No todos los caminos llevan a Roma, la nueva película de Alfonso Cuarón: las muchas ganas que tenemos de verla contrastan con las pocas salas del país que la exhiben.

Y no es mala suerte el que no hayas podido conseguir boletos para verla, detrás de las salas agotadas hay un conflicto entre Netflix, coproductora y distribuidora del filme, y las cadenas Cinemex y Cinépolis.

Ante las dificultades para disfrutar Roma en cines, mucha gente ha levantado la voz y hasta el propio Alfonso Cuarón ha expresado su pesar por el hecho de que su película más íntima no pueda ser vista por tantas personas en salas.

Aunque, claro, a partir del 14 de diciembre estará en Netflix, pero ¿a qué se debe todo este problema?

La explicación de Cuarón

El director que fue reconocido con el premio Oscar al Mejor director por su película Gravedad declaró en entrevista con El Universal que las dos cadenas de cine más grande en México -Cinépolis y Cinemex- se rehusaron a distribuir su más nueva e íntima pieza, Roma.

“La película se ofreció a Cinépolis y a Cinemex pero ellos querían una ventana demasiado grande... y yo lo entiendo porque responden a su modelo económico pero es algo que está cambiando”, expresó Cuarón.



La postura de Netflix

Al respecto, la mayor plataforma de cine vía streaming aseguró que Cinépolis y Cinemex cuentan con su colaboración para exhibir Roma en la mayor cantidad de salas posibles... con una condición: que sea después del 21 de diciembre.

“Además, nos da gusto anunciar que, junto con nuestros socios de exhibición, hemos dispuesto que una parte importante de las ganancias de taquilla en México será donada a organizaciones sin fines de lucro; las cuales serán anunciadas la próxima semana cuando la película salga en cines”, manifestó Matt Brodlie, director de Adquisiciones en Netflix, a través de un comunicado de prensa.


La postura de Cinépolis

O sea sí pero no. La empresa dirigida por Alejandro Ramírez Magaña aseguró que consideran Roma una joya de la cinematografía moderna, sin embargo, parece no bastar para proyectar la película de Cuarón.

“Desafortunadamente, Roma fue vendida a Netflix cuyo modelo de negocio hasta ahora no ha contemplado la exhibición en salas de cine. En todo el mundo, las películas que se exhiben en salas de cine requieren un periodo durante el cual no estén disponibles en otras plataformas o canales. A estos periodos se les conoce coloquialmente como “ventanas”. Tanto distribuidores como exhibidores trabajamos a nivel mundial con una ventana de exhibición en salas de cine que dura aproximadamente 90 días”, expresó Cinépolis a través de un comunicado.

La cadena de distribución explicó que a pesar de haber sostenido pláticas con Netflix no llegaron a un acuerdo con respecto al tiempo de exhibición exclusiva, conocida en la industria como ‘ventana’

“Invitamos a Netflix a posponer el estreno de ROMA en su plataforma para respetar la ventana tradicional de exhibición en salas de cine y Cinépolis estará feliz de estrenarla a partir del 29 de noviembre en todos nuestros cines a nivel nacional que dan cobertura a más de 75 ciudades en todos los estados de la República Mexicana”.

Así como Netflix lo hizo, Cinépolis propuso donar el 50% de la recaudación a organizaciones sociales vinculadas con la causa del trabajo doméstico.

Por otro lado, Cinemex no ha manifestado su postura.