El Fotógrafo de Mauthausen es una película española que cuenta la historia de Francisco Boix, un fotógrafo que fue capturado en Francia por las fuerzas nazis cuando ocuparon dicho país por lo que terminó internado en el campo de concentración de Mauthausen, durante el tiempo que estuvo recluido tuvo la oportunidad de hacer fotografías de los abusos y maltratos que eran cosa de todos los días en este lugar.

Esta historia real fue llevada al cine en 2018 por la directora Mar Targarona, con un elenco integrado por Mario Casas (Francisco Boix), Macarena Gómez (Dolores) y Alain Hernández (Valbuena). Esta cinta ahora está disponible en Netflix, por lo que después de verla querrás saber cómo fue la historia real en la que se basó esta adaptación.

¿Quien fue el fotógrafo Francisco Boix?

Francisco Boix, el protagonista de la película, nació en Barcelona, España, en 1920 y a los 19 años se exilió en Francia durante la Guerra Civil. En 1941 fue una de las 9 mil 300 personas capturadas por el ejército nazi y enviadas a campos de concentración por órdenes de Franco.

Así fue como terminó internado durante cuatro años en el campo de concentración de Mauthausen, ubicado al norte de Austria. La afición a la fotografía de este español fue lo que lo llevó a ocupar un puesto en el servicio de reconocimiento en donde se encargaba de hacer los retratos a los presos.

El campo de concentración de Mauthausen se encontraba al norte de Austria.
El campo de concentración de Mauthausen se encontraba al norte de Austria.

Así logró capturar y conocer la vida de abusos en el campo de concentración cuando revelaba las cientos de fotografías por encargo del oficial Paul Ricken.

Se dice que este prisionero logró conservar un acervo de cerca de mil fotografías: 200 de su autoría y unas 800 capturadas por los oficiales de la SS a quienes también debía ayudar a la labor de revelado. Aunque en realidad el número de imágenes que existen sobre este lugar podría ascender a 60 mil.

“Aparte de esos negativos originales, hay unas 300 de las que tenemos los positivos pero nadie sabe donde están los negativos. Muchas tienen anotaciones de Boix", comentó en una entrevista Benito Bermejo, autor de El Fotógrafo del Horror.

Para interpretar el papel de Francisco Boix, Marco Casas tuvo que bajar 15 kilos.
Para interpretar el papel de Francisco Boix, Marco Casas tuvo que bajar 15 kilos.

El trabajo fotográfico de Francisco Boix y su testimonio sirvieron como evidencia en los juicios de Nuremberg y Dachau, ya que a través de sus imágenes mostró las condiciones infrahumanas en las que vivían los prisioneros y cómo eran maltratados y asesinados, además de que en algunas de estas capturas se podía ver a líderes del Tercer Reich como Ernst Kaltenbrunner.

Luego de la guerra, Francisco —o Franz, como también lo conocían— trabajó para la prensa francesa hasta que murió en 1951 cuando tenía 30 años.