El 6 de junio de 1998, Carrie Bradhsaw entró a nuestras vidas vestida con un tutú y nada ha sido igual desde entonces. Sex and the City inició una era en la que las series de televisión hablaban con franqueza sobre sexo y relaciones, mientras capturaban un muy elusivo amor por un lugar —en este caso, Nueva York.

Dos décadas después, los creadores de series de televisión siguen encontrando maneras de evocar este show icónico. Aquí analizamos si lo lograron o no.

Girlfriends (2000)

A pesar de sus muchos méritos, Sex and the City carecía de diversidad (ni siquiera nos pregunten por el episodio en el que Samantha tiene una cita con un hombre negro). Entonces llegó Girlfriends, que seguía a cuatro mujeres afroamericanas navegando entre amistades, relaciones y carreras exitosas en sus treintas. La serie de UPN (que después se convirtió en CW) era punto de referencia e incluso la llamaban “el Sex and the City negro”, pero fue mucho más que eso.

Como su creadora Mara Brock Akil le dio a Yahoo Entertainment, Girlfriends tocaba temas de SATC, pero con un enfoque en la habitualmente olvidada experiencia de la mujer negra. Para SATC “era como si fuésemos invisibles”, dijo Brock Akil.

“A veces ser negro en Estados Unidos, ser una mujer negra en Estados Unidos, eso es parte de tu experiencia —excepto cuando estás con los tuyos, ahí tienes un espacio seguro para ser, y tener una amiga así es una relación realmente rica y matizada”, agregó. “Era muy significativa a niveles profundos y quería expresarlo”.

Entourage (2004)

La tragicomedia protagonizada por Adrian Grenier que se estrenó en 2004 era como SATC de varias maneras. Seguía a un grupo de cuatro amigos que constantemente (pero no siempre) vivían vidas glamorosas. Pero no necesitábamos una versión masculina de Sex and the City y Entourage se sostiene por sus propios méritos para bien y para mal.

Grey’s Anatomy (2005)

El drama médico de Shonda Rhimes está situado en Seattle, no en la ciudad de Nueva York. Pero se estrenó justo un año después de que SATC terminó y ni Rhimes pudo evitar elegir paralelos para las amistades femeninas fuertes y escenas sexuales candentes de su propia serie. En una clase magistral, Rhimes aseguró que la propuesta inicial (e informal del show) había sido Sexo en la Cirugía.

14 temporadas después, Meredith Grey es su propia clase de heroína.

Gossip Girl (2007)

Algunos argumentarán que había demasiado sexo en este drama juvenil sobre un grupo de estudiantes de preparatoria hermosos y ricos divirtiéndose en el Upper East Side de Manhattan. No obstante, Gossip Girl canalizó el romance y la moda de su predecesor, al mismo tiempo que no podía haberse situado en otra ciudad (New York Magazine lo llamó “la serie de televisión más neoyorquina desde Sex and the City”).

Incidentalmente, esta serie rindió homenaje a SATC en su episodio final, en el que sonó el cover de Florence and the Machine de la canción de Candi Stanton You’ve Got The Love. Ocho años antes, Sex and the City cerraba su último episodio con la canción de Stanton.

Girls (2012)

Cuando se estrenó en 2012 esta tragicomedia de Lena Dunham sobre un grupo de mujeres en Nueva York, las comparaciones no se hicieron esperar.

“Era prácticamente un mantra en el set que Girls no era el nuevo Sex and the City”, escribió Emily Nussbaum en New York Magazine. Sin tomar en cuenta este mantra, Nussbaum puntualizó que Girls era “un show post-Sex and the City, aunque con una estética cruda y vulnerable, no aspiracional”.

Dunha, mientras tanto, dijo que el enfoque de su serie en mujeres en sus veintes ayudaba a llenar el espacio entre Carrie Bradshaw y sus amigas y los adolescentes ultra privilegiados de Gossip Girl.

The Carrie Diaries (2013)

Mientras Hannah Horvath se acomodaba en HBO, la CW intentó extender las conexiones entre Sex and the City y Gossip Girl con The Carrie Diaries, una muy breve precuela que contaba en su equipo de producción con gente de ambas series. Este show se enfocaba en una Carrie Bradshaw estudiante de preparatoria y recibió aplausos por su elenco perfecto: AnnaSophia Robb como Carrie y Lindsey Gort como Samantha. Pero The Carrie Diaries no evocó la magia del original de HBO y fue cancelado después de dos temporadas.

Girlfriend’s Guide to Divorce (2014)

Otro drama, otro grupo de amigas cercanas. Como SATC, esta serie de Bravo sigo a una escritora introspectiva (Lisa Edelstein) con problemas para relacionarse. Si Carrie Bradshaw fuera una divorciada viviendo en Los Angeles, podría parecerse a esto. Dato curioso: Edelstein pudo haber protagonizado SATC como Carrie Bradshaw.

Younger (2015)

El creador de Sex and the City, Darren Star, volvió a triunfar con esta sorprendentemente encantadora gema sobre una mujer de 40años (Sutton Foster) posando como una mujer de 26 años en el salvaje mundo de la publicidad en Manhattan. Como el hit original de Star, Younger no se intimida ante temas como el sexo, y Patricia Field, la diseñadora detrás del memorable vestuario de las protagonistas de SATC, ayuda a crear la moda guiada por los personajes de Younger.

Como bonificación, Younger es más peculiar y tiene más Aidans que Mr. Bigs.

Insecure (2016)

Si Insecure es como Sex and the City, tiene más que ver con su apreciación de la ciudad. En este caso, son áreas olvidadas de Los Angeles las que están en el ADN de la serie.

Girlfriends y no Sex and the City es el verdadero predecesor de la comedia de Issa Rae en HBO, que tiene como showrunner a Prentice Penny, quien trabajó también en Girlfriends. (Incluso hay una referencia a la serie de la CW en el primer episodio). Tanto Girlfriends como Insecure son revolucionarios en su forma auténtica y sexy de abordar historias sobre mujeres negras y sus amistades. Insecure lo lleva un paso más allá con su retrato de la vida millennial afroamericana —desde relaciones íntimas hasta microagresiones en el entorno laboral.

Divorce (2016)

Las comparaciones fueron inevitables cuando Sarah Jessica Parker regresó a HBO en 2016 para protagonizar esta tragicomedia sobre una pareja de mediana edad recientemente separada. ¿El veredicto? Definitivamente no es el nuevo Sex and the City.

The Bold Type (2017)

Esta serie de Freeform sobre un grupo de mujeres en sus veintes escalando en una revista de moda tipo Cosmopolitan es la tragicomedia más reciente en recordarnos la intensidad de las amistades de SATC. A 20 años de la serie de HBO, es más juvenil, más seria y más diversa.

También es sorprendentemente buena.

“Es parte drama de periodismo, parte comedia tipo Sex and the City sobre crear lazos entre amigas con sexo y romance; está interesada igual en ser ambas al mismo tiempo, de la mejor manera posible. Y lo logra mejor de lo que uno podría suponer”, escribió Matt Zoller en Vulture.