Wilson y Juan viajan en carretera hacia la playa. Amigos desde hace muchos años, crecieron juntos en Ciudad Satélite, a las afueras de la Ciudad de México. En una maleta llevan un tesoro invaluable: decenas de joyas y objetos arqueológicos que se robaron del Museo Nacional de Antropología en la Nochebuena de 1985. Estos dos jóvenes son los protagonistas de Museo, el segundo largometraje de Alonso Ruizpalacios (Güeros), que se proyectará como parte de la Selección Oficial del Festival Internacional de Cine de Morelia y tendrá su estreno comercial en México el 26 de octubre.

Aunque Museo está basada en una historia real (el robo al museo sí sucedió), los ladrones y sus motivos han sido reescritos por el director y el coguionista Manuel Alcalá. “Fue un proceso de descubrir la historia que me interesaba contar y poco a poco nos fuimos separando más y más de la historia real”, explica en un encuentro con medios de comunicación Alonso Ruizpalacios. “Fue un proceso muy intuitivo hasta que nos dimos cuenta de que teníamos que tomar la desviación de la ficción y empezamos a liberarnos, comenzamos a quitar a los personajes reales y cobró vida propia el guion”.

Los protagonistas de la cinta son Gael García como Juan y Leonardo Ortizgris como Wilson, dos universitarios satelucos que toman una serie de malas decisiones que los meten en líos con la justicia a nivel federal. Museo cuenta varias historias al mismo tiempo: la de la planeación y ejecución de un robo que marcó al México contemporáneo, la de la amistad entre Wilson y Juan y la de la compleja relación de Juan con una familia a la que siente que no pertenece.

Museo combina la película de carretera con una aventura criminal. El peso de la cinta está en la interacción entre Juan y Wilson, las mentes detrás del robo y cuyos principios y dilemas morales le dan forma a esta historia. Juan es el más dominante de ambos amigos, mientras que Wilson, más tímido, se deja llevar por las ideas del primero aunque no esté del todo convencido de ellas. Ante un futuro gris y sin perspectivas interesantes de vida, los dos asaltan el Museo Nacional de Antropología y roban más de cien piezas arqueológicas de gran valor cultural y económico. Una vez resuelto ese paso, surge un problema: ¿a quién venderle el botín más grande de la década?

Los personajes de Museo son mayores en edad a los de Güeros, pero sus personalidades e historias conservan ciertos ejes temáticos que le interesa seguir contando a Ruizpalacios. “Quise focalizar este tema que de alguna manera había explorado en Güeros de una juventud extraviada, de juventud sin destino”, cuenta el director. “Fue otra manera de hablar de la Ciudad de México, que me fascina; también del propio museo y el otro gran tema que me interesó fue la paternidad, la relación entre Juan y su padre… pensé que ahí había una gran historia de decepción y de expectativas y nos pusimos a imaginar esa relación”.

Aunque se hablará más de Gael García por tratarse de uno de los actores favoritos del cine mexicano a nivel internacional, Leonardo Ortizgris brilla en cada escena en la que participa. El actor es colaborador frecuente de Ruizpalacios, quien lo ha dirigido en Güeros, la serie Aquí en la Tierra y en obras de teatro. “El desafío era un poco trabajar con Gael, porque llegó a una familia que ya existía”, cuenta el actor, cuya interpretación de un Wilson vulnerable y retraído contrasta de manera encantadora con el más cínico y retador Juan. “Gael es un actor súper generoso, muy abierto, que me dio mucha confianza confianza para poder trabajar la ficción y la relación y creo que eso se ve en pantalla”.

Mientras que Wilson es un personaje menos agresivo que Juan, este se ve en constante conflicto con su familia, un estereotipo de clase media de los años ochenta. Liderada por las interpretaciones de Lisa Owen y Alfredo Castro, la familia Núñez es el clásico hogar chilango de la época: ruidoso, un poco hipócrita, más preocupado por el qué dirán que por los vínculos entre ellos mismos.

“Alonso quería construir a la familia de Juan Núñez para conocerlo mejor y luego padecer con él la serie de pésimas decisiones que va tomando”, explica la actriz Ilse Salas, quien interpreta a Chiva, la hermana favorita de Juan y la única con quien parece tener una relación afectiva. “Para eso debía haber un vínculo entrañable y construir esta familia… esa calidez tiene mucho trabajo detrás y crea una conexión con Juan que te hace sentirlo cuando se equivoca una y otra vez”.

Gael García Bernal y Leonardo Ortizgris en la filmación de Museo
Gael García Bernal y Leonardo Ortizgris en la filmación de Museo

Otra fortaleza de esta película es el magistral manejo de recursos por parte de Alonso Ruizpalacios, quien aprovecha el excelente diseño de producción de Sandra Cabriada (la reproducción de las salas del Museo Nacional de Antropología está fuera de este mundo) y juega con la profundidad de campo y los encuadres cerrados para presentar postales del México de los años ochenta sin comprometer su historia ni transformar la pantalla en una vitrina de curiosidades.

“Hacer época en México siempre es muy complicado porque tenemos presupuestos muy pequeños para lo que se necesita”, agrega. “Haces cosas que solitas te van dictando la forma de la película, se vuelven parte del lenguaje pero empiezan como una solución práctica”.

Ruizpalacios respeta la época pero no se aferra a ella, así como aprendió también a adaptar la historia a sus necesidades narrativas. “En ningún momento pretende ser un documental del asunto y también hablamos del juego de cómo se construyen las historias y quién cuenta la Historia, con H mayúscula”, concluye.

Museo se estrenará en México en cines comerciales el viernes 26 de octubre de y después llegará a la plataforma online premium de YouTube, que adquirió los derechos de distribución internacional de la cinta.