El rescate de los 12 niños y su entrenador de futbol en una cueva en Tailandia ha conmovido a las redes sociales en diversas partes del mundo. Las labores por traerlos de vuelta a casa fueron posibles gracias a la ayuda de buzos voluntarios y expertos internacionales en espeleología.

Incluso la empresa de Elon Musk creó una cápsula submarina, que al final, no fue necesario utilizar cuando llegó al país del sur de Asia.

Los integrantes de los Jabalíes Salvajes quedaron atrapados en una cueva desde el 23 de junio por el aumento del nivel del agua.

Tras el descubrimiento, los socorristas revisaron todas las opciones posibles: desde cavar túneles desde la montaña hasta hacerles esperar bajo tierra durante semanas el fin de la época del monzón, que genera lluvias.

Demacrados pero vivos, estaban encaramados en una roca a más de 4 kilómetros de la entrada de la cueva. Estos son algunos de los mensajes de esperanza que se lanzaron en las redes sociales.

La FIFA incluso los invitó al partido de clausura de la Copa del Mundo, pero no podrán asistir a Rusia porque deben permanecer en cuarentena después de haber estado aislados y sin comer adecuadamente por tantos días.

No todos los héroes usan capa. La evacuación se realizó por un camino repleto de obstáculos, especialmente un pasadizo muy estrecho que aterraba a los buzos.

En total, eran más de 4 kilómetros de recorrido con partes inundadas y estrechas.

En días pasados se dio a conocer que a un buzo experimentado le tomaban 11 horas ir y venir al lugar donde están los niños: 6 horas de ida y 5 de vuelta.

El exbuzo de la Marina tailandesa Saman Ganan falleció el viernes pasado en su intento por socorrer a los 12 niños y un adulto atrapados en la cueva. “Tras haber entregado una reserva de oxígeno, a su vuelta, no tuvo suficiente oxígeno”, dijo el vicepresidente de la provincia de Chiang Rai, Passakorn Boonyaluck.

También hubo carteles en protesta por la condición en que se encuentran miles de menores en la frontera de México con Estados Unidos, separados de sus padres tras intentar solicitar asilo en ese país o entrar sin papeles migratorios.