Mucho antes de que la Roma-Condesa se convirtiera en la zona de moda del centro de la Ciudad de México, a esta taquería ya la respaldaba su barrio. El Jarocho (Tapachula 94, col. Roma) tiene 72 años de tradición y más de 30 guisados al día, todos con las recetas originales de la familia Aquino, que ha manejado este negocio desde el inicio.

“Todo empezó cuando Manuel Aquino, que era del puerto de Veracruz, puso una tortillería de esas de antes donde las tortillas se hacían a mano”, cuenta en entrevista Natalia Aquino, nieta del fundador de El Jarocho y actual gerente administrativa de la taquería. Según cuenta la historia familiar, no había muchos lugares para comer en la Roma y la gente que trabajaba en la zona se acercaba a la tortillería a pedirle a los empleados que les regalaran de los guisados que llevaban para comer.

Entonces, Manuel Aquino decidió agregarle una taquería a su negocio, que ocupaba apenas una accesoria en la esquina de Manzanillo y Tapachula. “Cuando muere el señor Manuel, se queda a cargo la señora Conchita”, agrega Natalia. “Ella fue realmente la que lo hizo crecer y ahora es un lugar bastante más grande”. Hasta la fecha, las tortillas en El Jarocho se hacen a mano y en el momento.

Tortillas hechas a mano
Tortillas hechas a mano

OJO: 👀 ¿Dónde y cómo nació el taco?

Este negocio familiar abre desde las 8:00 am con paquetes de desayunos y guisados mañaneros, como huevo en salsa verde o en chile pasilla. Por la tarde ofrecen menú ejecutivo con tacos de guisados caseros “hechos con recetas de la abuelita”, como dice Natalia. También manejan “molcajetes, arracheras, tampiqueñas y en la noche más de pastor, alambres, antojitos mexicanos. Mucha variedad de comida mexicana”.

Hay algo para cada gusto en este restaurante y aunque no son precisamente baratos (un taco de pastor cuesta $23 pesos), sus tacos más famosos valen cada peso invertido en el sabor hogareño de su cocina. “El estrella es el campechano porque no es el típico con longaniza, suadero y bistec. Es bistec con chicharrón prensado”, cuenta Aquino, que señala entre los guisados más populares de El Jarocho el de mole verde, el morita y un especial que no se encuentra en cualquier lugar, un taco de carne tártara.

El Jarocho ofrece más de 30 guisados diferentes al día
El Jarocho ofrece más de 30 guisados diferentes al día

Una sugerencia para aplacar el hambre por menos de $150 pesos sería, por ejemplo, pedir una gringa ($70 pesos) y un agua fresca (amplia variedad, por $38 pesos). Otra es comerse un par de tacos de guisado ($40 cada uno, excepto los especiales como el campechano o de chile relleno, que cuestan $50) y tomarse una cerveza bien fría (por $50 pesos).

Taquería de barrio

La familia Aquino ha crecido a la par que el restaurante y viceversa. Los 72 años de existencia de El Jarocho les han asegurado una base de comensales sólida: “Lo que más me gusta es ver al señor que venía con su hijo, que ya también trae a su nieto. Es algo de lo que más disfrutamos”, dice Natalia. “Tenemos compañeros que llevan trabajando con nosotros 40 años, eso habla mucho de la tradición y la comida”.

La calidad en el sabor y la larga tradición de El Jarocho han hecho de este restaurante un punto de referencia para la colonia. “Tenemos clientes que viven cerca y vienen todos los días, les agradecemos muchísimo”, cuenta Natalia Aquino. “Nos encanta ser un punto de referencia del barrio, con comida 100% casera, auténtica, totalmente mexicana”, concluye.

Mole verde
Mole verde

OJO AQUÍ: 👀 ¿Por qué los hombres hacen tacos y las mujeres quesadillas?

#TeFaltaBarrio en video

Para antojarte más una visita a Taquería El Jarocho, te dejamos este video que muestra un vistazo a sus 72 años de tradición.