Estados Unidos llegó a un acuerdo para eliminar sus aranceles a la importación de metales industriales de México y Canadá —acero y aluminio—, con cual quita un obstáculo para que el Congreso estadounidense apruebe el acuerdo comercial T-MEC entre los tres países, reveló The Washington Post.

Esta negociación entre EU, México y Canadá exige que estos dos últimos países adopten nuevas y estrictas medidas de monitoreo y cumplimiento para evitar que el acero chino se envíe a Estados Unidos a través de sus territorios. Así, los aranceles de Estados Unidos se deben levantar en 48 horas.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, habló con el presidente Donald Trump este viernes, su tercera llamada de este tipo en aproximadamente una semana. Discutieron el tema arancelario, así como las relaciones con China y el acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá.

Jesús Seade, subsecretario de México para América del Norte y principal negociador mexicano del T-MEC, celebró esta supresión de aranceles e indicó que “abre el camino para avanzar hacia la ratificación del T-MEC”.

Argumentando razones de seguridad nacional, Trump impuso aranceles al acero y al aluminio en marzo de 2018 en respuesta a lo que su gobierno denominó como una “inundación de productos chinos” en exceso en los mercados globales. La administración de Trump culpó a la sobreproducción china de deprimir los precios globales del acero y el aluminio, lo cual provocó que diversas fábricas de Estados Unidos salieran del negocio.

En las conversaciones sobre la eliminación de las tarifas arancelarias, los funcionarios estadounidenses intentaron al principio lograr que sus socios aceptaran cuotas en sus envíos de acero y aluminio, sin embargo, tanto Canadá como México —vecinos y aliados cercanos de EU— se molestaron al ser etiquetados como “peligros de seguridad nacional” y rechazaron esa demanda.

Al evitar las cuotas, este acuerdo representa una victoria para los dos países; además atiende las preocupaciones de Trump sobre el acero chino y elimina un gran obstáculo para que el Congreso apruebe el reemplazo del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

T-MEC, un acuerdo condicionado por legisladores de EU

Los republicanos del Senado estadounidense, incluido el senador Charles Grassley de Iowa, el poderoso jefe del Comité de Finanzas, ha declarado que no aprobarían el T-MEC mientras los aranceles estuvieran vigentes.

Los agricultores de Iowa han resultado afectados por los aranceles a México, que provocaron la reducción de las exportaciones agrícolas de Estados Unidos.

El anuncio del acuerdo para eliminar los aranceles se produjo horas después de que el presidente Trump concediera a la Unión Europea y Japón seis meses para acordar limitar sus envíos de automóviles a Estados Unidos o enfrentar la amenaza de los aranceles estadounidenses.

La decisión de Trump siguió a un informe del Departamento de Comercio que concluyó que las crecientes importaciones de automóviles y autopartes extranjeros amenazaban las capacidades de investigación y desarrollo automotriz de Estados Unidos.

“La I + D y fabricación automotriz de propiedad estadounidense son vitales para la seguridad nacional”, dijo el secretario de Comercio, Wilbur Ross.