Abogada exitosa, profesionista inigualable, madre amorosa, esposa ferozmente leal. Michelle Obama es una inspiración para millones de mujeres en el mundo. Aunque la conocimos por ser esposa del primer presidente de raza negra de los Estados Unidos, Michelle Obama se ganó el respeto y admiración del mundo por sus propios méritos. Becoming, su autobiografía de reciente publicación, se convirtió en el libro que más rápido se ha vendido este año en Estados Unidos.

En noviembre de 2018 se publicó en México la traducción al español de este texto bajo el título Mi historia. En este libro, Obama narra los momentos que han marcado su vida y los obstáculos que ha debido superar. Es un testimonio encantador y profundo sobre la vida de una mujer increíble.

Nos echamos un clavado a esta historia fascinante y te contamos algunas de las piezas de información más curiosas e interesantes de la vida de Michelle Obama.

  • Michelle Obama creció en un barrio obrero en el lado sur de Chicago. Su padre era trabajador de la planta de agua de la ciudad y su madre era ama de casa. Michelle tiene un hermano mayor, Craig Robinson, quien ha dedicado su vida al basquetbol.
  • De niña, Michelle Obama quería ser pediatra porque le gustaban los niños y porque se dio cuenta de que los adultos encontraban muy satisfactoria esa respuesta cuando le preguntaban qué quería ser cuando creciera.
  • Una de las amigas más cercanas de Michelle Obama es Santita Jackson, hija del reverendo y activista por los derechos civiles Jesse Jackson. Santita iba con Michelle en la preparatoria y fue dama de honor en su boda con Barack Obama en 1992.
  • Durante sus años como estudiante en la Universidad de Princeton, Michelle Obama se sentía fuera de lugar entre sus compañeros. En sus propias palabras, se sentía como una semilla de amapola en un plato de arroz: una mujer de raza negra y de familia proletaria en un ambiente diseñado para jóvenes blancos y privilegiados.
  • Michelle conoció a su ahora esposo, Barack Obama, en la firma de abogados Sidley Austin. Ella había recibido un importante ascenso justo cuando Barack entró a trabajar como aprendiz. Le pidieron que fuera su tutora pues el joven abogado tenía mucho potencial. Primero fueron amigos y poco a poco se enamoraron.
  • Abogada de profesión, Michelle no era fan de que su esposo entrara en la política. Ella creía que había otras maneras para inspirar un cambio en la sociedad, pues desconfiaba de los políticos. 
  • El aparato de seguridad que protegía la Casa Blanca y a la familia presidencial le resultaba un tanto incómodo mientras fue Primera Dama de los Estados Unidos. Su privacidad siempre ha sido importante para ella y le tomó un tiempo acostumbrarse a estar rodeada de elementos de seguridad. “Nadie te da un manual de cómo ser Primera Dama”, escribe.
  • En la noche de la elección presidencial estadounidense de 2016, Michelle Obama se fue a dormir antes de conocer el resultado oficial. “Entendí lo que probablemente estaba sucediendo, pero no estaba lista para enfrentarlo”, escribe en Mi historia sobre el momento en el que Donald Trump, el hombre con quien estaba furiosa porque esparcía mentiras acerca de Barack Obama, ganaba la presidencia de los Estados Unidos.