Uno de los géneros más socorridos del cine mexicano contemporáneo es la película de carretera o road movie. El director Heriberto Acosta acude a este formato para su largometraje Cigüeñas, una historia de amor poco convencional entre una joven embarazada que quiere practicarse un aborto y su mejor amigo, un chico que está en el proceso de descubrir su propia homosexualidad.

“Convertirse en papá o en mamá es un viaje, por eso desde el principio sabía que sería una road movie”, dice Heriberto Acosta en entrevista, previo al estreno de Cigüeñas dentro de la selección en competencia México Primero del VII Festival Internacional de Cine de Los Cabos.

Claudia (Jenny RVC) es una joven de Guadalajara que divide su tiempo entre su trabajo en un taller de costura, cuidar a sus sobrinos y tocar en una banda de música cristiana. Embarazada de un hombre a quien no le interesa saber nada de hijos, Claudia le pide a Jesús (Jesuso López), su mejor amigo, que la lleve a Chapala para buscar a un médico que le practique un aborto clandestino. Él, por su parte, está en busca de algo más allá de su vida monótona como obrero en una fábrica de alambre y en una ciudad donde no puede vivir libremente su homosexualidad. Ambos emprenden un viaje por carretera que los llevará a reimaginar la posibilidad de un futuro juntos.

La idea para escribir Cigüeñas le surgió a Heriberto Acosta durante un viaje que él y su esposa hicieron a Chapala cuando estaban por tener a su primer hijo. “Ya no estaba jovencito, lo tuve a los 40, tenía una incertidumbre que me sentía un poco como adolescente”, cuenta el director en entrevista. “A mi experiencia le sumé el ver a chicas jóvenes que son mamás. No podía imaginarme cómo sería para ellas, si yo a los 40 me sentía con cierta angustia y no sabía qué esperar ni cómo iba a cambiar nuestras vidas”.

En Cigüeñas, Acosta invita al espectador a subirse al auto con Claudia y Jesús como un compañero más en esta aventura. Con un ritmo pausado y un juego muy bello entre la fotografía con luz natural de Jhashua A. Camarena y la música etérea de Kenji Kishi Leopo, esta película muestra el viaje interior de dos personas llenas de dudas que encuentran en la otra la única certeza de su vida.

“Yo quería hacer un viaje abierto y terminar en una bifurcación de caminos”, explica el director. “Para mí la vida real es un poco así: tenemos aventuras, historias, tragedias y de alguna manera cuando terminan dan paso a una nueva historia”.

“La decisión es de ellas”

En 2018, la discusión acerca de la despenalización del aborto se ha extendido por América Latina. La criminalización del aborto en México es una dura realidad que empuja a miles de mujeres que no tienen acceso al aborto legal a practicarse intervenciones clandestinas que en el peor de los casos pueden resultar en la muerte. Aunque no hay forma de conocer cifras exactas, se estima que en México se realizan entre 750 mil y un millón de abortos clandestinos anuales.

Para Claudia, una chica apegada a su religión, sin estudios y sin estabilidad económica, el aborto parece ser la única solución a un embarazo no deseado. A pesar del tema central de Cigüeñas, la película no es un panfleto para alguna postura particular sobre el aborto. Lejos de querer predicar sus propios puntos de vista, Heriberto Acosta prefiere sembrar la semilla de la duda en su audiencia e invitarlos a tener una conversación sobre el tema.

“Estamos en un tiempo de cambios en donde me parece necesario hablar de esto y quizá verlo desde otra perspectiva”, agrega. “Cuando lo hablamos vamos directo a la palabra ‘aborto’ y dejamos de lado otras circunstancias como la desigualdad económica, el acceso a los recursos para solucionarlo”.

“Creo que todo cambio inicia con darse cuenta de que existe esto y hablarlo”, cuenta Acosta. “Yo tengo una postura personal que tiene que ver con combatir la desigualdad y tomar en cuenta el derecho de cada persona”.

Desde luego los hombres nunca vamos a saber lo que es estar en una situación así, entonces creo que la toma de decisión corresponde a las propias mujeres.

- Heriberto Acosta, director de ‘Cigüeñas’.