Algo que distingue a Japón entre otros países del mundo es la temporada en la que los cerezos florecen. Este fenómeno natural es importante tanto para el turismo como a nivel cultural ya que incluso existe una palabra para referirse a la observación de estas flores: hanami.

Millones de viajeros planean visitar Japón exclusivamente para ver los cerezos y esto podría estar cambiando a consecuencia de los tifones y otros fenómenos climatológicos que azotan al país por lo que las flores están saliendo de su capullo en pleno otoño.

Hiroyuki Wada, especialista de la Asociación de Flores de Japón, asegura que tifones tan poderosos como Jebi despojaron de sus hojas a los árboles, cuya función es liberar las hormonas que inhiben que lo brotes florezcan en esta época del año.

Otro factor que podría estar afectando a los árboles es que el clima de esta época ha sido más caluroso en comparación con otros otoños por lo que podrían estar “engañados", lo cual "ha sucedido en el pasado, pero no recuerdo haber visto nada en esta escala”, dijo el experto a la emisora ​​pública japonesa NHK.

No toda la población de árboles se ha comportado de manera atípica, por lo que Wada no considera que "afecte la floración de los cerezos el próximo año ".

* Con información de The Guardian