Las vacaciones perfectas de un cinéfilo (y las de un amante del 'museanding’) podrían tener como destino alguno de estos museos, todos inspirados en la magia del séptimo arte.

Si alguna vez quisiste entrar en una escena de una película de James Bond o te mueres de ganas de leer cada título de la biblioteca sobre cine más importante del mundo, estos destinos son ideales para cinéfilos. Recorre el mundo mientras aprendes más sobre tus películas, directores y estudios favoritos.

007 Elements

Este museo dedicado al súper agente secreto James Bond fue inaugurado en el verano de 2018. 007 Elements se encuentra en un pico alpino en Austria y la única vía de llegada es por funicular desde una estación de esquí —Sölden—. La entrada cuesta 22 euros que incluyen el paseo en funicular. Este edificio parece enterrado en el hielo de la montaña y está construido con hormigón, acero y vidrio. La exhibición interactiva abarca más de 50 años de historia cinematográfica del personaje, así como las 24 películas estrenadas hasta ahora. Hay utilería de las cintas, algunos autos como el Jaguar CX-75 que aparece en Spectre, y un toque extra especial es que fue diseñado por Neal Callow, diseñador de arte de las últimas cuatro películas de la saga.

Lo que el viento se llevó

Para los cinéfilos clásicos, el Museo de Lo que el viento se llevó en Marietta, Georgia, es un destino indispensable. Decorado a detalle para recordar los tiempos de la Guerra Civil estadounidense, este museo es como un viaje en el tiempo y al interior de la película dirigida por Victor Fleming en 1939 y protagonizada por Vivien Leigh como la icónica Scarlett O’Hara. Recientemente, el museo se mudó dentro de misma ciudad y ahora puede visitarse en Brumby Hall, un edificio que evoca los tiempos de Margaret Mitchell, autora de la novela en la que está basada esta cinta. En su colección destacan piezas originales de vestuario, memorabilia de la cinta y una sección educativa.

Rancho Obi-Wan

Ubicado en el área de Petaluma, California, Rancho Obi-Wan es la colección privada de Star Wars más grande del mundo. Los tours guiados cuestan 75 dólares, pero este museo es una organización no lucrativa con la misión de conservar, documentar y recolectar la historia de esta saga para el futuro. También tiene un arcade para divertirse con juegos relacionados con el universo de Star Wars. Partes de esta colección, creada por Steve Sansweet, suelen viajar a distintas convenciones alrededor del mundo para celebrar a los personajes de la saga.

Cineteca Nacional

Aunque la Galería de la Cineteca Nacional en la Ciudad de México no tiene una exhibición permanente de la historia del cine mexicano o internacional, su espacio de exposiciones ha recibido muestras espectaculares sobre autores fundamentales en el desarrollo del séptimo arte. En años anteriores ha abierto sus puertas a exhibiciones sobre Stanley Kubrick y los estudios de animación de Walt Disney y próximamente será sede de una experiencia inmersiva inspirada en el cine de Alfred Hitchcock.

The Hollywood Museum

El Museo de Hollywood es una de las atracciones turísticas más populares de Los Ángeles. La historia del cine y la televisión estadounidense en casi 10 mil piezas de memorabilia, entre las que se encuentra el icónico vestido de un millón de dólares de Marilyn Monroe. Constantemente tiene exhibiciones temporales que cubren temas como la representación de la comunidad LGBTTTQI en el cine, retrospectivas a figuras específicas de la industria, o dioramas de películas icónicas.

Cinemateca Francesa

El Museo de la Cinemateca, en París, Francia, es probablemente el museo del cine más importante del mundo. Con más de 600 objetos expuestos, su muestra permanente registra el desarrollo del cine desde los dispositivos autómatas que lo precedieron hasta utilería de cintas clásicas de la cinematografía francesa y europea en general. Además, el edificio que alberga a este museo fue diseñado por Frank Gehry y su sala de proyecciones es de las más concurridas debido a su impecable selección de retrospectivas. La joya de esta corona es su biblioteca de consulta, abierta al público con sus más de 12 mil películas, 25 mil reseñas de prensa y más de 23 mil títulos bibliográficos.

Mad Max Museum

En 2010, Adrian Bennett inauguró el Museo de Mad Max 2, un templo para su amor por la película distópica de George Miller. El fanatismo de Bennett por la saga es tal que se mudó a una de las comunidades en Australia donde se filmó Mad Max 2: Silverton. Ahí fundó el museo a partir de su colección personal de utilería, piezas a escala, fotogramas e incluso réplicas de los automóviles que aparecen en la película.

Posted by Mad Max Museum, Silverton NSW. Mad Max 2 -The Roadwarrior on Saturday, September 9, 2017