Estamos a unos episodios del final de Game of Thrones, la serie de televisión más exitosa en la historia de HBO. Desde sus inicios, este show ha sido criticado por el trato que le da a las mujeres como herramientas sexuales. Sin embargo, también nos ha regalado a algunos de los personajes femeninos más poderosos e interesantes de la televisión actual.

Habrá spoilers de la octava temporada de Game of Thrones, así que continúa leyendo bajo tu propio riesgo.

Ellas son algunas de las mujeres empoderadas más increíbles de Game of Thrones:

Lyanna Mormont (Bella Ramsey)

La criticaron por su edad y por su género, pero la joven líder de la casa Mormont demostró que nada ni nadie le impedirían pelear por su gente. La actriz Bella Ramsey se integró a la serie en su sexta temporada y desde el primer momento capturó a la audiencia. Cuando la guerra por el trono acabó con el resto de su familia, Lyanna Mormont tomó el mando y se convirtió en una líder feroz y una guerrera valiente. Su muerte nos dolió a todos, pero Lady Osa no cayó sola: se llevó a un gigante zombificado con ella.

Lyanna Mormont
Lyanna Mormont

Brienne de Tarth (Gwendoline Christie)

Lady Brienne retó a las tradiciones de su sociedad y dedicó su vida a conseguir su máximo sueño: ser un caballero de los Siete Reinos. La guerrera ha vivido muchas batallas y nunca se ha rendido. Además es la viva imagen de la lealtad; una vez que estás en su lista de personas cercanas, nunca dejará de protegerte. Su historia ha sido cruel en algunos momentos, pero ha logrado sobreponerse a todo obstáculo y en el camino entrenó al joven Podrick para que sea un guerrero tan eficiente y feroz como ella.

Brienne de Tarth
Brienne de Tarth

Sansa Stark (Sophie Turner)

El camino de Sansa ha sido de los más interesantes y complejos en la serie. Inició como una niña mimada a quien le importaba más ser la princesa del cuento que la supervivencia de su familia. Sin embargo, se enfrentó a tantas cosas horribles (dos relaciones de pareja abusivas y violentas, la muerte de la mitad de su familia, ser usada como moneda de cambio por supuestos aliados, por mencionar algunas) que creció y aprendió en el camino. Sansa Stark se convirtió en la líder de su casa y en una jugadora política astuta. Además arregló su relación con su hermana e hizo justicia contra su opresor y el culpable de la mayoría de sus desgracias: Petyr Baelish, Meñique.

Sansa Stark
Sansa Stark

Daenerys Targaryen (Emilia Clarke)

La Reina de los Dragones fue vendida por su hermano a cambio de un ejército. Al inicio de esta historia era una adolescente medio tímida que tuvo que aprender a tomar el control de su vida y que desde entonces se dedicó a liberar a naciones enteras de las cadenas de sus opresores. No siempre toma las mejores decisiones pero se esfuerza por ser una buena gobernante y se apoya en consejeros a quienes escucha aunque no siempre coincidan con ella. Desde la muerte de su primer esposo ha estado en absoluto control de su sexualidad y ha decidido qué hace con quién y por cuánto tiempo, una libertad que la mayoría de las mujeres en esta serie no han tenido. Ah y salió ilesa del fuego para convertirse en la madre de tres dragones: Drogon, Viserion y Rhaegon.

Daenerys Targaryen
Daenerys Targaryen

Cersei Lannister (Lena Headey)

Los métodos de Cersei definitivamente no son éticos y sus intenciones suelen ser despreciables. Creció en una familia donde ser mujer era casi un pecado que le impidió convertirse en la heredera legítima de su padre a pesar de ser la mayor de tres hermanos. La casaron a la fuerza con un rey para acercar a los Lannister al poder y al dinero y aunque le tomó muchos años, ella sola se deshizo de esa prisión. Cersei ha vivido la muerte de sus tres hijos, la traición de su enamorado y la destrucción de su mundo inmediato. A pesar de ello, logró su meta última: vencer a sus enemigos y ocupar el Trono de Hierro… al menos hasta que Daenerys venga a King’s Landing a reclamarlo.

Cersei Lannister
Cersei Lannister

Gilly (Hannah Murray)

Esta joven salvaje no recibe el crédito que se merece. Tuvo una infancia violenta y llena de abuso físico y sexual pero logró sobreponerse a ello. Ha seguido a Sam por todo el mundo y lo ha ayudado a tener más confianza en sí mismo; encontraron una dinámica de pareja saludable y están criando un hijo. Gilly ha sabido encontrar espacios seguros y reclamó su derecho a la educación y el conocimiento, aprendiendo a leer e informándose sobre la historia del país y sociedad a los que se integró. Es valiente y lucha cuando es necesario, pero su camino de empoderamiento no ha sido para convertirse en una peleadora, sino en una persona compasiva y empática.

Gilly
Gilly

Olenna Tyrell (Diana Rigg)

La Reina de las Espinas, matriarca de la casa Tyrell, demostró en todo momento estar por encima de cualquier autoridad masculina: fue astuta, inteligente y despiadada. Su casa se extinguió porque no siguieron sus consejos, pero todo lo que ella hizo fue para asegurarse de que su nieta no tuviera que sufrir demasiado en el juego político. Aunque fue vencida por sus enemigos, se quedó con el gusto de la venganza.

Olenna Tyrell
Olenna Tyrell

Melisandre de Asshai (Carice van Houten)

Esta sacerdotisa de R’hllor ha sido odiada por mucha gente debido a sus formas salvajes de ejercer la magia. Melisandre llegó a Westeros guiada por sus propias visiones proféticas acerca de Azor Ahai, el príncipe que salvaría al mundo de una larga noche. Durante siete temporadas, esta mujer ha usado su magia para cumplir con un propósito más grande que su propia vida, dedicada completamente al servicio de su religión. Como las brujas de la antigüedad, Melisandre utilizó su sabiduría y conocimientos prácticos para ayudar a distintos personajes a alcanzar metas importantes – aunque en el proceso lastimó a mucha gente. Sus poderes y convicción fueron fundamentales para la victoria de la luz sobre la oscuridad.

Melisandre de Asshai
Melisandre de Asshai

Arya Stark (Maisie Williams)

Desde su primera aparición, Arya Stark le dijo al mundo que ella no sería una dama que se sienta a bordar y a ser la señorita perfecta. Su padre, Ned, comprendió que sería inútil obligarla y mejor la entrenó desde niña para ser una gran guerrera. La vida la llevó hasta otro continente, donde su entrenamiento la convirtió en una asesina despiadada. Arya luchó contra estereotipos de género toda su vida y cuando por fin regresó a casa aprendió a tener una sana relación con su hermana, el polo opuesto de su propia personalidad. Finalmente tuvo dos grandes momentos que definieron su participación en la octava temporada de Game of Thrones: decidió cómo, dónde y con quién viviría su sexualidad y al día siguiente destruyó con sus propias manos al peor enemigo de los Siete Reinos: el Rey de la Noche o Night King.

Arya Stark
Arya Stark

El final de Game of Thrones se transmitirá el domingo 19 de mayo a las 8 pm por HBO.