Pareciera que el Universo Extendido de DC en cine se prepara para una sacudida y una renovación necesaria. A la incertidumbre del futuro de Batman por la recaída al alcoholismo de Ben Affleck se suma la aparente renuncia de Henry Cavill a seguir interpretando a Superman en las películas de esta saga de superhéroes.

De acuerdo con The Hollywood Reporter, las negociaciones entre Cavill y Warner Bros. habrían llegado a un callejón sin salida que impide al actor británico continuar participando en las cintas de este universo de superhéroes. El medio especializado reporta que problemas de agenda evitaron que Cavill tuviera un cameo en la película Shazam! que se estrenará a principios de 2019. Sin embargo, este conflicto podría haber derivado en un alto completo a la participación del actor en películas subsecuentes como Clark Kent/Superman.

No es la primera vez que Cavill vive una controversia en el mundo de Warner y DC. En 2017 se habló mucho sobre el gasto millonario para borrar digitalmente el bigote que el actor se dejó crecer para su papel en Misión imposible: Repercusión (2018). Mientras filmaba esta cinta con Tom Cruise, Cavill debió regresar a grabar escenas de La liga de la justicia (2017). El resultado fue desastroso y generó memes en redes sociales que se burlaban de la mala calidad del trabajo digital para tapar el bigote.

Días después de que se pusiera en duda el regreso de Ben Affleck como Batman a las películas de DC producidas por Warner Bros., queda también en suspenso el contrato de Henry Cavill, quien recientemente fue anunciado como protagonista de The Witcher, la próxima serie de Netflix basada en el videojuego homónimo del polaco Andrzej Sapkowski. Según reporta The Hollywood Reporter, Cavill se habría comprometido a esta producción después de encontrar dificultades en la negociación con Warner Bros. para seguir interpretando a Superman.

La manager de Cavill desmintió esta noticia a través de Twitter, asegurando que la capa roja de Superman sigue en el armario del actor y que Warner se pronunciaría al respecto la tarde del 12 de septiembre.

Un comunicado de Warner Bros. a la revista estadounidense asegura que no se han tomado decisiones acerca de las próximas películas de Superman, pero que “siempre han tenido mucho respeto y una buena relación con Henry Cavill y eso no ha cambiado”.

¿Qué sigue para Warner Bros. y DC?

La salida de Ben Affleck de esta saga pone en duda la producción de la nueva película de Batman. Affleck había sido contratado para escribir, dirigir y protagonizar la siguiente cinta enfocada únicamente en el hombre murciélago, sin embargo en enero de 2017 renunció a dirigir para enfocarse en su actuación. Matt Reeves (La guerra del planeta de los simios) fue elegido como director y la producción está en suspenso mientras Ben Affleck se encuentra en rehabilitación por alcoholismo. En redes sociales, los fans proponen a varios actores para reemplazar a Affleck, como Kit Harington (Juego de tronos) como el más popular entre ellos.

La posible salida de Cavill abre espacio a la especulación sobre el futuro del personaje, el más famoso de la saga y quien inició este universo fílmico. Por ahora, las cintas que no tienen cambios previstos y que se encuentran camino a su estreno en pantalla grande son Aquaman (diciembre de 2018), Shazam! (abril de 2019) y La Mujer Maravilla 1984 (noviembre de 2019). Mientras que el resto de la planilla en desarrollo de DC y Warner Bros. podría representar un giro significativo en su enfoque. Esto abre la posibilidad de aumentar la diversidad racial y de género en sus personajes, además de explorar superhéroes menos populares para refrescar la saga y mantener relevante al Universo Extendido de DC.

View this post on Instagram

Regram from @gal_gadot: Wonder Woman 1984 #WW84

A post shared by Wonder Woman (@wonderwomanfilm) on

Las películas de Warner Bros. y DC que se encuentran en desarrollo son: Flashpoint, protagonizada por Ezra Miller como Flash y dirigida por John Francis Daley y Jonathan Goldstein; Birds of Prey, protagonizada y producida por Margot Robbie y dirigida por Cathy Yan; una película todavía sin título sobre The Joker, protagonizada por Joaquin Phoenix y dirigida por Todd Phillips; Suicide Squad 2, dirigida por Gavin O’Connor y protagonizada por prácticamente el mismo elenco de la primera Suicide Squad; Batgirl, de la cual huyó Joss Whedon a principios de 2018 después de admitir que no tenía una historia para este icónico personaje; The Green Lantern Corps, de la cual todavía no hay un equipo anunciado pero que se presta para introducir personajes de todas las razas y géneros dada la diversidad inherente a estos personajes; New Gods, dirigida por Ava DuVernay (Una arruga en el tiempo); Blackhawk, producida por Steven Spielberg; dos proyectos individuales sobre The Joker (el de Jared Leto) y Harley Quinn; Supergirl, que podría adelantarse en producción para que la marca de la ‘S’ no pierda momentum tras la salida de Cavill; Nightwing, dirigida por Chris McKay; Justice League Dark, a la que alguna vez estuvo atado Guillermo del Toro pero ya no; y Gotham City Sirens, también con Margot Robbie involucrada.

En caso de que Cavill y Affleck realmente confirmen su salida del Universo Extendido de DC, Warner Bros. podría cambiar el orden de producción de estas cintas. Así intentaría mantenerse en la carrera con Marvel y seguir llevando a sus superhéroes al cine.