemos en la serie sino dos o tres semanas después del accidente nuclear.

Sobre esta libertad narrativa, el creador de la serie, Craig Mazin, dijo en una entrevista con Men’s Health:

“Quería que la gente supiera que este era uno de los peligros con los que estaban lidiando estos pilotos: un reactor abierto. La radiación estaba volando sobre el helicóptero.”

¿Y los tres voluntarios que drenaron el agua en el sótano de la planta?

Sí existieron, sus nombres eran Alexei Ananenko, Valeri Bezpalov, ingenieros de la planta, y el supervisor de turno Boris Baranov, los tres conocían perfectamente el funcionamiento de la planta y se internaron a oscuras en el sótano de Chernobyl para drenar manualmente la alberca y evitar una catástrofe mayor. Se creía que esta sería una misión suicida, sin embargo, todos sobrevivieron.

Ananenko y Bezpalov siguen vivos, Baranov murió en 2005.

Sí hubo una matanza masiva de perritos

Luego de que Scherbina diera la orden, los habitantes de Pripyat tenían aproximadamente una hora para evacuar la ciudad, se les pidió llevar solo pertenencias indispensables y dejar a sus animales de compañía, con la promesa de que era una “evacuación temporal”, aunque en realidad no lo era.

Así que cientos de mascotas quedaron abandonadas en Pripyat y el gobierno soviético ordenó a los soldados y liquidadores matar a los animales para evitar la propagación de la radioactividad.

Algunos animales aún viven en Chernobyl, pero su esperanza de vida es muy corta debido a la radiación.

La esposa embarazada de un bombero vio morir a su marido en el hospital

Es real, esta historia está documentada en el libro de la periodista bielorrusa Svetlana Alexievich, quien en Voces de Chernobyl retoma testimonios de los sobrevivientes al accidente nuclear.

La historia de Lyudmilla Ignatenko es retomada en la serie de HBO.

En la vida real, como en la serie, el esposo de Lyudmilla salió de su casa para ayudar a apagar un incendio a la 1:30 de la madrugada, con la promesa de volver para despertar a su esposa, quien estaba embarazada.

Sin embargo Vasily, el esposo de Lyudmlla, no volvió; fue llevado al hospital para ser atendido por las lesiones que le provocó la exposición a la radiación.

El esposo de Lyudmlla murió en el hospital 14 días después del accidente. Más tarde, ella dio a luz a su bebé que murió horas después.