Eran los años 90 y no sabíamos qué tan felices solíamos ser en ese entonces. Despertabas un sábado temprano y lo primero que hacías era correr a prender la televisión para ver Los Caballeros del Zodiaco, Los Supercampeones y, obvio, Sailor Moon. En ese entonces no teníamos idea de lo que era un ánime y mucho menos de que estas “caricaturas” venían desde Japón, pero nos encantaban. Serena Tsukino, Seiya y Oliver Atom marcaron a toda una generación, sin duda los millennials hemos sido afortunados en muchos aspectos.

Hoy tenemos que hablar de Sailor Moon. El pasado 27 de octubre, TV Azteca comenzó a transmitir Sailor Moon Crystal (el “remake” de la serie de los 90) después de cuatro años de su estreno en Japón debido a que apenas este año se hizo el doblaje al español. Pero... ¿Sailor Moon Crystal? Seguro te preguntarás por qué se llama así y cuáles son las diferencias con el ánime original. No te preocupes, estamos aquí para resolver todas tus dudas.

No le vamos a dar vueltas al asunto, vale mucho la pena sin importar que seas un viejo fan de Naoko Takeuchi o si buscas nuevas aventuras en las que adentrarte. No te vamos a mentir, la nostalgia te va a ganar y verás que es el motivo perfecto para revivir las aventuras de Serena y las Sailor Scouts, con un buen argumento si te gustan las magical girls y el shoujo, además de excelentes visuales.

Como tal, esta versión no es precisamente un remake, está pensado más como un proyecto para conmemorar el 20º aniversario de la serie original, y de hecho notarás que en la nueva versión los capítulos son muchísimo menos que en la de los 90. Esto se debe a que la serie original se estaba transmitiendo casi a la par que se estaba escribiendo el manga. Por estas razones debemos hablar de algo importante para los súper fans de Sailor Moon: las diferencias entre las dos versiones.

La historia

Esta es la principal diferencia entre las dos series. Aunque esencialmente el argumento es el mismo, Sailor Moon Crystal es mucho más apegada al manga, es una versión totalmente independiente y nueva, así como también una copia más fiel de la historia original creada por Naoko Takeuchi. Por otro lado, Sailor Moon se siente un tanto más infantil, tiene toques de comedia y va dirigida a un público mucho más joven.

En la nueva versión, todos los personajes (incluidos Serena) son mucho más serios y hasta maduros, aunque siguen conservando ese toque que distingue a cada uno se nota mucho que no hay tanto humor ni matices en sus personalidades. No existe la Serena Tsukino que era torpe, llorona y enamoradiza, esa que siempre llegaba tarde a la escuela y que siempre discutía con Rei. En Crystal es mucho más enfocada a sus objetivos, es mucho más sensible en cuanto a la situación que la afecta y no hace tanto drama.

En los 90, todas estábamos enamoradas de Tuxedo Mask. Darien Chiba era cool, usaba una ropa de moda y era el chico “guapo y mayor”. Sin embargo, nadie puede olvidar el hecho de que tenía varios problemas. En primer lugar, era universitario que andaba con una niña de 14 años, no podía controlar sus poderes y ni siquiera era capaz de transformarse en Tuxedo Mask a voluntad. En Crystal, Darien es mucho más joven (16 años) y se muestra más involucrado en el conflicto, además de tener una actitud más amable que sirve para ayudar a Serena y hacerla crecer como la princesa que es.

Otro punto muy importante es que Sailor Moon Crystal no tiene censura. ¿Recuerdas que te hacían creer que Haruka y Michiru solo eran muy buenas amigas? En versiones internacionales se trató de ocultar esto por medio del doblaje (en el estadounidense se decía que eran primas), y aunque en Japón se mantuvo la esencia, no era tan explícito que existían relaciones homosexuales. En la nueva versión no hay este tipo de censuras y es evidente la relación entre estos dos personajes (y otros). La historia es mucho más libre para contar lo que tiene que contar sin tener que ocultar nada.

Cuando decidas ver Crystal, ten presente que la historia va a ser muy diferente y mucho más oscura. Podrás sentir claramente el sufrimiento de los personajes y las situaciones serán más difíciles de resolver en comparación con la serie clásica que normalmente se resolvían en un capítulo.

