¿Qué hacer con los residuos sólidos? La pregunta es importante en cualquier lugar del mundo, pero en Holanda encontraron una respuesta única: reciclar para crear espacios públicos.

Recycled Park Foundation es una organización que se ocupa de recuperar la basura de los ríos, mientras que el puerto de la ciudad holandesa de Rotterdam, los convierte en islas flotantes en las que las personas pueden relajarse y descansar sobre el agua.

Este primer parque de bolsillo flotante —integrado por pequeñas islas hexagonales— comprende una extensión de 140 metros cuadrados y está hecho exclusivamente de desechos de plástico reciclado que recogieron a través de unas trampas que diseñaron y pusieron a flotar en los ríos de la ciudad, el movimiento del agua es lo que permitió que atraparan la basura.

Puede que esto aún no se vea en México, pero es un ejemplo inspirador para generar menos basura y, a la par, crear cosas hermosas a partir de la basura.

El ciclo para llegar a las islas flotantes es recolectar el plástico de los ríos por medio de trampas, posteriormente clasificarlo para que pase por el tratamiento de reciclaje y así convertirse en las paredes hexagonales que formarán el esqueleto de lo que terminará siendo un parque flotante.
El ciclo para llegar a las islas flotantes es recolectar el plástico de los ríos por medio de trampas, posteriormente clasificarlo para que pase por el tratamiento de reciclaje y así convertirse en las paredes hexagonales que formarán el esqueleto de lo que terminará siendo un parque flotante.

“Cuando recuperamos el plástico directamente en nuestras ciudades y puertos, prevenimos el crecimiento de la sopa de plástico de nuestros mares y océanos”, comenta Ramon Knoester, fundador de esta iniciativa, a Designboom.

Además de ser lugares de esparcimiento para los habitantes de Rotterdam, estas islas permiten el desarrollo de especies vegetales y organismos como caracoles, escarabajos, pequeños peces e incluso patos que se alimentan de lo que crece alrededor de estas estructuras.