En un horno francés marca Rotisol, dos lechones dan vuelta durante tres horas antes de llegar a tu plato en forma de taco con tortilla azul. En otro horno aledaño –un Jasper, que combina carbón y gas– se cocinan unas coliflores ahumadas, que luego se sirven con salsa holandesa y queso provolone. Mientras esperas, puedes tomar un coctel con mezcal joven, licor picante Ancho Reyes y jarabe de cardamomo.

Así es la propuesta de The Roost, un restaurante que abrió sus puertas en Ciudad de México el pasado 3 de agosto, pero que estos días (8-10 de agosto) está celebrando su inauguración con un 15% de descuento en sus platillos.

En esta esquina de la Condesa (Campeche y Citlaltépetl), la rosticería es un arte gourmet que no es exclusivo de los pollos (aunque sí son su especialidad). La carta ofrece una variedad de proteínas que se cocinan con este estilo de cocción: rib eye, pulpo, pato, pollo a las finas hierbas o cerdo, que puedes pedir por orden, en tacos o en paninis.

Para acompañar, puedes elegir entre puré de camote, puré de papa, elotes rostizados, espárragos con queso, arroz al horno con verduras o unas papas bravas cambray con alioli y salsa brava. De postre, te recomendamos frutas al Josper, una combinación de fresas, zarzamoras y cerezas con una crema batida de coco.

Lo mejor es que los precios no son excesivos. El pollo “Finolis” (1.2 kg), marinado con romero, laurel, tomillo y orégano, cuesta 195 pesos; la ensalada de betabel tatemado, 120 pesos; o el panini de cerdo, 115 pesos.

El chef, Mauricio Sánchez-Gracia, dice a mexico.com que The Roost aspira a ser reconocido como un restaurante socialmente responsable. Él explica que existe una comunicación constante con los criadores y productores de las proteínas y vegetales, y que el restaurante está comprometido con servir únicamente productos de temporada. Actualmente no hay platillos con pulpo, por ejemplo, debido a la veda.

Ten en cuenta que no todos los días se meterán al horno los mismos ingredientes. El chef recomienda planificar la visita si hay antojo de algo en especial. También puedes estar atento del Facebook o Instagram del sitio para saber que habrá en el menú el día en que quieras visitarlo y apartar tu porción de lechón, de pato o de rib prime. ¡Buen provecho!