Los secretos al rededor de la película Roma, de Alfonso Cuarón siguen siendo desvelados. Primero, las grabaciones fueron casi blindadas para no revelar material, después, el guion era un elemento que ni los actores tuvieron en sus manos, y aunque ya varias personas han logrado ver la cinta en festivales de cine y en algunas proyecciones en el Cine Tonalá, no se sabía cuándo estaría por fin en cines, a la vista de todo mundo.

Una peculiaridad que distingue a esta película es que es una producción original de Netflix, lo cual lleva a un tipo de embargo para que no se estrene en streaming sino en cines, pero por tiempo limitado.

“Para aquellos que quieran ver Roma en la pantalla más grande posible, en algunos mercados selectos habrá la posibilidad de verla en los cines y en streaming”, aseguró Netflix en Twitter.

Así, anunció que esta cinta se estrenará el 21 de noviembre en cines selectos en México, Nueva York y Los Ángeles. El 29 del mismo mes, también se estrenará en otras ciudades del mundo como Londres para dar paso a un estreno más integral hasta el 7 de diciembre.

El 21 de noviembre supone un adelanto al estreno global de ROMA como parte del catálogo, el cual se estableció para el 14 de diciembre con su estreno mundial en más de 20 países. La proyección del último largometraje de Alfonso Cuarón será por tiempo limitado porque luego estará en Netflix, que aún no revela la fecha en que saldrá de las salas de cine.

Por si no sabes de qué va Roma, no queremos arruinarte la trama, pero podemos decir que es una película con una trama sencilla que encuentra complicaciones humanas muy profundas; todo esto a través de su protagonista, Cleo (Yalitza Aparicio), una oaxaqueña que trabaja como empleada doméstica y nana con una familia de clase media en la Ciudad de México a principios de los años 1970. Es una genialidad más de este director mexicano que ya ganó con ella el León de Oro en la edición 2018 del Festival de Venecia.

Y aunque puedas verla una y otra vez en Netflix cuando por fin salga como parte del catálogo, debemos advertirte que es un error no ir al cine a verla. Los efectos de sonido, la meticulosidad del diseño de producción (de Eugenio Caballero) y la fotografía en blanco y negro son algo que debe verse en pantalla grande.