En julio de 2018, Disney tomó la decisión de despedir a James Gunn de Guardianes de la Galaxia vol. 3, esto luego de que una serie de tuits en los que bromeaba sobre temas como pedofilia y violaciones resurgieran una década después de su publicación.

“Las actitudes ofensivas y las afirmaciones descubiertas en el Twitter de James son indefendibles e inconsistentes con los valores de nuestro estudio. Hemos cortado relaciones profesionales con él”, dijo en un comunicado Alan Horn, presidente de Walt Disney Studios, al anunciar su salida del proyecto que dirigió y escribió.

Finalmente, en marzo de 2019, Disney anunció que el guion de Guardianes de la Galaxia vol. 3 de Gunn sí llegaría a la pantalla bajo su dirección.

En entrevista con Deadline, el cineasta habló por primera vez sobre lo que sucedió en aquel momento asegurando que se ha sentido mal por algún tiempo “sobre la forma en que hablé públicamente [...] Sé que a la gente le han dolido las cosas que he dicho —y esa sigue siendo mi responsabilidad—. No fui compasivo como debí ser. Me siento mal por eso y asumo toda la responsabilidad. Disney tenía todo el derecho de despedirme. Esto no fue un problema de libertad de expresión. Dije algo que no les gustó y tenían todo el derecho de despedirme”, señaló al hablar sobre su despido.

Aseguró que durante mucho tiempo sintió enojo consigo mismo “realmente tuve que poder eso de un lado [...] Tenía que darme cuenta de lo que necesitaba hacer de manera diferente en mi vida. Eso fue parte de todo esto”.

“La cantidad de amor que sentí de mis amigos, mi familia y la gente de la comunidad fue absolutamente abrumadora”, destacó el amor que recibió de muchos de sus colegas y por parte del elenco de la cinta quienes, al enterarse de su despido, se manifestaron.

Al quedar fuera de Guardians of the Galaxy Vol. 3 (del MCU), Gunn fue contactado por el equipo detrás de Suicide Squad para escribir el guion y dirigir la segunda entrega de la historia que forma parte del universo rival DC Comics, lo cual no impidió su regreso.