Llega a librerías la edición definitiva de El libro secreto de Frida Kahlo, una novela de realismo mágico que explora la relación de la pintora con la muerte.

Hace una década, la elusiva autora Alexandra Scheiman sorprendió al mundo con Hierba Santa, una novela fantástica sobre la vida, muerte y recetas de cocina de la pintora mexicana Frida Kahlo. La popularidad del libro explotó fuera de México, aunque la negativa de Scheiman a dar entrevistas apagó el entusiasmo por el volumen en su país de origen.

Diez años después, Editorial Océano vuelve a lanzar este libro en una edición definitiva, con prólogo de Laura Esquivel y con un par de cambios significativos: el título El libro secreto de Frida Kahlo —más vendible que el misterioso Hierba Santa— y el verdadero nombre de Scheiman, Francisco G. Haghenbeck (El diablo me obligó).

Portada de 'Hierba Santa', de Alexandra Scheiman
Portada de 'Hierba Santa', de Alexandra Scheiman

Tras diez años de vivir bajo la sombra de un seudónimo, Haghenbeck por fin recupera la autoría de una de sus novelas más célebres, cuyo éxito no había podido disfrutar a gusto. “Fue una mala decisión de un editor. Pero a lo mejor era necesaria para que pasara todo lo que tuvo que pasar”, dice en entrevista con mexico.com. “Al principio el libro no tuvo vida en México… Entonces es hermoso que regrese a su país con esta edición tan bonita y en especial con el prólogo de Laura Esquivel, que es para mí un honor porque el libro lo escribí como un gran homenaje a su obra”.

El libro secreto de Frida Kahlo es muy distinto tanto en género como en estilo al resto de la obra de Haghenbeck, quien es mejor conocido por sus novelas policiacas y juveniles. “Creo que también habla de que no es necesario encasillar a los escritores en un tema”, reflexiona sobre la posibilidad de saltar entre temas como hacen a veces los directores de cine. “Creo que podemos tener distintas voces y aspiraciones. Distintos gustos para que cada libro sea distinto”.

Francisco G. Haghenbeck, autor de 'El libro secreto de Frida'
Francisco G. Haghenbeck, autor de 'El libro secreto de Frida'

Frida y la cocina

El libro secreto de Frida Kahlo cuenta la vida de la pintora desde dos aristas curiosas: su relación con la Madrina Muerte y su relación con la cocina. No es que a Kahlo le gustara cocinar, sino que a través de algo tan vivo como es la alimentación, rendía homenaje cada año en su altar de muertos a la Madrina que le permitió vivir después del accidente de tranvía que cambió su destino en la adolescencia.

“Más allá de una biografía de Frida, yo creo que el libro es una fábula”, explica Haghenbeck, consciente de que la Frida que escribió es más una construcción imaginaria que un reflejo fidedigno. “Nunca traté de hacer una biografía, aunque está apegado lo más posible. En el libro de pronto aparece la muerte, aparecen fantasmas, cosas así que son fantásticas, no puede ser tan biográfico. Sí creo que es como una fábula, usando el pretexto de Frida, que habla más que nada sobre la mexicanidad, dónde está la comida, dónde están las tradiciones”.

Portada de 'El libro secreto de Frida Kahlo'
Portada de 'El libro secreto de Frida Kahlo'

Realismo mágico

La escritura de esta novela, cuya inspiración está en el realismo mágico y en Como agua para chocolate de Laura Esquivel, fue un acercamiento complejo para Francisco Haghenbeck. Tenía que lograr contar su historia sin que el peso de una protagonista tan impactante abrumara lo que él quería decir. “Agarré lo que pensé que me servía para esta historia y la construí, porque más que construir la historia de Frida, construí la historia que yo quería contar que es la relación que tiene Frida con la muerte. Nunca dijimos que fuera una biografía, entonces se puede jugar un poco más con la imaginación y la fantasía.”

El libro secreto de Frida Kahlo llega a librerías en un nuevo auge de la Fridamanía. Esta fascinación eterna con la pintora trasciende fronteras y generaciones, con su espíritu presente en todo tipo de memorabilia: desde exhibiciones en museos hasta líneas de equipaje. Haghenbeck explica así el porqué de esta admiración global: “Plásticamente, visualmente, todo en ella es distinto. Hasta parece una marca registrada, que así lo pensó ella: se creaba a sí misma. Creó un personaje y supo venderse con él y fue un éxito. El vestirse así, usar esos peinados, hizo una marca con parte realidad, parte mito. Es la historia de una marca exitosa.”

Con apariciones fantasmales y una delgada línea que a veces se borra entre el mundo de los vivos y el de los muertos, El libro secreto de Frida Kahlo explora la vida de la artista en clave de realismo mágico. Sin embargo, Haghenbeck aboga por retirar para siempre esa etiqueta: “Yo creo que ya hay que quitar el nombre de ‘realismo mágico’ porque ya suena como arcaico, ya suena como a los setenta. Suena como hippie. Hay que quitarlo y ponerle la nueva etiqueta de ‘literatura de lo insólito’”, concluyó.