Los amantes del anime tenemos una excelente noticia: van a estrenar Neon Genesis Evangelion del director Hideaki Anno en Netflix en 2019. Y no solo será el estreno de la serie, sino también de las películas The End of Evangelion y Neon Genesis Evangelion: Death(true²). Pero... ¿por qué es algo tan importante si no es la primera vez que estrenan un anime tan reconocido en la plataforma de streaming? Te contamos a continuación.

Evangelion fue creada por el estudio Gainax y dirigida por Hideaki Anno, se transmitió por primera vez entre octubre de 1995 y marzo de 1996. Esta serie ha sido clasificada en los géneros ciencia ficción, mecha y distopía, conteniendo diversos elementos de filosofía, psicología y religión, con marcadas influencias abrahámicas. Además, sus características técnicas y temáticas, así como la complejidad y simbolismo de su historia, han hecho que sea considerada por muchos como una de las producciones más grandes del anime.

Ver Evangelion no es simplemente ponerse a disfrutar de una “caricatura” y divertirse con ella, como nos ha pasado con la mayoría de los animes famosos (Dragon Ball, Sailor Moon, Caballeros del Zodiaco, Ranma, etc.) ¡no! Ver Evangelion significa sufrir. Sí, así como lees. La primera vez que te adentras en Evangelion es casi una tortura, no entiendes lo que está sucediendo, los personajes te parecen algo irritantes, la historia cada vez es más confusa y para cuando terminas la serie te quedas como el meme de Pikachu sorprendido.

No te vamos a mentir, no importa cuántas veces la veas, nunca vas a terminar de entenderla por completo, pero es precisamente este fenómeno lo que la hace tan interesante. A diferencia de otras series, Evangelion está cargada de simbolismo y teorías psicológicas, lo que comprueba que definitivamente no es una serie pensada para niños y es algo que no les va a gustar. Tampoco te vamos a contar exactamente de qué va la historia (si es que no la has visto) pero sí te vamos a explicar los elementos que la han llevado al lugar que tiene hoy entre los fans de las animaciones japonesas.

Hablemos de psicología

Evangelion es famosa por tocar muchos temas psicológicos, ya sea por medio de los personajes, las frases que usan, los títulos de los episodios o diversos elementos que van apareciendo en la serie. Las características de los tres protagonistas evocan diversas patologías mentales: Shinji ostenta una personalidad oral; Rei, la esquizofrenia, y Asuka el trastorno narcisista de la personalidad.

Muchos de los personajes tienen profundos traumas psicológicos en relación con sus padres. ¿Te parece extraño? Porque sí lo es... Hay muchos rumores de que Hideaki Anno buscó proyectar estos temas de él mismo en la serie.

Otro punto importante es que los arquetipos de personajes son bastante atípicos. Salvo los protagonistas, ejemplos literales del psicoanálisis freudiano, nunca se puede predecir lo que algún personaje hará o lo que está pensando. De esto se deriva que la serie llegue a ser tan confusa, pues lo que tú crees estar viendo termina significando algo totalmente diferente en tus propias narices. Nos referimos a que hay muchos monólogos internos en la mayoría de los personajes mediante los cuales los conocemos mejor, o más bien cambiamos la idea que teníamos de ellos al principio. La complejidad humana es un tema que está presente durante toda la serie.

Religión

Además de la influencia psicológica y hasta filosófica, Evangelion está lleno de alusiones a la religión, como el judaísmo y el cristianismo, que juegan un papel clave para la serie. Ojo, aunque la serie tenga símbolos cristianos no significa que en realidad tenga significado religioso, recordemos en Japón esta religión no se practica, sin embargo por esto mismo resultaba atractivo para los televidentes.

Se habla de ángeles, que son tomados del Antiguo Testamento, y recordemos que el argumento de la serie está inspirado por los Escritos del Mar Muerto, el texto no canónico que relata la existencia de Lilith, la primera mujer. Se habla de Adán, del nacimiento y de la muerte, de cómo Adán y Eva fueron hechos a imagen y semejanza de Dios, de cómo Jesucristo se sacrificó por nuestros pecados, etc. En pocas palabras, de la creación de los humanos, y también de su destrucción.

Narrativa, soundtrack y guión

No es un secreto que Evangelion está basada en el dilema del erizo, un fenómeno que explora la tensión que existe entre el querer vincularnos a otros y el querer mantener nuestro espacio personal, tratar de mantener un balance. La narrativa en la serie se centra en este dilema, lo podemos ver perfectamente en las relaciones de los personajes que siempre tienen el conflicto de querer acercarse a los demás y exponerse a que les hagan daño, o preservar su espacio personal pero quedándose solos. Shinji, Asuka, Rei y Misato siempre están atrapados en formar vínculos, hacer una familia, ser amigos, quererse, y al mismo tiempo hacerse daño los unos a los otros.

El guion, aunque parece bastante sencillo y fácil de seguir, se nutre mucho de referencias bíblicas y teorías psicológicas. Al existir tantos monólogos internos, como mencionamos antes, los personajes suelen divagar mucho dentro de sí mismos, lo que hace el guión se vuelva algo mágico y de pronto sientas que estás hablando contigo mismo sin darte cuenta.

Algo que no se puede dejar escapar es la banda sonora. Todos recordamos el opening de Evangelion, y hasta lo “cantamos”, pero no es ni siquiera lo más sorprendente de la música. Shiro Sagisu compuso la mayoría de la de la música de la serie y de las películas que le sucedieron. Sagisu recibió el premio Kobe Animation 1997 por la “Mejor banda sonora”. La música es muy importante para la trama, ya que crea el ambiente sobre lo que va sucediendo y hace que sientas todo de manera exponencial.

El legado de este anime

Para terminar, Evangelion es y siempre seguirá siendo un clásico de clásicos en el mundo del anime. Considerado como uno de los mejores de todos los tiempos y que definitivamente vale la pena ver. Incluso si ya lo viste en su momento, si lo viste hace unos años o hace poco, seguirá siendo buena idea verlo nuevamente, porque siempre encontrarás un elemento nuevo que no habías notado antes y que seguro ahora podrás entender mejor.

Si no lo has visto antes, solo debemos advertirte que es una serie para pensar, si quieres algo ligero para pasar el rato y divertirte, Evangelion no es la opción. Pero si quieres un gran reto de análisis y comprensión, es todo lo que estás buscando. Muchos milennials que crecieron con esta serie tienen miedo de que las nuevas generaciones no logren apreciar la gran obra de arte que es. Tienen miedo de que dejen ir toda la simbología y representaciones de la serie y que para ellos solo sea “un anime más”. Esperemos que logre cautivar también a las nuevas generaciones.

Nosotros, por lo pronto, ya nos estamos preparando para llegar al 2019 y esperar esta maravillosa serie, pues no podemos con las ansias de disfrutar de cada uno de sus capítulos otra vez.