Tezozomoc usurpó el trono de Azcapotzalco y masacró a pueblos enteros para ser reconocido como único gobernante. Estafó a sus hombres haciéndolos creer que eran aliados, pero solo los utilizó como medio para llegar a un fin y después se deshizo de ellos.

El tirano de Azcapotzalco, Tezozomoc, persiguió al verdadero heredero del trono. El heredero huyó mientras buscaba un descuido del usurpador para derrocarlo.

Esto parece la trama de un episodio de Game of Thrones, pero se trata de un pasaje de la historia del México Prehispánico.

“Tezozomoc observó satisfecho la actitud de aquellos hombres que sin saberlo habían caído en su juego. Los dejó hablar y creer que eran grandes estrategas de guerra. Los dejó hacer planes que él ya había elaborado lentamente en todas esas mañanas en que había permanecido en silencio frente al horizonte”, dice un pasaje de Tezozomoc, el tirano olvidado, libro escrito por Sofía Guadarrama Collado.

Tezozomoc; Sofia Guadarrama Collado
Tezozomoc; Sofia Guadarrama Collado

“Encontré una especie de orfandad literaria con respecto a la historia de las culturas prehispánicas y me dio un poco de tristeza. Cuando empecé a buscar más sobre el tema, sí encontré libros de historia, pero no novelas, y las que encontraba eran de extranjeros y son novelas que se publicaron hace 20 o 40 años.

“Pero autores mexicanos no lo hicieron y hay una razón: requiere muchísima investigación. Una novela histórica bien hecha requiere el doble de tiempo de investigación de lo que te tardas en escribirla”, cuenta Guadarrama Collado, también autora de la serie Grandes Tlatoanis del Imperio.

La escritora, detalla que escribió más de 10 veces la muerte del padre de Nezahualcóyotl en Tezozomoc, el tirano olvidado.

“Una novela debe hacerte llorar al menos una vez”, dijo.

Y sí, esta novela, la segunda que ha publicado en su carrera, hace ver la historia de México tan interesante como fue. Es lejana a la manera frívola en que la aprendimos en primaria y secundaria.

“Nos han vendido la historia de un México antiguo maravilloso, bonito, un edén; y entonces llega Hernán Cortés malvado y dice: ‘Los voy a matar a todos’, y ya se acabó el edén. Y ahora: ‘España pídenos perdón’”, menciona la autora. “Hay que dejar el resentimiento atrás, y los prejuicios, y empezar a ver la historia desde otra perspectiva.”

Y claro, en la historia no hay villanos o héroes cien por ciento puros. Hay humanos y a través de sus relatos, Guadarrama Collado nos muestra otro panorama del México antiguo en el que contrastaban sus bellos paisajes con la violencia que generaba la lucha por el poder.

Pero, ¿qué tantas licencias narrativas puede darse un escritor de novela histórica para no deformar la historia?

“En una novela histórica tienes una línea que no puedes rebasar nunca, la de los hechos. O aprendes a respetarla o haces lo que quieres, pero ya no puedes llamarla novela histórica”, señaló al respecto, Guadarrama Collado, aunque eso sí, admite que “hay una gran diferencia entre la química y la historia: la química es perfecta, es absoluta es inamovible. La historia no, la historia es interpretativa”.

Tezozomoc, el tirano olvidado es una novela que fue escrita hace diez años, pero Océano la reeditó. De acuerdo con su autora, esta nueva edición incluye nuevos datos acerca de la infancia y los padres de Tezozomoc que no estaban en la edición anterior.

Además cuenta con un método de escritura de términos en náhuatl diferente.

“Le incluí este método de lenguaje no castellanizado, más fácil de pronunciar.

"Cuando los españoles vinieron a América no existía en España el sonido “sh”, llegan y se encuentran con un lenguaje en el que todo es con “sh”, trataron de imitarlo fonéticamente, pero a la hora de escribir lo sustituyeron con una “x””, dice.

La decisión de sustituir las “x” por “sh” es simple, pero a la vez compleja: acercar a los lectores de habla hispana a la pronunciación correcta del náhuatl. “La idea es expandir la novela a lectores de habla hispana en otros lugares del mundo que no necesariamente están ligadas al náhuatl”, dijo.

Océano está planeando un relanzamiento paulatino de la serie Grandes Tlatoanis del Imperio, en 2019 serán publicadas Tezozomoc, el tirano olvidado y Nezahualcóyotl, el despertar del Coyote.

En 2020 Guadarrama Collado lanzará con la misma editorial dos novelas inéditas: Somos mexicas y Esplendor y Terror, ambas centradas en el imperio mexica.

Sobre las disculpas que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, solicitó al Rey de España por los daños causados por la Conquista, Guadarrama Collado explicó:

“No lo necesitamos, es absurdo. La Conquista de México no se logró solo porque Hernán Cortés llegó. Hernán Cortés tenía en Santo Domingo 18 años viviendo antes de llegar a Tenochtitlan. Él no llegó de España luego luego a conquistar.

“Él llegó a los 19 años a América, cuando se presentó con Moctezuma ya tenía 34 años y cuando lo hizo, los pueblos de alrededor ya estaban hartos de los mexicas porque los mexicas cobraban muchos impuestos y si no los pagabas iban y destruían tu pueblo y los templos, mataban a los nobles y violaban a las mujeres, era un terror absoluto.

“Si tenemos que pensar en disculpas, entonces la Ciudad de México tendría que pedirle perdón a todos los pueblos alrededor por el daño que les hicieron los mexicas”, remató Guadarrama.