La tercera temporada de Stranger Things se estrenó en Netflix el 4 de julo, con ocho episodios para seguir las aventuras de la pandilla de Hawkins en su intento por volver a salvar el mundo. Entre conspiraciones científicas, espías internacionales y criaturas cósmicas aterradoras, los Hermanos Duffer se tomaron el tiempo para incluir algunos temas actuales en una trama ambientada en los años 1980.

Feminismo, diversidad sexual y racial y hasta la masculinidad tóxica salen a relucir en la tercera temporada de esta serie de Netflix. Aquí los analizamos. A partir de este punto hay spoilers, te lo advertimos.

1. Empoderamiento femenino

Las mujeres de Hawkins son bastante brillantes, pero la mitad del tiempo nadie los pone atención. A Joyce todavía la juzgan por su salud mental consecuencia del estrés postraumático, a Nancy no le prestan atención por ser una chica joven y los cuidadores de Eleven no confían en ella por ser casi una niña. Karen Wheeler, la mamá de Nancy y Mike incluso le explica a su hija que el mundo real es terrible en ese aspecto, pero que ella es una luchadora y podrá contra todo obstáculo. Las mujeres de Hawkins, incluyendo a Max y a Robin le demuestran a sus amigos y al resto de la ciudad que son perfectamente capaces de pensar, pelear y resolver situaciones incluso mejor que los hombres que las rodean.

Stranger Things
Stranger Things

2. Diversidad sexual

Stranger Things se ha mantenido muy al margen de la diversidad sexual en sus temporadas anteriores, pues sus personajes protagónicos siempre se mostraron alejados del espectro LGBT+. Sin embargo, hay dos momentos de esta temporada en que esa barrera empezó a romperse. Uno es durante una discusión entre Will Byers y sus amigos en la que él les reclama que ya nunca tienen tiempo para estar juntos y Mike le responde que no es culpa de ellos que no le gusten las mujeres. Esto viene después de un comentario que hace Will a su mamá, en el que le asegura que él nunca se enamorará como lo están haciendo sus amigos. No se dice de manera directa, pero se insinúa que Will podría ser homosexual o ubicarse en otro sitio dentro del espectro LGBT+.

Por otro lado, Robin, el nuevo personaje interpretado por Maya Hawke, se declara lesbiana ante Steve Harrington, quien sentía atracción por ella. En un momento de sinceridad, Robin le confiesa a Steve que cuando se conocieron en la preparatoria ella sentía celos de él porque le gustaba a una chica que le gustaba a ella. Así, de manera sencilla y sutil, los Hermanos Duffer introducen a dos personajes LGBT+ a una serie que no los había incluido hasta ahora.

(Foto: Netflix)
(Foto: Netflix)

3. Sororidad

Desde la primera temporada de Stranger Things vimos a tres mujeres brillantes formar parte importante de esta historia: Eleven, Nancy y Joyce. Sin embargo, cada una estaba en su propia área, aislada de las otras mujeres con las que podía convivir. La segunda temporada introdujo a Max, una chica de la edad de Eleven con quien puede desarrollar una amistad real. En esta temporada vemos cómo la nueva cercanía entre Eleven y Max las lleva a crecer como personas y a encontrar nuevas cosas de sus propias personalidades que no necesariamente habían descubierto.

Stranger Things
Stranger Things

4. Diversidad racial

Lucas siempre había sido el personaje que cumple con la cuota de inclusión racial de la serie. El resto del equipo siempre ha sido caucásico. Sin embargo, en esta temporada vimos a Erica, la hermana menor de Lucas, unirse a la pandilla de Hawkins para salvar al mundo. Son parte de la misma familia, pero aumentan la cantidad de personas afroamericanas que tienen interacciones reales y significativas dentro de Stranger Things.

(Foto: Netflix)
(Foto: Netflix)

5. Sexismo en el trabajo

En esta temporada vemos a Nancy, Steve y Jonathan enfrentarse a sus primeros trabajos después de la preparatoria, ya en plan de adultos responsables. Nancy y Jonathan trabajan juntos en el periódico local, pero mientras a él le dan responsabilidades reales y un trato más o menos digno como practicante de fotografía, a Nancy la tratan como si por ser mujer solo supiera servir café. Le encargan sus almuerzos, hacen comentarios sexistas frente a ella y desprecian todas sus ideas porque es mujer. Nancy lo permite al inicio porque no sabe que puede ser de otra manera, pero poco a poco se da cuenta de que su valor está mucho más allá de lo que los hombres sexistas de su trabajo puedan creer.

Stranger Things
Stranger Things

6. Masculinidad tóxica

Parte del arco de Jim Hopper este año es su incapacidad de expresar sus emociones y de quitarse las barreras de masculinidad que le han impuesto culturalmente desde niño. Durante la temporada aprende a bajar un poco sus defensas y a deconstruir los rasgos tóxicos de su masculinidad. Por otro lado, vemos a Billy, el hermano mayor de Max, sufrir momentos muy violentos. En uno de ellos, Eleven consigue meterse a sus recuerdos y descubre que la mala actitud de Billy y todos los rasgos que han hecho de él un poco un villano de Stranger Things son consecuencia del abuso físico y psicológico que ha sufrido toda la vida, desde chiquito, de parte de su papá. Billy no consigue exorcizar esos demonios, pero sí tiene suficiente conciencia de ellos para un último acto de sacrificio personal.

(Foto: Netflix)
(Foto: Netflix)

Estos fueron algunos de los momentos más interesantes y socialmente conscientes de la tercera temporada 3 de Stranger Things. La serie está disponible en Netflix.