Arte

Seguro lo primero que pasó por tu cabeza cuando viste la nueva animación de Sailor Moon Crystal fue que era demasiado nuevo para ti, los dibujos se ven mucho más estilizados y los personajes lucen más delgados. Mucha gente criticó estos diseños, se decía que el CGI era malo y que la animación distraía demasiado. Lo que sucedió fue que se buscó adaptar los diseños originales del manga a la animación, en lugar de solo simplificarlos como se hizo en los 90.

Se pueden observar mucho más efectos visuales fluidos, y es evidente que cada detalle de Crystal está debidamente cuidado por los animadores a pesar de que mucha gente lo criticó. También podemos notar, como ya lo mencionamos anteriormente, que los personajes no tienen tantas expresiones como las tenían en los 90. Cuando Serena se enamoraba y sus ojos tomaban forma de dos corazones, o cuando se enojaba y podías notar su frustración, esos matices han quedado fuera, pero a cambio tenemos visuales mucho más detallados.

Los openings por supuesto que son diferentes. La canción de Crystal es muy alegre, y algo que la distingue es que tiene totalmente el estilo de la mayoría de los openings tradicionales en el mundo del ánime. Si estás esperando escuchar esta canción en español, todavía no la tenemos, no vamos a poder cantar a todo pulmón “UUUN CALEIDOSCOPIO ES MI CORAZÓN LUUUUZ DE LUNA GUÍA MI AMOR”.

En cuanto al doblaje, afortunadamente se lograron conservar algunas de las voces originales. Sin embargo, lo notarás un tanto diferente en cuanto los matices de voces y expresiones. Retomando uno de los puntos anteriores, en esta nueva versión y debido a que es más fiel al manga, no existen esos berrinches, llantos y enojos de los personajes, todo es un tanto más plano en cuanto a personalidades.

Hablemos de nostalgia

Si ustedes también crecieron con Sailor Moon, la nueva serie les parecerá un buen acierto. También entenderán que nada va a superar lo que la serie original les hizo sentir, ni todo lo que vivieron con ella, pero sabrán que es una hermosa conmemoración a Naoko y a Sailor Moon. Debemos entender con madurez las diferencias entre estas dos versiones, empezando por el hecho de que en los 90 la serie se trató de aligerar un poco para que fuera mejor recibida en todo el mundo.

Sailor Moon es uno de los primeros ánimes que fue distribuido internacionalmente, además de haber sido traducido en muchos idiomas, cosa que no sucedía con cualquier serie. Por otro lado, también fue de las primeras “caricaturas” que logró dar a conocer el mundo del ánime a una audiencia fuera de Japón. A pesar de que en los 90 no teníamos idea de que era algo japonés, sabíamos que era muy diferente ver Sailor Moon a ver Los Rugrats.

El punto más importante de todo esto es que, siendo muy pequeñ@s, Sailor Moon nos enseñó lo que significaba ser una guerrera. No solo hablando de luchar contra las injusticias, sino que nos enseñó también que una mujer era capaz de defenderse, de salvar el día, de amar sin medida, de expresarse y sobre todo era capaz de ser su propia heroína. En una época en la que el feminismo aún no era un tema del día a día, Sailor Moon destacó a pesar de su competencia masculina como lo era Dragon Ball o Los Caballeros del Zodiaco.

Hayas visto o no Sailor Moon anteriormente, estamos seguros de que Crystal no te va a decepcionar. A pesar de que las primeras dos temporadas fueron criticadas, la tercera cumple perfectamente con todo lo que siempre quisimos ver. Si deseas disfrutarla puedes verla todos los sábados en TV Azteca a las 12:00 horas (centro de México), seguro que ni siquiera vas a notar los pequeños cambios por la emoción que te hará sentir.

También podrías volver a ver los 200 capítulos de la serie original y llorar de felicidad mientras recuerdas tu infancia, ¿por qué no? Y si no lo haces entonces.... TE CASTIGAREMOS EN NOMBRE DE LA LUNA.