Casi un siglo ha pasado desde que se estrenó en Estados Unidos Nanuk, el esquimal (1922), un docudrama silente que pretendía mostrar la vida de los inuit en el ártico canadiense. Dirigida por Robert J. Flaherty, esta película fue uno de los primeros intentos del cine por llevar a la pantalla a los pueblos originarios del continente americano. Sin embargo, el acercamiento del director a la vida de sus protagonistas tuvo más de escenificación que de naturalismo y no puede considerarse a esta cinta como un documental veraz.

Con el paso de los años se han desarrollado producciones más conscientes que respetan las tradiciones y lenguas de sus protagonistas. Estas películas cuentan historias que competen a los pueblos indígenas de distintos países sin mirarlos con desprecio o condescendencia. Ya sean largometrajes documentales o de ficción, estos títulos ayudan a abrir los ojos para comprender mejor la discriminación sistemática a la que han sido sometidos estos pueblos.

Sangre de cóndor / Yawar Mallku (1969)

A principios de los años 60, un grupo de voluntarios del Cuerpo de Paz de los Estados Unidos llegó a Bolivia para ofrecer asistencia médica gratuita a comunidades indígenas que vivían en la marginación. Sin embargo, estos voluntarios estaban practicando esterilizaciones no consentidas a las mujeres indígenas de Bolivia. La película de ficción Sangre de cóndor, estrenada en 1969, fue una denuncia de los hechos y ayudó a que en 1971 el presidente Juan José Torres expulsara al Cuerpo de Paz. El director Jorge Sanjinés ha dedicado gran parte de su filmografía a exponer la opresión de los pueblos indígenas en su país.

Danza con lobos (1997)

Esta película protagonizada por Kevin Costner es uno de esos casos curiosos en los que tanto la audiencia como la crítica coinciden en la calidad del producto. Enmarcada en la Guerra de Secesión estadounidense, Danza con lobos sigue a John Dunbar, un teniente de la Unión Armada que entabla una relación de respeto y amistad con una comunidad sioux. Dunbar se involucra tanto con sus nuevos compañeros que se convierte en miembro honorario. En la vida real, esta película fue tan bien recibida por la nación sioux que nombraron al actor y director Kevin Costner miembro honorario. Sin embargo, también se trata de una producción controversial debido a algunas imprecisiones en la forma de mostrar a la cultura sioux y porque no se emplearon actores cuyo idioma materno fuera el sioux.

La otra conquista (1998)

Único largometraje de Salvador Carrasco hasta ahora, La otra conquista es una película mexicana enfocada en el aspecto espiritual del proceso de colonización española en Mesoamérica. Situada en 1521, la cinta muestra la imposición cultural y religiosa de los conquistadores a las naciones que ocupaban estas tierras. El protagonista es Topiltzin (Demián Delgado), un hombre indígena cristianizado que vive el dilema de elegir entre sus tradiciones y creencias o abrazar a las figuras religiosas impuestas por los españoles.

También la lluvia (2011)

Esta película española es un ejercicio de ficción sobre colonización en dos niveles. También la lluvia sigue a dos realizadores (uno de ellos interpretado por Gael García Bernal) que pretenden filmar una cinta para desmitificar a Cristóbal Colón. Ubicados en Bolivia en el año 2000, estos jóvenes cineastas viven la Guerra del Agua, un momento histórico en el que los pobladores de Cochabamba se enfrentaron a la empresa estadounidense Bechtel para recuperar el control local del agua. La directora Icíar Bollaín hace un paralelismo entre ambas formas de opresión (la de los conquistadores españoles y la del duro capitalismo estadounidense) para mostrar que en realidad, después de 500 años, la realidad seguía siendo terrible para ciertos sectores de la población latinoamericana.

Café (2014)

El director Hatuey Viveros se interna con este documental en una comunidad náhuatl de la Sierra de Puebla. Rodada completamente en la lengua de sus protagonistas, Café es una ventana a la vida íntima de una familia que acaba de perder a su patriarca, Antonio. A través de la historia personal de los sobrevivientes, Viveros explora las circunstancias de toda una comunidad. Además, muestra los dilemas de los hijos de Antonio, quienes deben decidir sobre su futuro y sopesar cómo esas elecciones afectarán a su familia.

Huicholes: Los últimos guardianes del peyote (2014)

Este documental, disponible bajo demanda en línea, es una producción independiente dirigida por Hernán Vilchez. Huicholes: Los últimos guardianes del peyote sigue la batalla espiritual y política de la comunidad wixárika para proteger sus tierras sagradas (Wirikuta) de la amenaza de la minería. En esta historia particular se ven reflejados los retos y obstáculos de muchos pueblos indígenas en el continente americano que luchan para salvar sus terrenos y los recursos naturales relacionados del capitalismo salvaje.

El abrazo de la serpiente (2015)

Esta película, dirigida por Ciro Guerra, es una coproducción entre Colombia, Venezuela y Argentina que cuenta dos historias que suceden en la misma región pero con 30 años de diferencia. En 1909, un etnógrafo europeo visita a un chamán para que le ayude a sanar de una cruel enfermedad; para ayudarlo, el chamán lo lleva en una travesía para buscar la planta que lo curará. En 1940, el mismo chamán, ya envejecido y olvidando los conocimientos sagrados de su pueblo, recibe la visita de un botánico estadounidense que intenta replicar el recorrido del chamán pero con intenciones ocultas. Además de un recorrido visual impresionante por la Amazonia, El abrazo de la serpiente muestra la melancolía ante la pérdida de los conocimientos ancestrales y la avaricia que lleva a los colonizadores a destruir a pueblos enteros por ganancias económicas.

Ixcanul (2015)

El cineasta guatemalteco Jayro Bustamante cuenta con Ixcanul la violencia sistemática contra las mujeres indígenas en este país. Esta película sigue a María, una joven que quiere romper las cadenas culturales y económicas que la atan a las fincas de café en las faldas del volcán Ixcanul y cambiar su destino. Sin embargo, la sociedad machista en la que vive la obliga a permanecer en su comunidad. Un embarazo sorpresivo altera su vida y la de todos a su alrededor. Tráfico de personas, migración internacional, violencia sexual y de género son algunas de las realidades cotidianas que enfrentan las mujeres indígenas no solo en Guatemala, sino en muchas comunidades del continente americano.