La comida Peruana vive su mejor momento, los chefs más premiados de Latinoamérica son de ahí y cada vez más el mundo de la gastronomía internacional se vuelca a la experiencia de probar sus sabores variados y sus platos que obviamente incluyen ceviches y mariscos, pero que van mucho más allá.

Un ejemplo de la buena cocina peruana que puede encontrarse en la Ciudad de México es el recién reinaugurado restaurante Pisco, ubicado en la colonia Anzures.

Se presenta como “Pisco, la experiencia peruana”, y aunque el chef a cargo de las creaciones culinarias es Daniel Ramírez, la curaduría de la carta es de la chef Yerika Muñoz, reconocida por ser una de las embajadoras de la cocina peruana en nuestro país.

“Son platos típicamente peruanos, pero adaptados al paladar mexicano”, explicó la chef. Añadió que las recetas están basadas en las tradiciones del país sudamericano, pero para dar frescura a cada plato se han usado ingredientes locales que no restan para nada sabor.

Este restaurante solía llamarse Pisco Grill Music Hall, pero ahora en esta nueva faceta es simplemente Pisco. Entre la renovación se incluyó un cambio en el diseño del mobiliario, la decoración y obviamente la carta, que como un plus, incluye los gramos de cada plato y las calorías, para que el cliente pueda tomar las mejores decisiones.

El menú de Pisco

Ir a comer a Pisco es abrir la mente a sabores distintos, pues los mexicanos estamos muy acostumbrados a comer mariscos, tubérculos y maíz, pero estas combinaciones nos sacan de esa zona ya muy explorada.

Se recomienda empezar por un ceviche peruano. El pescado es sumamente fresco y suave y se acompaña de cebolla morada, granos de elote y camote; todo está cocido al limón y leche de tigre. Es una buena idea acompañarlo de un pisco sour de maracuyá (para mi gusto está un poco dulce, pero hace buen contraste con la acidez del ceviche).

En la carta hay otros ceviches que incluyen camarón, pulpo y diversos pescados de temporada.

Otra de las entradas frías bien típicas de la cocina peruana son las causas, aquí tienen de dos: una está rellena de atún y lleva ceviche arriba y otra está hecha de pollo. La base s de papa cocida con ají.

La carta también tiene entradas calientes como anticuchos (brochetas) de corazón de ternera o de pollo con salsa anticuchera o una papa rellena de carne de res.

Para los que aman comer mariscos bien condimentados, está la Parihuela, una sopa a base de jitomate con pescados, frutos del mar y tubérculos. Otra gran opción es el Chilcano de pescado (caldo de pescado con yuca y arroz).

Entre lo que pudimos probar, uno de los favoritos fue el pulpo a la parrilla: suave, macerado con salsa anticuchera, acompañado con papa y salsa a la huancaina.

Para acompañar, puedes pedir el clásico pisco sur o una inca cola, la bebida más popular en Perú.

Los arroces con mariscos o pollo son otro clásico de la cocina peruana que aquí no falla. Hay la versión más italiana con pastas como fetuccini o tallarines.

Pero si lo que quieres es ya un plato fuerte que te sacie completamente, pide un Lomo a lo pobre (que de pobre tiene nada). Consiste en una base crocante de frijol peruano con arroz y encima van unas tiras de filete de res salteado con jitomate y cebolla, todo se corona con un huevito estrellado y se acompaña con un plátano dominico frito.

Este plato te lleva de lo crujiente a lo jugoso de la carne y a una mixtura de dulce con salado que sabe muy bien en combinación.

Para terminar, se pueden pedir diversos antojos de la pastelería que tienen ahí al lado, pero si se quiere algo más tradicional, hay que ir por un Suspiro limeño. Es el postre típico de la cocina peruana y consiste en un un manjar blanco con un merengue; es dulce, pero se puede acompañar muy bien con un café o con una infusión de coca.

Cada plato es propio de una región de Perú, por lo que se puede tener la seguridad de que al probar varios platos de la carta, se estará conociendo gran parte de la gastronomía peruana.

Están ya vendiendo productos peruanos, por si quieres llevar un poco de estos sabores a casa. El precio promedio para una comida completa (entrada, plato fuerte, bebida y postre) ronda los 600 pesos, pero se recomienda pedir varios platos para probar más y compartir.

Pisco está en Eje 3 Poniente, Av. Thiers 232, Anzures, CDMX. Abre domingo y lunes de 13:00 a 18:00 horas y de martes a sábados de 13:00 a 23:00 horas. Puedes hacer reservación al 6307 6399.