Hillary Clinton calificó de “verdadera e increíblemente cruel” la política de inmigración de “cero tolerancia” de Donald Trump de separar a las familias cuando cruzan la frontera de Estados Unidos ilegalmente.

En una entrevista con The Guardian, Hillary Clinton acusó a Trump de dar marcha atrás a su dura política de inmigración porque “incluso para él”, los efectos resultaron terribles.

La política de Trump ha separado a más de 2 mil 300 niños de sus padres en la frontera sur de Estados Unidos en las últimas semanas. Clinton expresó su preocupación de que algunas familias probablemente nunca se reúnan.

“La pregunta que me tiene despierta en las noches es cómo vamos a reunir a sus niños que fueron separados de los padres”,

Hillary Clinton

La candidata presidencial demócrata de 2016 dijo que la política parece ser parte de una estrategia más amplia para conseguir apoyo para el muro fronterizo de Trump, una promesa central de su campaña, aunque siempre prometió que obligaría a México a pagarla, una presunción que ha demostrado no tener sustento.

"No tienes por qué que alejar a los niños de sus padres para negociar lo que quieres con respecto al muro”, dijo. "Hay suficientes temas en el debate sobre inmigración que podrían aportarle algo y tratar de obtener algo a cambio, como se hace en una democracia, en un proceso legislativo político. En vez de eso, él ha optado por oponerse a cualquiera que lo critique, intimidar a todos en su propio partido amenazando con desatar sus bases contra ellos, y por eso ha adoptado estas posiciones de todo o nada".

Ante una presión política abrumadora, Trump emitió una orden ejecutiva la semana pasada que buscaba poner fin a las separaciones familiares, pero no explicó cómo reunirá a los padres con sus hijos, algunos de los cuales se encuentran actualmente a miles de millas de la frontera donde cruzaron.

Según el Departamento de Seguridad interior, se están llevando a cabo los reencuentros entre menores y sus padres. Pero defensores y abogados argumentan que el sistema ha resultado caótico y lento, donde hay padres que aún están esperando respuesta sobre dónde están sus hijos.

El secretario de Salud y Servicios, Alex Azar, dijo el martes que la agencia tiene 2 mil 47 niños migrantes bajo su custodia, solo seis menos que los que dijo el Departamento de Seguridad Interior seis días antes. Un juez federal en California ordenó esta semana a la administración Trump reunir a las familias separadas en un plazo de 30 días.

A pregunta expresa sobre los llamados en el Reino Unido para que el primer ministro cancele la próxima visita de Trump hasta que se cancelara la política migratoria, Clinton interrumpe: “Hasta que los niños se reúnan”.

Rápidamente agregó: “No voy a hablar por su gobierno. Ustedes tienen que tomar su propia decisión. Pero esta administración debería estar trabajando 24/7 para reunir a esos niños. Y si no lo logran, sí, debería haber consecuencias ”.

A principios de este mes, la exsecretaria de Estado se unió a cada primera dama en vida, junto con su esposo, el ex presidente Bill Clinton, el papa Francisco, el presidente de la Academia Estadounidense de Pediatría y miembros del Congreso de ambos lados del pasillo, para condenar la práctica de Trump.

Melania Trump dijo en un comunicado que “odia” la práctica de la separación de las familias, pero se secundó a su marido al culpar a ambos partidos políticos por la política de su gobierno. La primera dama sorprendió a todos la semana pasada cuando vistió una chaqueta con el mensaje “Realmente, no me importa, ¿a ti” durante un viaje a Texas para reunirse con niños migrantes detenidos.

Clinton dijo que estaba realmente desconcertada por la exhibición de su vestimenta.

“No tengo idea. No tengo idea. Ni siquiera puedo ... No tengo ni idea. No sé ”, dijo ella.

Si bien Trump ha intentado detener la práctica de la separación de familias, continúa defendiendo la “tolerancia cero”, argumentando que las “fronteras abiertas” son la única alternativa para enjuiciar penalmente a todos los migrantes que cruzan la frontera ilegalmente, incluidos los que solicitan asilo.

Clinton dijo que ella advirtió durante la campaña que la visión de Trump de un Estados Unidos sólo de personas nativas podría resultar en separaciones de familias, pero la crisis resultó peor de lo que imaginaba, dijo.

“Tenía la esperanza de no ver el peor de mis miedos hecho realidad”, dijo Clinton. “Pero ha resultado peor. Tengo que decirlo, incluso yo no creía que esto fuera a suceder”.